Vikingos en Hispalis

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Todos conocemos a nuestros queridos amigos los vikingos, aquellos “norteños” tan brutos y bestias que incluso llegaron a Norteamérica. Es curioso que la mayoría de habitantes de nuestra península piense que sólo nos rozaron por el norte, en Galicia; pero si indagas un poco descubrirás que se atrevieron a cruzar el Estrecho de Gibraltar y que secuestraron al rey García Íñiguez, por el cual obtuvieron un sustancioso rescate. Pero, y aunque parezca mentira, los vikingos fueron humillados en Sevilla.

Año 844 d.C., 229 de la Hégira.  Los vikingos ya dominaban Irlanda, Escocia y Francia, y ya habían atacado la Península Ibérica por el Norte, hostigando a los cristianos que allí vivían. En Al-Andalus, los nórdicos eran unos desconocidos; cuentos de comerciantes. Los relatos hablaban de las “bestias del norte”, que saqueaban, mataban y esclavizaban sin piedad.

El número de barcos rondaba los ochenta cuando los habitantes de Lisboa avistaron las velas blancas. Al terminar la batalla, el gobernador de la ciudad lusa, Ibn Hazm, no dudó en enviar una carta advirtiendo del peligro a Abderramán II. Apenas dos semanas después, los vikingos remontaban el Guadalquivir con rumbo a Sevilla, pretendiendo llegar hasta la capital de Al-Andalus: Córdoba.

Se apoderaron de Qabpil, la Isla Menor en Cádiz; cuatro naves se separaron de las demás para inspeccionar el terreno, llegando a Coria del Río, donde mataron a todos sus habitantes. Poco a poco avanzaron hacia la indefensa Hispalis, que les esperaba sin gobernador ni líder que los guiase. Los vikingos saquearon durante una semana. Mataron y violaron a mujeres, niños y ancianos; los que se rendían pasaron a ser siervos. Aún con el botín en las manos, regresaron para acabar con los pocos que quedaban. Hallaron a unos cuantos hombres encerrados en una Mézquita, rezando. El templo recibió el nombre de “La Mézquita de los Mártires” en honor de todos los que allí murieron.

La Giralda, antiguo minarete y ahora torre de la catedral de Sevilla

Durante dos meses camparon a sus anchas, hasta que Abderramán II llegó con su ejército; les tendieron una emboscada que los “norteños” apenas pudieron contener. La treta consistió en que, mientras algunos soldados provocaban escaramuzas en los alrededores de la ciudad, el ejército andalusí esperaba a los nórdicos en un lugar llamado Tablada. Los vikingos que persiguieron a los soldados, completamente engañados, fueron sorprendidos por el frente y por la retaguardia, y lucharon por sus vidas sin demasiado éxito. Algunos normandos consiguieron huir, el resto fueron decapitados y otros, que se refugiaron en Carmona, fueron obligados a rendirse y a convertirse al Islam.

En 859, los hombres del norte se atrevieron a volver a Sevilla donde incendiaron la mezquita Ibn ‘Addabâs. A partir de entonces, en  las costas de Al-Andalus se erigieron fortalezas y atalayas, y se creó una flota capaz de enfrentarse a tal amenaza. La ciudad juró vengar a sus habitantes y arrasar el norte si volvían a atacar, pero al parecer la amenaza surtió efecto, ya que no se documentaron más “strandhógg” o campañas de saqueo.

La historia de la derrota quedó recogida en la saga “Ragnar”.

Escritor/Editor/Redactor: Kerstin Stanne

2 criticas en “Vikingos en Hispalis”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    y gracias a Don García obtuvieron 90.000 dinares si no em equivoco.
    según dicen se encontraron restos de un drakkar en el guadalquivir.
    Ah! según dice Alfonso X los vikingos pudieron establecerse durante 40 años en Dos Hermanas

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Buen post Cristina! En realidad los vikingos han estado hasta en la luna jajajaja

Escribe una critica