Odín, dios de los vikingos

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Hoy voy a hablaros de Odín, el padre de los dioses, la máxima autoridad de Asgard, que habita en el Valhalla, donde recibe  los guerreros muertos en combate. A muchos paganos veréis encomendarse a este dios de los muertos, la guerra, la poesía y la magia. En este artículo desmontaré el mito odinista para discernir entre lo real y lo histórico-social.

Nos tenemos que situar en el siglo VIII, comienzo de la Era Vikinga, en Dinamarca, Suecia y Noruega. En estos territorios, las malas cosechas y la dureza del clima y la tierra obliga a campesinos a unirse a señores de la guerra, que emprenden expediciones de saqueo. Los historiadores consideran que la Era Vikinga comienza con el asalto al monasterio de Lindisfarne, en una pequeña isla al norte de Gran Bretaña, el 8 de junio del año 793. No hay que ser muy despierto para darse cuenta de que este es el primer asalto a un monasterio cristiano, pero no necesariamente el primer asalto vikingo (es el primer ataque que le importa a quienes escriben la historia).

De furore normandorum libera nos domine

Esta oración se repite en cada monasterio y parroquia a partir de este momento.  Los vikingos, marineros con embarcaciones rápidas y con ataques letales por sorpresa, atacan de noche iluminados por antorchas. En cuanto a la piratería, es una buena forma de comerciar sin pagar, o al menos, a ellos se lo pareció. Con sus ataques buscaban esclavos, metales preciosos, armas, todo lo que fuera de valor y materia prima que no se encuentra en sus latitudes, desde seda o marfil hasta especias.

Hasta aquí una breve descripción de los vikingos, razones y actividades. Veamos ahora el panteón nórdico y su jerarquía.

Thor (As) es el dios del trueno, que con su rayo parte la tensión de cielo y hace que la tormenta comience y fertilice los campos. Es el dios que nos protege de los gigantes de Jotunheim, que con su martillo, el Mjöllnir «triturador»  protege Midgard y Asgard, con él destruye a las huestes del caos y da también la vida a los campos. Por tanto es un dios al que los campesinos tenían muy presente, pues aunque no es un dios de la fertilidad, es el que permite que llueva, y aunque no es un dios de la guerra en sí, es quien nos guarda del ataque de los gigantes. Es tan importante como que en el antiguo templo de Upsala, destruido por los de la cruz, una estatuilla suya estaba en el centro. Además, de  las festividades paganas destaca Thórrablót (sacrificio a Thor), que se celebra con la primera luna llena del año. Su runa es Thurisaz, el poder con el que gigantes y ases luchan entre sí.

Tyr (As) es el dios de la guerra y la justicia. Su representación es la espada, y aquí encontramos la primera polémica: ¿por qué decimos la espada cuando Tiwaz, su runa, tiene forma de lanza? Los guerreros marcaban esta runa en sus espadas, y armas, eso sí, para encomendarlas a este dios. Tyr es manco: sacrificó su mano protegiendo a los dioses y a los hombres del temible lobo Fenris. La runa Tiwaz habla del orden cósmico perenne que guarda la estrella polar, siempre en el mismo sitio y todo a su alrededor. Tyr habla del orden del universo, ordena la sustancia, en definitiva, es quien ordena el cosmos. Desde luego, es un dios con peso.

Heimdall (As) es el dios guardián del puente Bifröst, donde se aposta cada día. Escucha lo que no tiene sonido, ve más a allá de tres horizontes, duerme menos que un pájaro y tiene como símbolo su cuerno, el Gjällarhorn. Parece un dios menor en principio, pero es el padre de las castas sociales (esclavos, campesinos y aristócratas), como explicaré en otro artículo.

Odín (As) era antes un dios de las tormentas nocturnas, que volaba en un caballo negro cubierto con un gran sombrero y una larga capa gris. Es un dios capaz de adoptar cualquier forma y sus palabras son siempre convincentes: es un dios que puede decir la verdad o engañar. Es el momento de hacer un concreción sobre las dos razas de dioses. Los Aesir son la dualidad padre-cielo-sol-luz-guerra-victoria, mientras que los Vanir son madre-noche-luna-oscuridad-magia-lo telúrico-oculto. De esta manera, Odín, que usa la magia y es el padre de las runas, nunca podría ser el arquetipo de dios As, de dios de la guerra. Ya en el Lokasenna Loki le pone a caldo con este argumento:

“Magia negra hacías, eso dicen, en Samsey 
tableabas como las völvas; 
en figura de brujo viviste entre hombres, 
y eso amaricamiento es.”

