Los vikingos en Galicia. Parte II.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Como había dicho en la primera entrega de esta serie de artículos, hoy hablaré básicamente sobre la segunda y la tercera oleadas que fueron en las que los hombres del norte realmente llegaron a hacer daño en la península.

 

SEGUNDA OLEADA (858-861)


En esta segunda ocasión los vikingos aprendieron de lo que habían visto de la toponimia gallega en la última visita y decidieron entrar por la ría de Arousa. Esto era muy conveniente ya que en la parte baja era muy ancha y según  iban subiendo se estrechaba, además de que había pequeñas islas en las que podían parar, organizar el ataque o asentarse temporalmente. A través de esta ría podían penetrar muy adentro en Galicia remontando el río Miño.

En esta época tuvo lugar el famoso ataque a la localidad de Catoira, del que conservamos  como prueba los restos de las Torres do Oeste.

Torres do Oeste.Importante enclave de defensa contra los normandos.

En esta época la sede episcopal gallega se situaba en Iria Flavia y cuando los vikingos la saquearon, los religiosos huyeron a la ciudad amurallada de Santiago buscando protección. Los invasores los persiguieron hasta Santiago ya que gracias a la peregrinación que había en la época, y de la que habían oído
hablar, creían que allí debía de haber grandes riquezas, además de que era legendaria la cantidad de oro que había en Galicia. Podemos decir pues que esta invasión era sobre todo de motivación pecuniaria, ya que su principal interés eran las riquezas que según creían había aquí.

Recorrido de los invasores desde la Ría de Arousa.

A su llegada a Santiago realizaron un sitio a la ciudad y los ciudadanos tuvieron que pagar un elevado tributo que en realidad fue inútil ya que los vikingos entraron igualmente. Poco después llegó el Conde Pedro a plantarles cara y logró una importante derrota ya que de los cien barcos que traían quedaron sesenta y dos.

Después de esta segunda gran derrota volvieron hacia el sur de la península y atacaron Portugal sin mucha suerte puesto que allí la presencia árabe era muy fuerte y finalmente, tras el segundo ataque a Sevilla del que ya hablamos, remontaron el Ebro hasta Pamplona e hicieron prisionero al Rey Don García por lo que lograron un rescate de unos 90.000 dinares.

 

TERCERA OLEADA (966-971)


Este tercer ataque tiene mucho que ver con la historia de Francia, y gracias a este apartado comprenderemos mejor por qué los vikingos recibían el nombre de normandos en Hispania.

Como sabréis, y para resumir un poco,(haré un post aparte sobre este tema) en la segunda mitad del S.IX un grupo de vikingos liderados por Hrolf Ganger se asentó en el norte de Francia jurando lealtad al rey y constituyendo así el ducado de Normandía (Normando significa “hombre del norte”).

Este reinado en Normandía no fue pacífico ya que tuvieron muchos problemas con el rey y los grandes señores por lo que en muchas ocasiones tuvieron que pedir ayuda a los daneses. Los vikingos que llegaban para apoyar a las tropas normandas fueron de gran ayuda pero se toparon con un gran problema, los normandos se habían convertido desde un principio al cristianismo, pero los nuevos guerreros eran paganos que querían continuar la guerra contra Francia y buscar nuevos objetivos para sus invasiones. Uno de estos objetivos fue la península ibérica en general y Galicia en concreto.

Esta vez volvieron a entrar por la ría de Arousa y comenzaron el ataque por A Xunqueira comandados por un tal Gunndraed o Gunderedo según las fuentes hispánicas. El  obispo Sisnando de Santiago, más guerrero que religioso reunió las tropas y les hizo frente pero tras hacer que el enemigo retrocediese
hasta Fornelos murió de un flechazo del propio Gunndraed..

Esta victoria les dio libertad de moviemento por toda Galicia, desplazándose hasta O Cebreiro y Lugo remontando el Miño, donde continuaron  su labor de pillaje. Algunos de los monasterios e iglesias destruídos fueron el de Santa Eulalia de Curtis y el de San Cibrán de Logo.

