La Txalaparta

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

La txalaparta es un instrumento del folklore vasco que se incluye en el grupo de los “idiófonos percutidos”. Es típica del ambiente “baserritarra” (campesinos que viven en caseríos), por las zonas de Lasarte, Usurbil, Hernani y Andoiain. Se tocaba, siempre en parejas, al terminar la elaboración de la sidra, en las bodas y en definitiva, en fiestas, donde se solía tocar hasta el amanecer. Pero dependiendo de la zona se le podían añadir otros elementos: En Lasarte se tocaba el cuerno antes de empezar, en Navarra se acompañaba de alguna cantinela.

El mensaje que transmitían tocándola es claro: termina el trabajo y empieza la fiesta. También se reunían en una calera donde celebran la “karobi eztaia”, donde hacían cal, encendían hogueras y tocaban la txalaparta. En las bodas, unos muchachos cargados con el instrumento se acercaban a casa de la novia, la ponían en el suelo, y al tocar, la alzaban. Durante la guerra civil, los “txalapartaris” debían esconderse para tocar, ya que, al ser un instrumento vasco, estaba prohibido.
La txalaparta se compone de: dos soportes (cestos, sillas, etc), un material aislante sobre ellos (sacos, hierba, goma-espuma, cuero, etc), cuatro “makilas” (palos para tocarla) y un tablón hecho de fresno, castaño o aliso.

La forma de tocarla es bastante curiosa; uno de los txalapartaris toca constantemente, sin parar, dos golpes (Txa-cun) como corcheas en un compás de 2/4. El otro toca algo diferente, como un golpe, dos; todo vale. La intensidad y la velocidad pueden variar, dependiendo de cómo la toquemos, al igual que el timbre (por ejemplo, el timbre varía si tocamos en una parte blanda o en un nudo de la madera) y el volumen, que dependerá de la intensidad del golpe. La improvisación también es importante.

En la actualidad existen muchos lugares donde se puede aprender a tocar la Txalaparta, como en escuelas o conservatorios. Las parejas de txalapartaris han aumentado, y su sonido se incluye en todo tipo de celebraciones. Asimismo, la técnica para tocar es más compleja, debido a las nuevas combinaciones. Incluso hoy día se usan nuevos materiales en su fabricación; por ejemplo el vidrio o el hierro. Juan Mari Beltrán rescató este instrumento de su extinción, y grupos como el dúo Ttukunak y Oreka TX y TTAK AT!, la han llevado desde los confines del mundo hasta fiestas populares. En la escuela de Hernani (Guipúzcoa) se celebra el Txalaparta Fest donde acuden, sobretodo, músicos txalapartaris de Euskadi y de otros puntos de Europa.

Escritor/Editor/Redactor: Kerstin Stanne

2 criticas en “La Txalaparta”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    ¡Vaya, qué instrumento tan curioso! Nunca había oído hablar de él…(y eso es raro en mí JAJAJ)

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Ya ves, que no lo conozca Marta… ¡Cuidado, a ver si es una bomba! jajajajaja

Escribe una critica