METAL ANCESTRAL LATINOAMERICANO

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Por: Hyacintho Sol

Tlillan Calmecac en escenario.

El Folk Metal se ha afianzado internacionalmente gracias a su innovadora forma de hacer música y al exotismo de sus temáticas. Algo paradójico, a la luz de las fuentes que inspiran este estilo musical: el pasado y la tradición. Al saborear un poco del folclor autóctono, el Folk Metal europeo no sólo se erigió como una alternativa musical, también se consagró como el vehículo que acercaría a toda una generación de metalheads, a reconocer el pasado mítico de sus naciones; el valor de los ritmos tradicionales y el misticismo oculto en bosques, fiordos o ríos; parajes frecuentemente evocados por dicha música.

En efecto, el Folk Metal europeo ha sido exitoso en la medida que es difundido y tiene buena recepción en ciertos lugares del mundo. La experiencia latinoamericana ha sido particular a este respecto, pues se debate entre el modelo europeo y las tradiciones criollas, en medio de un esfuerzo por reconocer en el pasado, la mayoría de veces prehispánico, una identidad y un legado cultural “perdidos”. A continuación, profundizaré un poco en las razones que llevaron a ciertos artistas latinoamericanos, a aventurarse en el camino del “Folk Metal”.

Antes que nada, considero pertinente hacer algunas acotaciones preliminares. Esta es una reflexión sobre el Metal Ancestral latinoamericano; en tanto reflexión, de ningún modo pretende ser palabra grabada en piedra. Su propósito es fomentar un debate constructivo sobre el tema. Seguramente este será el primer documento de varios, donde consigne algunas consideraciones sobre la historia, las bandas y el porvenir de dicho estilo musical. Entre tanto, en el presente artículo haré una aproximación preliminar del Metal Ancestral.

¿FOLK METAL O METAL ANCESTRAL?

Abordar la cuestión del Metal Ancestral latinoamericano es tarea complicada. A diferencia de su semejante europeo, que le ha servido de modelo -hasta cierto punto-, es un estilo musical ignoto, aún por consolidarse en la escena local. Tanto así que la discusión sobre cómo definirlo no ha sido agotada. La mayoría de quienes acuden a este blog, probablemente sean españoles y estén más familiarizados con la noción de Folk Metal. Sin embargo, esta denominación no es compartida por algunos al otro lado del Atlántico para describir a las bandas que incorporan temáticas ancestrales, instrumentación autóctona o ritmos criollos en sus composiciones. Es por eso que se han considerado algunas acepciones que buscan distinguir este estilo musical: Metal Prehispánico, Metal Andino (referido concretamente a ciertas bandas de la Región Andina suramericana), Metal Étnico e incluso Metal Aborigen. En este contexto, algunas bandas evitan designar su estilo como Folk Metal, pues consideran que el término folk es de evidente raigambre europea, lo cual desdibujaría, a su entender, el sentido de su música. No obstante, agrupaciones con cierto reconocimiento como los peruanos Ch’aska (2000) no tienen reparo en definirse como Folk Metal, a pesar de su temática alusiva a la cultura Inca.

En aras de contribuir a este debate, considero que el término que mejor reúne y describe a las bandas latinoamericanas de “Folk Metal”, es Metal Ancestral. Según el diccionario de la RAE, la palabra ancestral es un adjetivo de origen francés con dos acepciones: 1) lo perteneciente o relativo a los antepasados; y, 2) lo tradicional y de origen remoto.[1] Dicha definición de “ancestralidad” puede describir con amplitud el ideario esgrimido por la mayoría de estas bandas (algo que explicaremos con detalle más adelante), y la instrumentación tradicional que frecuentemente emplean; a demás, es indiferente al estilo de metal que subyace en sus composiciones (bien sea black, death, thrash e incluso heavy o power metal). Este último punto merece mayor profundización, pues una de las características del Metal Ancestral, es su sonido cimentado en géneros de metal bien conocidos. Habitualmente las bandas ancestrales tienen una concreta base estilística a la que agregan instrumentación folclórica, bien sea, a modo introductorio, en interludios, o al interior de las mismas piezas musicales.

