Leonor de Aquitania.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Hoy quería hablaros de una de las mujeres con más poder de la Edad Media; una mujer que no se sometió al yugo de sus maridos ni al de ningún hombre: Leonor de Aquitania, probablemente la figura femenina más controvertida y polémica de todo el Medievo.

Leonor nació el 19 de noviembre de 1122, en pleno siglo XII, en la localidad francesa de Poitiers. Fue hija de Guillermo X de Aquitania y Leonor Châtellerault, a quien  debe su nombre.

Fue criada como si fuese un niño, aunque poseía un hermano. Bajo la tutela de su padre aprendió a leer y a escribir, en francés y en latín, y lo más sorprendente de todo, es que fue instruida en la práctica militar y en la caza.

A partir de entonces, crecería como una mujer destinada a ser poderosa, incluso más que un rey. Una mujer como Leonor en condiciones normales, ni siquiera siendo noble, podría haber tenido pensamientos de convertirse en alguien carismático, alguien capaz de competir contra un hombre.

Sepulcro de Leonor, y una de las pocas imágenes que existe de ella.

Su hermano Guillermo muere en 1130, dejando a Leonor como heredera al ducado de Aquitania, un extenso territorio que abarcaba desde los Pirineos hasta el Loira. Cuando cumple 14 años, su padre muere en una peregrinación a Santiago de Compostela, y ella pasa a ser llamada Leonor de Aquitania.

Con tan sólo 15 años se enamora y se casa con Luis VII de Francia, segundo en la línea de sucesión francesa. Cuando su hermano muere, Luis se convierte en el rey. Poco después, la duquesa de Aquitania es coronada reina consorte de Francia. Así, y literalmente, Leonor, con sus dominios más grandes, ricos y poderos que el rey, se convierte en la persona más importante e influyente de todo su país. Nunca dejó sus territorios bajo el mando de un tercero, sino que siempre fue la encargada de gobernar lo que era suyo, y ni siquiera dejó de lado los asuntos militares ni los políticos.

Luis VII de Francia, apodado Luis «El Joven».

Sin embargo, Luis no fue preparado para gobernar, sino para la Iglesia. No amó a Leonor, pero ésta intentó que su matrimonio saliese adelante, sin mucho éxito; pues sólo fue capaz de otorgarle dos niñas y ningún niño. El rey no tarda en buscarse amantes, para sufrimiento de la joven Leonor. La pareja comienza a distanciarse poco a poco. El principio del fin fue cuando Leonor apoyó el matrimonio ilegítimo de su hermana Petronila con el conde Raul I Vermandois, quien fue castigado por su bigamia.

La destrucción total del matrimonio empezó cuando los hombres de Leonor incendiaron una iglesia atestada de pobres; el drama de Vitry-le-François. El rey beato y lleno de remordimientos decide “cruzarse” para liberar Tierra Santa de los infieles.  Su esposa le acompaña, aunque más por el ansia de aventuras y por poder ver a su tío Raimundo de Poitiers que por la religión. Además, era una de los señores feudales que debían acompañar al rey, para desgracia de Luis.

Leonor se pone al mando de la segunda cruzada, proponiendo la ruta por tierra, por Alemania y el Imperio Bizantino. Sin embargo, para ello deben pasar por la península de Anatolia, plagada de turcos. Gran parte de la expedición  francesa muere y Leonor se lleva toda la culpa.

En Antioquía se encuentran con Raimundo, quien reina en la ciudad. Leonor y su tío comparten una relación muy especial, seguramente son amantes. El rey de Francia no puede permitir tal deshonor. La gota que colmó el vaso ocurrió cuando Raimundo, apoyado por Leonor, propone reconquistar Edesa, a lo que Luis se opone ya que quiere llegar a Jerusalén de una vez por todas.

El rey, humillado, se lleva a Leonor consigo a Tierra Santa. Al volver a Francia, el Papa trata de reconciliarlos y engendran a su segunda hija, Aleix, condesa de Blois. Sin embargo, ambos consiguen la anulación papal de su matrimonio en 1152, argumentando que son primos.

Poco después de su “divorcio”, Leonor se casa con Enrique II de Plantagenet, futuro rey de Inglaterra. La duquesa de Aquitania tiene 29 años, está a punto de entrar en la vejez, pero aún así es hermosa, y el joven Enrique, de 18, queda encandilado. Ambos se casan en la primavera de 1152. Así, se forma el Imperio Angevino, formado por Anjou, Maine, Normandía, el Reino de Inglaterra y Gales.

Leonor le da ocho hijos a su esposo, cinco niños (tan célebres como Ricardo Corazón de León y Juan Sin Tierra) y tres niñas. Sin embargo, Enrique no tarda en buscarse amantes más jóvenes que su esposa, y eso, sumado al descontento de Leonor por las decisiones de su marido, es algo que la duquesa no podrá permitir.

Ricardo Corazón de León, uno de los reyes ingleses mejor conocidos.

Cuando Enrique distribuye sus tierras entre sus hijos no es justo; a su hijo Juan apenas le deja dominios, lo que le valió el sobrenombre de “Sin Tierra”. Leonor se las apaña para volver a sus hijos contra su padre, y éste, al sofocar la revuelta, perdona a sus vástagos, pero no tendrá piedad con su esposa.

Leonor es confinada durante quince años primero en el castillo de Chinon, y luego en el de Salisbury. Enrique muere antes de lo esperado, y Ricardo, el ojito derecho de su madre, la libera. El joven rey lleva a cabo su propia Cruzada, y mientras, Leonor asume la regencia. Tiene 67 años.

Al morir Ricardo, Leonor decide que el sucesor de su hijo sea Juan Sin Tierra, a pesar de la existencia del hijo de Godofredo (hijo de Leonor), con muchos más derechos y verdadero heredero al trono inglés.

La duquesa y dos veces reina, con 80 años a la espaldas y una vida llena de penurias y poder, acompaña a sus nietas, las infantas de Castilla, hasta el reino del mismo nombre. Allí, la elegida por Luis VIII, es Blanca, una de las reinas más importantes de Francia, tres veces regente.

Leonor, casi al fin de su vida, se retira a la Abadía de Fontevrault, donde muere el 2 de abril de 1204,  con 82 años de edad. Fue enterrada junto con su hijo Ricardo y su esposo Enrique.

Leonor fue un claro ejemplo de que las mujeres podían ser iguales o mejores que los hombres del Medievo; capaces de rebelarse contra el destino, y así, acceder a lo que más se ansiaba en aquella época: el poder.

Imagen de Leonor de Aquitania y su hijo Juan Sin Tierra.

Escritor/Editor/Redactor: Kerstin Stanne. 

4 criticas en “Leonor de Aquitania.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    genial artículo! es otro de esos que tenían que estar aquí!!!

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    ¡Muchas gracias! ^.^

  3. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Muy interesante. Una nueva prueba de que las mujeres pueden estar a nuestra altura. Muchas gracias, desconocida kerstinstanne, por rebelarme estos secretos sobre esa mujer a la que ni conocía y que gracias a ti, repito, desconocida a la que no conozco de nada, han sido rebelados a mis ojos.

  4. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Otra de las grandes mujeres de la historia 🙂 Falocitaciones por el post.

Escribe una critica