Primordial – Where Greater Men Have Fallen, 2014 [Review]

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Artículo realizado por: Xisku

400_logo

Con dos décadas y media de dedicación y ocho discos a sus espaldas, pocas bandas dentro del metal extremo pueden presumir de una trayectoria tan productiva e inquebrantable como los irlandeses Primordial. Desde sus humildes inicios en 1987 como banda de covers de thrash metal en el pequeño pueblo de Skerries, cerca de Dublín, el desarrollo musical que han experimentado a lo largo de su carrera es digno de mención; en su primera demo Dark Romanticism (1993), se movían dentro del black/viking metal  característico de los países nórdicos, citando como máxima influencia a la gran banda sueca Bathory; sin embargo, sus tempos más lentos y pesados y el uso ocasional de voces limpias, influencias directas del doom metal también de moda en esa época, con grupos como  Paradise Lost o los míticos Candlemass, apuntaban en una dirección distinta, a la búsqueda de  tonos más épicos y profundos que los de sus contemporáneos.

Este sonido al que he llamado “épico”, pero que pronto podría empezar a definirse como un nuevo estilo propio forjado a golpe de guitarra creció exponencialmente en Imrama (1995), su primer álbum, y terminó de tomar forma en A Journey’s End (1998), disco en el que se asientan firmemente las bases de su estilo introduciendo melodías de cierto aire trágico, en la vena doom más pura. A primera vista, su forma de interpretar las canciones podría considerarse excesivamente simplista o muy repetitiva y “machacona”, aunque esa aparente debilidad es uno de sus puntos fuertes: con pocos acordes y sobre patrones rítmicos en ocasiones repetitivos las guitarras de Ciáran MAcUilliam y Michael O’Floinn logran crear una atmósfera que sumerge al oyente en un mar sonoro, reforzada por el bajo de Pól MacAmlaigh, casi siempre perfectamente audible (algo poco común en este tipo de géneros) y la virtuosidad en las baquetas de Simon O’Laoghaire. De forma similar a las guitarras, la batería en Primordial consigue no anclarse en ningún género concreto, desplegando según la canción desde extremos blast beats hasta ritmos lentos y relajados, pasando por secciones más doom. Pero resulta imposible hablar de Primordial sin mencionar el papel del cantante Alan Averill “Nemtheanga”. Su voz es, sin duda alguna, el elemento más característico de la banda, y su capacidad para alternar entre registros agudos propios del doom metal y gritos cercanos a las voces del black es el elemento imprescindible que ata todas las canciones del grupo.

Volviendo a la discografía, en Spirit The Earth Aflame (2000), la parte melódica toma relevancia, aunque el sonido “atmosférico” creado por la combinación del bajo y la guitarra rítmica sigue muy presente. Las melodías ejecutadas por la guitarra, cada vez con mayor presencia en las canciones, son el aspecto en el que el grupo recoge de forma más evidente el legado musical de su tierra, y lo consigue sin necesidad de recurrir a instrumentos tradicionales como en el caso de muchas otras bandas. Tan es así que este último disco contiene una versión metal de “The Cruel Sea”, una canción tradicional arreglada por el músico Seán Ó Riada (considerado como la figura más relevante en el renacimiento de la música tradicional irlandesa) , conocida originalmente como Cuan Bheil Inse (“El puerto de Valentia”) o también como Amhrán na leabhair (“La canción de los libros”).

1_foto_antigua_de_la_banda

Storm Before Calm (2002), su siguiente trabajo, es notablemente más duro y con una influencia más cercana al black, sin embargo, tampoco podemos hablar de una “vuelta a las raíces”, pues incorpora esas aportaciones al sonido ya definido en sus dos anteriores álbumes. The Gathering Wilderness (2005) y el exitoso To The Nameless Dead (2007) suponen un nuevo giro dentro de la banda: si bien las canciones de los otros discos son densas y con ritmos lentos pero potentes, aquí el grupo evoluciona en su forma de componer,  con ritmos más monolíticos pero también con líneas melódicas sobresalientes. Además, los temas ganan en longitud, alcanzando ambos discos casi una hora de duración. El siguiente álbum, Redemption at the Puritan’s Hand (2011) no llegaría hasta cuatro años más tarde, con un aire por lo general menos pesado que sus dos anteriores trabajos, pero igualmente poético.

Las letras tienen una importancia clave en la música de Primordial. Aunque es habitual etiquetarlas simplemente como “paganas” o centradas en el paganismo irlandés, especialmente en sus primeros discos, la verdad es que suelen ir mucho más allá; de hecho, la mayoría de sus canciones tratan aspectos filosóficos típicos del mundillo heavy, como la muerte, la redención o la guerra. Sin embargo, innovan al enfocarlos desde puntos de vista muy distintos, siendo uno de los más habituales el recuerdo trágico de épocas pasadas. Ahí es donde entra en juego la temática histórica: una de sus principales fuentes de inspiración es la historia de su propio país, Irlanda. Buen ejemplo de ello es su clásico The Coffin Ships (“Los barcos ataúd”), del The Gathering Wilderness, que trata sobre los barcos de emigrantes irlandeses que partieron hacia América y Canadá en la década de 1840 con nulos o escasos recursos a causa de la gran hambruna que devastó el país.

