Thomas Cromwell: El artífice de Enrique VIII

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Todo el mundo ha oído hablar de esa reforma religiosa que realizó Enrique VIII durante gran parte de su reinado. Siempre se dice que fue porque quería casarse con otra y su iglesia no se lo permitía. Esta mujer era Ana Bolena, protestante. Pero en realidad, ella no fue la verdadera artífice de todo, principalmente porque las medidas más drásticas en cuanto al cambio de religión se realizaron entre 1537 y 1540, y Ana Bolena fue ejecutada en 1536. Entonces, ¿a qué vino la reforma? Si ella no fue la verdadera artífice… ¿quién fue? La respuesta es Thomas Cromwell.

Cromwell nació en 1485 en Londres. Su familia no era demasiado rica ni es de ascendencia noble, pero dentro de lo que cabe eran una familia acomodada. Thomas consiguió estudiar Derecho en una de las mejores universidades o centros de Londres, y pronto entró a formar parte de los ayudantes del Cardenal Wolsey. Este cardenal era una de las principales figuras religiosas en la Inglaterra de momento y amigo del mismo rey. En 1514 entró a las órdenes de Wolsey y en 1523 se convirtió en parlamentario.

A finales de esta misma década, Enrique VIII seguía casado con Catalina de Aragón, su primera mujer. Catalina no lograba darle un hijo varón, y únicamente tenían a una  hija llamada María (la futura Bloody-Mary). Fue en el último año de esta década cuando el rey decidió divorciarse de su mujer para poder mantener una relación y casarse con Ana Bolena. Convocó al Parlamento ese mismo año para dar a conocer la noticia. Puesto que Cromwell al parecer apoyó esta idea, contó con el favor del rey, y ya en 1531 se encontraba entre los puestos más cercanos a su alteza. Este ascenso tan rápido y favorable contó con la ayuda de Ana Bolena, puesto que ambos eran protestantes.

Enrique VIII

Durante los dos años siguientes el rey intentó conseguir la anulación del Papa del matrimonio. Pero sin éxito. Thomas Cromwell presentó a Enrique VIII a Crammer, un sacerdote protestante que estaba dispuesto a casarlos. En 1533 Crammer casó a los dos enamorados a escondidas. Thomas Cromwell afirmó que Inglaterra era un “imperio” y que como tal debía tener control político y religioso, es decir, que el rey podía hacer lo que le diera la gana. A Enrique VIII esta percepción le pareció adecuada y se nombró jefe de la iglesia de Inglaterra, pese a que estaba bajo amenaza de excomulgarle. En 1534 se escribió el Acta de Supremacía, con las leyes que indicaban que a partir de ese momento Inglaterra pasaba a ser independiente en la religión del Papa de Roma. El Papa era considerado un obispo más.

Antes de nada, decir que estas ideas eran más bien protestantes y seguían la línea de lo que Lutero afirmaba. Entre estas nuevas ideas encontramos la de que se debe traducir la Biblia a las lenguas vernáculas, que la transformación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de  Cristo no es verdad, que los monasterios y abadías deben ser abolidos y que no se debe adorar a figuras como tal. Durante estos años comenzaron una persecución por todo el reino, quemando las abadías y destrozando cualquier figura. En 1535 se le nombró “vicegerente de asuntos espirituales”, así que además del poder político tenía gran importancia en el poder religioso. Además, consiguió numerosos títulos nobiliarios.

Pero Ana Bolena no le dio un hijo varón, al igual que su predecesora. Y apareció la guapa Jane Seymour en la corte, y Enrique VIII se enamoró de ella. Puesto que Catalina de Aragón seguía viva, si se divorciaba de Ana estaría casado con Catalina. Desgraciadamente, Catalina de Aragón falleció en enero de 1536, pero la decisión de Enrique ya estaba tomada, puesto que no tenía hijos varones y Ana intervenía demasiado en los asuntos de estado. Así que el monarca ordenó a Thomas Cromwell que hiciera algo para deshacerse de Ana, y montó una estrategia en la que se acusaba a Ana de haberse acostado con dos hombres y su hermano. Pese a ser inocente, Ana fue ejecutada en 1536 y en el mismo día Enrique VIII se prometía con Jane Seymour. No debemos olvidar que Thomas estaba ahí gracias a la influencia de Ana Bolena.

Pero la desgracia se cernía una vez más sobre Enrique VIII. En 1537 consiguió por fin tener un hijo varón, pero a las tres semanas falleció su amada esposa. Enrique VIII quedó destrozado y dejó todos los asuntos políticos en las manos de Thomas Cromwell, que siguió ganando mucho más dinero y muchos más enemigos debido a sus ideas religiosas. Thomas pensó que lo mejor sería que  Enrique se volviera a casar, pero esta vez mediante una alianza militar por si tenían que luchar contra España o Francia. La elegida fue Anna de Clèves, de un condado alemán con gran poder aunque no demasiado grande. Anna llegó a  Calais, territorio inglés, en diciembre de 1539. Enrique, ansioso por conocer a su nueva esposa, fue a conocerla y se llevó una gran decepción. Anna no sabía hablar apenas inglés ni conocía las costumbres anglosajonas. Enrique VIII la calificó como “cara de caballo” y dijo que no se casaría con ella. Puesto que habían firmado un tratado, se casaron finalmente.

Thomas Cromwell

Ese fue el fin de Thomas Cromwell. El duque de Norfolk no quería que alguien de baja cuna tuviera tanto poder, así que le presentó al rey a su sobrina Catalina Howard, una de sus muchas sobrinas (era prima de Ana Bolena). Tenía 17 años y se la conocía como “La Rosa sin Espinas”. Enrique VIII decidió divorciarse una vez más, esta vez de Anna de Clèves solo seis meses después de su matrimonio. El duque urdió una trama contra Cromwell y fue detenido el 10 de junio de 1540 en una sesión del Parlamento acusado de malversar fondos y fue encerrado en la Torre de Londres. Pese a pedir perdón al rey y suplicarle clemencia, el rey estaba demasiado contento con su nueva mujer y no hizo caso al que había sido artífice de su política durante la última década. Fue ejecutado el 28 de julio de 1540 en la Torre de Londres, pero en la parte de la gente de a pie, no en la de los nobles. El verdugo era inexperto, así que se necesitaron tres cortes para que Cromwell perdiera su vida.

Autor/Editor/Redactor: Barbara_Tinuviel

 

Una critica en “Thomas Cromwell: El artífice de Enrique VIII”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Me encanta este periodo de la historia, es tan…culebrón latinoamericano xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Escribe una critica