Las Brujas de Zugarramurdi.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

A las afueras de una pequeña población de tan sólo 250 habitantes, en Navarra, se encuentra una curiosa cueva donde se reunían “ciertas mujeres” para celebrar sus aquelarres.

Los brujos y brujas adoraban  a Akerbeltz, el macho cabrío protector de animales y poseedor de propiedades curativas. Además de lo ya mencionado, se le pedía por la fertilidad de las mujeres, la lluvia, protección contra enfermedades como la peste, suerte en el amor… El rito tenía lugar los viernes por la noche, y se ofrecía al macho pan, huevo, y posteriormente se bailaba alrededor de una hoguera.  También se consumían bebidas alucinógenas, que provocaban efectos parecidos al LSD, al alcohol y otras drogas, por lo que  a ojos ajenos se asemejaba a algo completamente satánico.

Con el cristianismo, estas prácticas, consideradas herejías, se prohibieron. Para la Iglesia, y al igual que con otras costumbres paganas, no le resultó nada fácil eliminar de la noche a la mañana un culto tan antiguo. Fue más sutil; impregnó de satanismo los aquelarres.

De esta manera se difundieron rumores tales como que durante los ritos se sacrifican niños para beber su sangre, que ofrecían chicas casaderas al diablo o que oficiaban misas negras. Asimismo, difundieron que se practicaban orgías que promulgaban la homosexualidad y la antropofagia.

Una mujer francesa, criada en la localidad, declaró que había asistido a un rito satánico, con lo que comenzaron las acusaciones hacia las brujas. En 1608 llegó a Zugarramurdi Juan del Valle Alvarado comisionado del Santo Oficio. Se recogieron varios testimonios de delatores, supersticiosos y envidiosos, inculpándose en total a unas 300 personas. Algunas de ellas, cuarenta para ser exactas, fueron encerradas en la prisión de Logroño por ser consideradas extremadamente peligrosas.

Cueva de Zugarramurdi.

Los prisioneros, bajo tortura, confesaron los crímenes con tal de que cesara el dolor. Parte del tribunal no aprobó el auto de fe, ya que el crimen de las brujas les resultó tan fantástico que creyeron que sólo podía haber sido confesado por obra del delirio.

El juicio duró dos años, hasta que once de los detenidos fueron condenados a muerte: cinco en efigie y seis en vida.

Os invito a visitar Zugarramurdi y revivir esta historia en sus calles, y sobre todo, en sus cuevas. Yo ya estuve de pequeña, pero por suerte volveré a visitarlas estas navidades.

Escritor/Editor/Redactor: Kerstin Stanne.

2 criticas en “Las Brujas de Zugarramurdi.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Yo he estado allí, hará un par de veranos. Además de las cuevas el paisaje es una gozada…

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Hola
    Aqui os dejo una banda sonora que he compuesto recientemente sobre las cuevas de Zugarramurdi, la podeis escuchar en … http://bilbaomusic.net/Ancestors/, espero que os guste, que disfruteis de la musica.
    Joxe

Escribe una critica