Los Shardana: Piratas del Mediterráneo

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Artículo realizado por: Paul Andrews

En mi anterior articulo sobre la Cerdeña prehistórica, dentro de nuestro viaje a través del desarrollo de las culturas mediterráneas pre-románicas, habíamos llegado a la aparición de una población muy particular que surgió justo entre la edad del bronce y la del hierro: los Shardana.Shardana

Hay diferentes teorías sobre su verdadera origen; algunas hacen hincapié sobre el material y el diseño de sus armas (espadas de punta alargada con un solo filo) que se puede enlazar con el centro de Europa, otras analizan sus armaduras y las similitudes presentes con las de los filisteos. Sin embargo la mayoría de las fuentes y de los estudios dan como tierra natal y zona de mayor influencia la segunda isla más grande del mar Mediterráneo: Cerdeña.
A parte de la clara conexión lexical entre el nombre de la isla y el de esta población, las pruebas más sustanciales se hallan en los yacimientos arqueológicos del área más poblada en aquella época. Como el arqueólogo australiano Vere Gordon Childe ilustra, en los santuarios nurágicos de la costa se hallaron una cantidad importante de estatuillas votivas representantes guerreros armados con espada alargadas, pero de apariencia ligera, y un particular yelmo de doble cuerno igual al que solían llevar los Shardana.
Parémonos un segundo a reflexionar sobre este aparentemente pequeño detalle: como nuestros más atentos lectores sabrán y como se explica en el articulo de nuestra compañera Marta Sacri, “Los falsos cuernos de los cascos vikingos.”, los yelmos cornudos eran presentes justo en la época de aparición de los Shardana en toda Europa y Oriente Próximo y justo este rasgo es el que nos permite enlazar su origen y su actividad con Cerdeña.

Las dudas sobre su origen así como el hallazgo arqueológico de sus artefactos en distintas zonas del Mediterráneo son debidas a la gran habilidad que desarrollaron en la navegación. Sus naves disponían de la tecnología punta de la época y eran famosas por su rapidez de movimiento y por su capacidad de carga. Este ultimo punto es el que permitió a los Shardana alcanzar una importancia y un grado de influencia mayor al que cabria esperar de un pueblo de dimensiones, tanto territoriales como humanas, reducidas.shardanas

La fuente histórica contemporánea a ellos más fiable, la egipcia, nos ilustra de hecho esta población de experimentados y feroces marineros, piratas ante litteram, resaltando su curiosos cascos y sus esbeltas espadas. En las famosas Cartas de Amarna (tablillas de arcillas utilizadas para la correspondencia privada entre el rey de los fenicios y el Faraón Akhenaton) se habla de los Shardana como de un pueblo de mercenarios, fuertes luchadores en mar y hombres de tozudez contundente.
Se abre aquí, entre el 1350 y el 1260 a.C., la época de mayor desarrollo de este pueblo centro-mediterráneo. Con las riquezas adquiridas de sus servicios militares y reforzados de las alianzas con los Hititas de la península de Anatolia y los Shelekesh de Sicilia, los Shardana aumentaron sus influencias navales hasta llegar a un verdadero monopolio sobre todas las principales rutas. El comercio de madera desde el actual Líbano y el de metales desde el sur de Francia eran los más rentables, pero se entiende que prácticamente cada nave que tuviese que pasar por el Mar Tirreno tenía que ser inspeccionada o escoltada por ellos.
Pero como a menudo ocurre con poblaciones que conocen un rápido ascenso, la ambición y la arrogancia pueden llegar a procurar ideas demasiado disparatadas y prepotentes; así pues, en el año 1275 antes de Cristo, decidieron atacar el gran Imperio Egipcio junto con sus dos aliados.  Como claramente ya habréis deducido no fue un acierto total, menos si en ese momento el faraón es un tal Ramsés II, pero tampoco una derrota definitiva.Tipico Barco Shardana

A pesar de su inicial preocupación (“Los rebeldes Shardana que nunca nadie supo combatir, llegaron desde el centro del mar navegando con coraje, nadie les ha resistido todavía”), el Grande faraón se enfrentó con éxito a la invasión analizando con inteligencia sus adversarios. Huyó de una confrontación directa con la fracción Shardana de la flota atacante y se centró en los menos diestros Hititas y Shelekesh que derrotó con facilidad cerca del Delta del Nilo; a continuación, en vez de volcarse contra los “piratas”, forzando su vicio por el oro, les ofreció el puesto de guardias personales. Este artilugio, de increíble astucia y visión política, resultó en una doble victoria tanto para Ramsés como para los Shardana: el faraón evitó una batalla que le hubiera costado mucho en términos económicos y humanos; los “piratas” habían conseguido tener al faraón literalmente en la punta de sus espadas, y que este les pagara por ello! Así pues, siendo fieles nada más que al oro egipcio, 520 guerreros Shardana constituyeron la guardia privada del faraón en la Grande Batalla de Qadesh, que da el caso, se libró justo contra los antiguos aliados Hititas.

Con el paso del tiempo, las relaciones con el Imperio Egipcio tuvieron una alternancia de periodos de colaboración y amistad y de enfrentamiento; los sucesores de Ramsés II combatieron y trataron con los Shardana hasta que poco a poco su cultura se amalgamó dentro de la egipcia. La flota de los habitantes del valle del Nilo creció y mejoró gracias a las aportaciones de los “piratas” y fue fundamental en el desarrollo del control egipcio sobre las demás potencias mediterráneas.

Los Shardana: Piratas del Mediterráneo, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

3 criticas en “Los Shardana: Piratas del Mediterráneo”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Articulo muy interesante como todos los de Paul!

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    ¡Qué interesante este artículo sobre los Shardana! Y como siempre, muy bien escrito y muy bien argumentado, ¡una vez más enhorabuena Paul! Roberta

  3. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    ¡Qué interesante este artículo sobre los Shardana! Y como siempre, muy bien escrito y muy bien argumentado, ¡una vez más enhorabuena Paul! Roberta

Escribe una critica