En Lugo los ciudadanos se unieron para defenderse pero los vikingos acabaron dirigiéndose hacia Mondoñedo donde atacaron la iglesia románica de San Martiño. Podemos ver como esta iglesia que todavía se conserva sufrió abundantes modificaciones para aguantar los frecuentes ataques de los
vikingos, de ahí que  su apariencia sea más la de una fortaleza. Esto lo vemos por ejemplo en los contrafuertes y muros de su exterior que contribuyen a fortalecer la ya robusta apariencia del arte arquitectónico románico.

San Martiño de Mondoñedo

En esta zona encontramos una curiosa leyenda que hay que tomar como tal, ya que los sucesos son demasiado fantásticos como para ser realidad. La leyenda en cuestión dice que por el río Masma apareció una gran cantidad de barcos vikingos,entonces, la gente fue a pedir auxilio al  obispo Gonzalo. El obispo se subió a la colina más elevada y comenzó a rezar. Según iba rezando, los barcos se hundían y cuando ya quedaban pocos paró su oración para que los supervivientes pudiesen contar la hazaña acaecida. En la iglesia se conserva parte de un fresco que representaba el milagro de este santo,aunque  actualmente se encuentre en muy mal estado de conservación.

Después de todas estas fechorías decidieron ir a Santiago para apoderarse de los restos del apóstol pero no pudieron ya que fueron vencidos finalmente po el conde Gonzalo Sánchez.

Esta tercera invasión se cree que no tuvo los mismos intereses de mero pillaje de las anteriores sino que esta vez los vikingos pretendían crear una segunda Normandía; esto no era de extrañar por la posición estratégica de Galicia. Si lograban asentarse definitivamente tendrían un buen puesto para seguir
realizando ataques en el resto de la península, incluyendo otros lugares del mediterráneo como Italia o Grecia, de esta manera no tendrían que realizar un viaje tan largo entre su tierra de origen y sus objetivos. Debemos tener en cuenta que la mayor parte de invasores vikingos en Galicia procedían de Dinamarca, y la parada más próxima que tenían era Normandía,trayecto que duraba desde el punto de partida hasta Galicia unos ocho días.

 

Otros artículos de interés relacionados con los vikingos en Galicia:

El único asentamiento vikingo hallado en España.

Nombres vikingos para lugares gallegos.

 

En la próxima entrega trataré la cuarta y última oleada, pero la serie no concluye ahí!!!

Escritor/Redactor/Editor: Swabaharjaz

 

 

 

Los vikingos en Galicia. Parte II., 5.0 out of 5 based on 2 ratings

3 criticas en “Los vikingos en Galicia. Parte II.”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Me está gustando esta serie sobre los vikingos. Pero veo algunas incongruencias, igual son simplemente erratas: En la primera parte dices que llegaron a Pontevedra a través de A Guarda, pero es imposible, sería a través del Lérez; y en esta ocasión, el río Miño no se puede remontar a través de la Ría de Arousa, ya que en ésta desemboca el río Ulla. Espero haber ayudado, un saludo!

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Efectivamente estás en lo cierto, cuando decía Pontevedra me refería a que penetraron en la provincia, no en la ciudad.Respecto a lo del Ulla, totalmente cierto, se me pasó nombrarlo pero así es.Hay muchos ríos que no nombro por no liar mucho la cosa, pero el Miño si bien fue el más importante,no fue ni mucho menos el único;utilizaron muchos otros, sobre topdo afluentes, de no ser así no habrían podido llegar a lugares como por ejemplo Betanzos.
    Un saludo y gracias por comentar!

  3. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Hola, muy buen reportaje, se vé que estás muy documentado en el tema. En la segunda ilustración inicias el trazado con el recorrido de los invasores cara a Compostela desde una posición en a Illa de Arousa. ¿hay información sobre su paso por allí o ha sido casual esa anotación en la foto?.
    Enhorabuena por este bonito trabajo.

Escribe una critica