Nyckelharpa

Nyckelharpa

Muchos la llaman moraharpa, otros, viola de teclas, pero todos están de acuerdo en que la nyckelharpa es un instrumento poco usual. Esta especie de violín con teclas, perteneciente a la familia de instrumentos de cuerda frotada, tiene un sonido similar a la zanfona y a la vihuela españolas.

Este instrumento nace en Suecia, alrededor del siglo XIV, donde ya en los relieves de la puerta de la iglesia de Källunge, en la provincia de Gotland, se puede observar un instrumento muy similar. En numerosas renacentistas europeas se pueden contemplar cuadros de ángeles tocando la moraharpa (nombre por el que se conocía anteriormente) y ya en el siglo XVI ésta es conocida en todo el mundo, sobretodo en Alemania, donde se hace especialmente popular. A finales del siglo XVIII surge una transformación por el músico sueco August Bohlin que la convierte en cromática y la diseña de manera que se parezca más al violín. Pero no es hasta finales del siglo XX cuando la nyckelharpa vuelve a recobrar su antigua fama en el momento en el que el Kungliga Musikhögskolan (Real Colego de Música de Estocolmo) la reconoce como instrumento tradicional sueco y la añade a sus clases. Actualmente podemos escuchar este instrumento en grupos como Hedningarna, grupo sueco de Folk; Hyperborea, también folk pero finés, Nordman y el grupo de Pagan alemán, FAUN entre otros.

Nyckelharpa

Existen varias maneras de tocar la nyckelharpa. Tradicionalmente se toca con una correa alrededor del cuello, estabilizada por el brazo derecho para mantener el instrumento bien sujeto. Didier François, violinista y nyckelharpista belga, se caracteriza por utilizar una postura única. Para mover los brazos de una manera más relajada, sostiene la nyckelharpa verticalmente en la parte frontal de su pecho, eso sí, esta manera tan peculiar de tocar afecta a su sonido.

En cuanto al precio, al ser un instrumento tradicional y hecho a mano, el precio puede variar entre los 3.000 – 3.500 euros, aunque se pueden encontrar nyckeharpas por 11.000 SEKs (coronas suecas) que equivale a 1.200 euros aproximadamente. Pero si al igual que yo te has enamorado de este instrumento y no tienes el dinero suficiente, todos los años a finales de noviembre varios luthieres organizan talleres en Ávila donde durante unos tres días puedes aprender a tocar este maravilloso instrumento.