Loki habla más claro que nadie. Hace poco me di cuenta de una cosa: todos los textos mitológicos hablan en tercera persona salvo uno, el mito de las runas (Rúnatal):

Sé que colgué en un árbol mecido por el viento
nueve largas noches
herido con una lanza y entregado a Odín,
yo mismo ofrecido a mí mismo,
en aquel árbol del cual nadie conoce el origen de sus raíces.

No me dieron pan ni de beber del cuerno,
miré hacia lo hondo,
Tomé las runas
las tomé entre gritos,
luego me desplomé a la tierra.

Aquí vemos cómo Odín se sacrifica en su eterna búsqueda de conocimiento, o al menos dice que lo hace, ahí no me voy a meter. Gugnir es el nombre de la lanza de Odín. Odín es el dios al que se encomendaban los vikingos. Odín morirá en el Ragnarök y no volverá, no así Heimdall, que volverá a la vida y será el príncipe de los dioses (ahora ya no me parece un dios tan menor), y Baldir, el hijo de Odín dios de la luz, que murió a manos de su hermano y que reinará en la nueva era. Podríamos atribuir esto a renovar, a un cambio de era; entonces, ¿por qué Heimdall ordenará el mundo, y no alguien nuevo? Resulta curioso que es quien ordena la sociedad, quien la seguirá ordenando tras la batalla final. Cuando leemos sobre Odín encontramos páginas y páginas de atributos; muchos de ellos son comunes con otros dioses, como si Odín quisiera aglutinar todos esos poderes, con su labia y su búsqueda de conocimiento. ¿O no es el conocimiento poder?

¿Quién escribe la historia y con qué fin?

Snorri Sturluson redactó las Eddas en el siglo XIII, en una Islandia ya cristianizada y a sabiendas de que se jugaba el cuello con una palabra mal interpretada. ¿Cómo colar la mitología del culto pre-cristiano sin ser censurado, sin ser cuestionado, sin ser perseguido? Pon fin a ese culto a la vez que lo narras. Parece claro, ¿no? si mientras vendemos este culto ya le estamos dando fin con el Ragnarök, la Iglesia casi hasta aplaude. Que Odín sea el dios solar, y esté en la cumbre de la jerarquía, no es casualidad ni algo ancestral. Partamos de la base de que nunca hubo un Allfather, al igual que no hay una runa superior. Los dioses, al igual que las runas, expresan fuerzas de la naturaleza y el hombre. Lo de establecer una jerarquía es más propio del cristianismo, siento defraudar; sé que es más fácil ordenar la cabeza rápidamente con una pirámide que pararse a entender cada elemento, así nos pone esta sociedad. La jerarquía se puso para poder venderse ante la Iglesia: ponemos una pirámide como la cristiana, con un dios solar en la cabeza. Le cortamos la cabeza y todo cae. Creo que ya he explicado suficiente la idea general: ODÍN NO ES EL DIOS SUPREMO.

Volvamos a los vikingos de los que hablábamos: estos sí se encomendaban a Odín, ellos junto con las aristocracias crearon el mito de Odín que hemos limpiado durante este artículo.

¿Qué nos queda de Odín entonces? Odín, junto con sus hermanos Vili y Ve, dio forma al mundo en que vivimos a partir del cuerpo de su padre, el gigante Ymir. Estos tres hermanos (conocidos como la triada odínica) dieron a la raza humana el forma, movimiento y aliento vital; nos dieron nuestro increíble poder espiritual, iniciándonos desde nuestra concepción en la magia. Puede parecer que he escrito este artículo para poner a caldo al dios tuerto, pero nada más lejos de la realidad; si bien yo he tenido mis disputas con Wodan durante este año, el fin de este escrito es, como todas mis palabras sobre mitología en este blog, aclarar conceptos y desmentir datos.

Ya no quiero aburriros más, este artículo requiere cierto esfuerzo mental y os agradezco haber llegado hasta aquí. Como dato sin interés, digo que Thor es mi dios principal, pero es el mío; como de otros es Heimdall, Freya, Nerthus, Hela…Hail!

Escritor/Editor/Redactor: drakhai

Odín, dios de los vikingos, 5.0 out of 5 based on 1 rating

2 criticas en “Odín, dios de los vikingos”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    ¡¡Genial el post!! Menos mal que Jivo y tú habéis venido a salvarme de mi incultua nórdica xD

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Sin duda creo que no lo has podido explicar de una forma más sencilla 😛

Escribe una critica