Historias del Piamonte (II): Auge y decadencia del muro de los celtas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Artículo realizado por: Paul Andrews

Editor: Marta Sacri

 

Si hoy tomamos la autopista que une Milán con Turín, justo a mitad de camino y rodeada de infinitos cultivos de arroz, nos encontramos con una pequeña ciudad cuyo nombre se corresponde con Varsej (Vercelli en italiano ndr). Pocos saben, sin embargo, que si tuviésemos la posibilidad de viajar en el tiempo, en vez de una decadente villa de unos 60.000 habitantes, vislumbraríamos una imponente fortaleza que, rodeada por un bosque de chopos y abedules, se hacía llamar «Wehr Kelt»: ¡El muro de los celtas!

Pieza de joyería celta, Museo de Varsej.

Pieza de joyería celta, Museo de Varsej.

Fundada por los helvecios en el siglo V a.C. sobre un asentamiento anterior de los ligures a orillas del rio Sesia, «Wehr Kelt» fue el último bastión de defensa contra los invasores sureños. Su posición era estratégica, ya que se situaba justo a la entrada de los Alpes, cerca de un río navegable y de yacimientos de plata, hierro y oro.

Bajo control galo pasó los siglos rodeada de enormes murallas, aguardando el amado norte y contribuyendo a su prosperidad. Resistió las numerosas tentativas de asalto por parte de las diferentes tribus itálicas, y creció con el tiempo hasta convertirse en el mayor centro celta al sur de Europa. Ya no era una fea y fría fortaleza militar con el único objetivo de proteger los Alpes; “el muro” se había vuelto una preciosa ciudad donde arte y comercio eran la mayor fuente de riqueza, sus calles eran bulliciosas y, su gente, alegre.

En el tercer siglo antes de Cristo todo acaba de pronto: el rey Varên decide convertirla en su capital y trasladar allí a todas sus tropas para tener más controlada la creciente amenaza romana. No obstante, olvida mirar a sus espaldas, y, los cimbeos, procedentes de la península de Jutlandia (actual Dinamarca) y siguiendo órdenes del monarca Beloix, consiguen, por primera vez en dos siglos, traspasar el muro. La inestabilidad del norte fue una ocasión perfecta para los invasores romanos, y solo unas décadas después de la llegada de los ancestros de los daneses logran, en la famosa batalla de los Campos Raudios, conquistar finalmente Wehr. Sin su bastión de defensa y sin un apoyo desde la retaguardia, el norte de la península Itálica cae en pocos años.

"La batalla de Vercellae" del célebre pintor italiano Tiepolo.

«La batalla de Vercellae» del célebre pintor italiano Tiepolo.

Con la dominación de la República, la ahora apodada Vercellae comienza su período de decadencia: los romanos aniquilaron la cultura celta, suprimieron el comercio agotando los yacimientos, talaron completamente el magnífico bosque que la rodeaba y desarrollaron otros asentamientos como Augusta Taurinorium (Turín) y Mediolanum (Milán), demasiado cercanos como para permitir que el antiguo esplendor de la ciudad helvecia volviera a surgir.

El muro había caído y nunca más se volvió a levantar.

2 criticas en “Historias del Piamonte (II): Auge y decadencia del muro de los celtas.”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Ho letto con grande interesse l’articolo!
    spero in un suo seguito!
    complimenti!

  2. […] _____________________________________________________________________________________   Más artículos sobre el Piamonte italiano: Historias del Piamonte (I): Los Walser. Historias del Piamonte (II): Auge y decadencia del muro de los celtas. […]

Escribe una critica