Es oportuno señalar que la escasa integración entre el componente metalero y la instrumentación folclórica, a mi juicio, es una de las principales dificultades del M.A. a nivel técnico. La mayoría de bandas interpretan un tipo específico de metal -generalmente Black o Death- al que agregan elementos folk, bien sea como ambientación, cánticos o instrumentación. Sin embargo, esta pretendida interlocución con la instrumentación tradicional, suele ser poco sólida y algunas veces resulta una mezcla forzada para el oyente. Además, son escasas las bandas que integran ritmos propiamente criollos en sus obras, al modo de Korpiklaani o Finntroll.

Por otra parte, incorporar instrumentación autóctona en la composición musical, no necesariamente es un requisito para adscribirse en este estilo. Además, algunas bandas latinoamericanas, especialmente del Cono Sur, prefieren ejecutar un Folk Metal más adecuado al estilo europeo, y propiamente de inspiración céltica. Ciertamente, el M.A. se comprende mejor por la ideología que le impulsa, antes que por los riffs de sus guitarras.

REMINISCENCIAS DEL PASADO RONDAN POR AHÍ

Líneas atrás hice referencia al problema de la identidad y la herencia prehispánica. Sin lugar a dudas, el desafío más importante para los metalheads ancestrales, es el reconocimiento de su pasado. De forma similar a cómo sucedió en Europa, las bandas latinoamericanas han escudriñado en épocas remotas, acudiendo a la cosmogonía e historia de sus antepasados, con el firme propósito de rescatar en su música y en sus letras, las raíces de los pueblos indígenas. Sin embargo, esta búsqueda latinoamericana ha sido más compleja de lo esperado. En el viejo continente se encuentran rastros del pasado precristiano en registros documentales, arqueológicos e incluso, en la escasa tradición oral que persiste en zonas rurales. Pero en América, algunas culturas indígenas sobrevivieron a la Época Colonial y al proceso de aculturación y mestizaje que ésta trajo consigo. El espíritu de los antepasados literalmente permanece. Cientos de etnias perviven en tierras americanas: Mapuches, Wayuu, Guaraníes, Aimaras, Mayas, Náhuatl, Quechuas, son sólo algunas de ellas. Como reminiscencias vivientes de tiempos antiguos, por supuesto tienen mucho por aportar a la escena del M.A., y con seguridad, ésta es la mayor fortaleza que tienen los metalheads ancestrales a la hora de buscar sabiduría e inspiración para su música; pero a la vez, es quizá, su mayor dilema.

América Latina ha experimentado desde hace centurias, problemas étnicos y desigualdades sociales. Desde tiempos coloniales, los grupos nativo-americanos han sufrido un sinfín de desgracias, desde la pérdida de sus tierras hasta la discriminación por su origen. Esto sin duda, ha implicado en una visión generalizada de los pueblos nativos, como personas inferiores cultural e incluso, racialmente hablando. En efecto, la apuesta de muchas bandas ancestrales es transformar dicha imagen, buscando recuperar el orgullo por quienes son y de donde provienen, acudiendo a un pasado romantizado y glorioso, justamente como hicieron sus pares europeos. Pero, ¿qué tan realista es semejante empresa, teniendo en cuenta la realidad que viven muchos indígenas en la actualidad? Aquel “indio” mendigo, tristemente habitual en las urbes latinoamericanas, está lejos de conmemorar a ese orgulloso guerrero jaguar azteca de tiempos perdidos. El no reconocimiento de ese pasado, que deambula por las grandes urbes latinoamericanas, es ahora el común denominador en este lado del Atlántico; por esa razón, el compromiso de algunos metaleros mexicanos, colombianos, ecuatorianos, peruanos, chilenos, argentinos, (e incluso norteamericanos) etc., se ha convertido en la fuerza vital de esa música que algunos llamamos: Metal Ancestral.

[1] Definición palabra Ancestral: http://lema.rae.es/drae/?val=ancestral

2 criticas en “METAL ANCESTRAL LATINOAMERICANO”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Como ya te dije en su momento, tu artículo es increíble. Me alegro muchísimo de que estés trabajando con nostros!

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Muchas gracias Marta. Hice un gran esfuerzo con este artículo. Para mí es un honor acompañarlos en esta aventura llamada Harald Wartooth Blog. Me encantó tu artículo sobre John Bauer.

Escribe una critica