La necrópolis de Saqqara

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Saqqara  es el complejo funerario de la ciudad de Menfis, en Egipto, próximo a las ciudades de Giza y El Cairo, se encuentra en la orilla oeste del Nilo. La necrópolis data de unos 5000 años de antigüedad, pues fue el lugar de sepultura de los faraones de la Dinastía I; además, cuenta con edificaciones de las Dinastías II, III, IV, V y VI es decir, Saqqara es la necrópolis del Periodo Arcaico y del Imperio Antiguo de Egipto.

En un principio, durante la Dinastía I, Saqqara estuvo formada por un conjunto de mastabas* destinadas a los faraones; probablemente, la tumba de Menes, considerado como el primer faraón del Antiguo Egipto, se encuentra en Saqqara, aunque normalmente los primeros faraones eran enterrados en la necrópolis de Abidos. A pesar de ello, se considera que el faraón Qaa fue el primero que situó en Saqqara su complejo fúnebre.

Sin duda, lo más llamativo de la necrópolis de Saqqara es su pirámide escalonada, obra del arquitecto Imhotep. La pirámide es el cenotafio del faraón de Zoser (Dyeser) y se caracterizada por estar formada por seis mastabas de piedra, en vez de adobe, una encima de otra, dando esa sensación de escalera. Está revestida de caliza pulida y alcanza los 60 metros de altura. El recinto en el que se encuentra la pirámide estaba rodeado por una muralla hecha de piedra caliza, de 10 metros de altura, con 14 entradas falsas y una entrada real. Al entrar, podemos encontrar un patio y una sala hipóstila**.

La pirámide de Zoser.

La pirámide de Zoser.

 La pirámide está formada por sinuosos pasillos, donde se hallaron numerosos objetos, como vasijas e incluso dos sarcófagos (uno de ellos conservaba los restos de la hija de Zoser). El sepulcro de Zoser se encuentra en el centro de la pirámide, en un pozo de 28 metros de profundidad, revestido por un bloque de granito de cuatro toneladas. Sin embargo, la momia hallada es muy posterior al faraón. En Saqqara también podemos encontrar mastabas de miembros de la nobleza, que solían disponerse cerca de las construcciones de los faraones.

Además del complejo de Zoser, en Saqqara también se encuentra la mastaba de Shepseskaf, último faraón de la IV Dinastía. Shepseskaf rompió con la tradición establecida por Zoser de construir una enorme pirámide como sepulcro, y en su lugar erigió una gran mastaba de adobe. Otros complejos de la necrópolis son el del faraón Sejemjet, faraón de la III Dinastía, en ruinas y sin concluir, y siguiendo el modelo de la pirámide escalonada. Los faraones Userkaf, Dyedkara Isesi y Unis, de la V dinastía, y los faraones Teti y Merenra, de la VI dinastía, también emplazaron sus pirámides en Saqqara. En su mayor parte, sólo se conservan ruinas.

Mastaba de Shepseskaf,

Mastaba de Shepseskaf,

Saqqara también cuenta con un Serapeum, es decir, una necrópolis de toros sagrados Apis. En la mitología egipcia, Apis, representado como un toro o como un hombre con cabeza de toro, era hijo de Isis, y fue un dios solar, de la fecundidad y funerario.

Por todo, podemos calificar a Saqqara como uno de los más importantes vestigios que quedan de las primeras dinastías egipcias. Es un lugar imprescindible para el conocimiento de la antigua civilización egipcia, así como de los ritos funerarios de aquel entonces.

*Mastaba: es un monumento funerario egipcio de base rectangular y con forma de pirámide “incompleta” comunicado con una cámara funeraria.

**Sala Hipóstila: es una estancia formada por un techo sostenido por largas columnas, y en el Antiguo Egipto era la entrada a los templos destinada a la nobleza.

Saqqara

Escritor/Editor/Redactor: kerstinstanne

Escribe una critica