2014press1

 

Su octavo y último trabajo, Where Greater Men Have Fallen, lanzado hace escasos días (concretamente, el 25 de noviembre), aúna las virtudes de sus predecesores añadiendo una intención más trágica y dura si cabe a su sonido y letras. La potencia de las guitarras y el bajo que tanto destacaron en To The Nameless Dead regresa con toda su fuerza y crudeza, y Nemtheanga brilla en su interpretación, demostrando que si bien su voz ha sufrido poco el paso del tiempo, la experiencia acumulada gracias al resto de álbumes le permite desplegar con facilidad su característica variedad de rangos vocales.

El álbum abre con la increíble canción que da nombre al disco. La referencia más inmediata que viene a la mente es, sin lugar a dudas, una de las favoritas del público, de paso obligado en todos sus conciertos: Empire Falls. Con esta salvaje introducción nos damos cuenta de que la esencia de Primordial se mantiene intacta: los instrumentos retumban como un trueno gracias a la fenomenal producción (a cargo del prolífico productor colombiano Jaime Gómez Arellano) , y la letra, una oda a los caídos en combate repleta de analogías al horror de la guerra, nos da una idea de la calidad lírica que atesora el disco. Es destacable el hecho de que la segunda canción, Babel’s Tower, cuya letra es una visión tanto apocalíptica como poética del mundo, pero sin perder nunca el enfoque trágico, sea la primera de la banda en contar con un videoclip (magistralmente rodado, dicho sea de paso). El tercer tema, Come The Flood, recuerda enormemente al Primordial más temprano, de la época del A Journey’s End, tanto por sus riffs épicos y trágicos como por su desoladora letra. Otra canción interesante y que aporta variedad al disco es The Seed of Tyrants, pues desde el grito inicial de Nemtheanga (“Traitors!”) hasta el final Simon O’Laoghaire mantiene unos blast beats de aire black que dejan al oyente sin respiración.

Ghosts Of The Charnel House es un tema de obligada mención, y desde mi punto de vista el mejor de este disco. Su carácter doom no se pierde en ningún momento gracias a la genial interpretación de la batería, y la fuerza que destila la voz de Nemtheanga en contraste con la pesada melodía interpretada por las guitarras demuestra, una vez más, el tremendo trabajo que hay detrás de las canciones.

A modo de curiosidad vale la pena destacar que la letra de The Alchemist’s Head, la sexta canción, está dedicada al trabajo del visionario poeta y pintor inglés William Blake.

Como ya he comentado, pronto la banda empezó a buscar líneas melódicas de guitarra inspiradas en la música tradicional, y el bajo, en algunas ocasiones, dejó de limitarse a su función original, añadiendo de este modo más profundidad al sonido. También se hicieron más abundantes los cortes melódicos con guitarras limpias (sin distorsión ni efecto alguno), que sirven en muchas de sus canciones como introducción para la tormenta sonora a la que preceden, como en la última de este disco, Wield Lightning To Split The Sun (canción que brilla especialmente en las partes de la letra cantadas a coro), aunque a veces también emplean guitarras con efectos de reverberación o eco para el mismo fin. Destaca en este aspecto la séptima canción del nuevo disco, Born To Night, uno de los mejores ejemplos para demostrar la mezcla de influencias tanto propias como ajenas que agrupa el álbum.

 

En resumen, aunque sea algo difícil de apreciar a simple vista, podemos afirmar que Where Greater Men Have Fallen logra mantener intacto el legado musical de Primordial sin llegar a ser continuista; tanto para el que los escucha por primera vez como para el que se conoce todas sus canciones al dedillo, representa una experiencia única y original, digna de ser escuchada de principio a fin, y sabe mantener el interés a lo largo de todo el disco sin perder en ningún momento su fuerza arrolladora.

 

Y aquí está la tracklist del disco. Más abajo están los enlaces por si os interesa adquirirlo.

Es interesante constatar que la impresionante fotografía de la portada es de una escultura de 1859, llamada «Hermanos», situada en el cementerio rumano de Bellu, en Bucarest.

 

Primordial – Where Greater Men Have Fallen (2014)

portada disco

1. Where Greater Men Have Fallen

2.  Babel’s Tower

3.  Come The Flood 

4.  The Seed of Tyrants

5.  Ghosts of the Charnel House

6.  The Alchemist’s Head

7.  Born to Night

8.  Wield Lightning to Split the Sun

 Todas las canciones están compuestas por MacUilliam y Primordial, a excepción de la nº 1 (O’Floinn y Primordial) y la nº 5 (MacAmhlaigh y Primordial)

 

Compra online:  http://www.metalblade.com/primordial/index.php#pre

 

Bibliografía:

http://www.metal-archives.com/bands/Primordial/400

http://www.irish-genealogy-toolkit.com/coffin-ships.html

http://www.primordialweb.com/index2.htm

http://test.seanoriada.ie/beatha-life

Primordial - Where Greater Men Have Fallen, 2014 [Review], 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Escribe una critica