Los vikingos en América: estelas rúnicas III

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

 

Empecemos con la estela de Poteau, encontrada en Oklahoma en 1967. En esta ocasión las runas se aprecian muy gastadas ya que el borde de los surcos estaba en una capa más ligera que en la época estaría pintada, mientras que la base sería oscura. Cuatro de las runas son duplicados de las que aparecen en Heavener.

En 1967  Alf Monge,un criptógrafo del ejército estadounidense afirmó que la  inscripción de Heavener se trataba de un puzle rúnico que indicaba una fecha ( 11 de Noviembre de 1012, día de San Martín). Según Monge todos los mensajes rúnicos crípticos de América y de las iglesias noruegas se pueden descifrar como festividades religiosas. Parece que el creador de estos puzles americanos fue Eiríkr Gnúpsson,conocido como Henricus,obispo de Groenlandia. Parece ser que Henricus había realizado varios viajes a Vinland y que además se había adentrado en el continente.

Monge explica que hay siete de estos puzles en América y la inscripción de Poteau se podía descifrar como «11 de Noviembre de 1017». El séptimo símbolo en esta estela  no pertenece a ningún alfabeto rúnico, pero era utilizado para representar el número 17. Los 16 símbolos del futhark representaban cada uno un número siguiendo la siguiente serie F=1,U=2,TH=3 y así sucesivamente; además se añadieron tres símbolos más para representar  los números 17,18 y 19.

Como vemos en la imagen, el letrero que acompaña a la inscripción contiene una lectura completamente diferente de la misma, más literal. En esta ocasión se han decantado por leer las runas directamente, intentando buscar en ellas las palabras; el resultado es «GLOI ALLW (ALU)» traducido como «Magia o protección para Gloi».La verdad es que es bastante difícil llegar a esta conclusión ya que, como vemos, hay algunos símbolos difíciles de apreciar.

Sabemos que «alu» es una palabra en nórdico antiguo que podía significar tanto «cerveza» como «magia» (el consumo de la cerveza estaba asociado a prácticas espirituales y mágicas; se cree que ayudaba a entrar en estado de trance), y que aparece inscrita en numerosas ocasiones como conjuro de protección.

medallón del año 400 con la inscripción "ALU"

 

Por otra parte, Glói es efectivamente un nombre masculino en nórdico antiguo, cuyo femenino es Glóa. Como curiosidad, en el Voluspá aparece un dvergr con este nombre.

Sin más, me despido hasta el próximo episodio, que probablemente sea el penúltimo de esta serie dedicada a las estelas rúnicas americanas.

 

 

Escritor/Redactor/Editor: Swabaharjaz

Escribe una critica