La muerte de Jesucristo desde el punto de vista médico

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Por Kerstin Stanne.

Todos conocemos, aunque sea a grandes rasgos, la Pasión de Cristo y las etapas que tuvo. Basándome en eso, voy a intentar analizar las heridas y alteraciones que, finalmente, pudieron causar su muerte según los escritos bíblicos.

La Pasión comienza en el Getsemaní, donde Jesús se preparó para su tortura y donde fue arrestado. Él sabía en ese momento que iba a ser condenado y que iba a morir, por lo que el estrés y el sufrimiento al que fue sometido tuvo que ser extremo. En la Biblia se relata que, literalmente, Jesucristo sudó sangre, lo cual de primeras puede parecernos increíble, pero lo cierto es que se han registrado casos de hematidrosis en personas condenadas a muertes dolorosas. Sin embargo, debemos tener en cuenta de que esto es una situación muy rara, debida a hemorragias y a la acumulación de la sangre en las glándulas sudoríparas. Además, como consecuencia de esto, su piel tuvo que hincharse, volviéndose más vulnerable.

Jesús fue arrestado y llevado ante el Sumo Sacerdote, Caifás, quien lo interrogó. Durante el interrogatorio, fue golpeado varias veces en la cara, produciéndole hematomas (según Medline: área de decoloración de la piel que se presenta cuando se rompen pequeños vasos sanguíneos y filtran sus contenidos dentro del tejido blando que se encuentra debajo de la piel). Además, fue sometido a ayuno y no durmió en toda la noche, lo que empeoró más su estado físico y mental.

A continuación, Jesús sufrió la flagelación, uno de los episodios más famosos de su Pasión. Fue desnudado de cintura para arriba y atado a una pequeña columna. Para que los golpes doliesen más le obligaron a encorvar la espalda. Fue azotado con un flagrum, una especie de látigo corto con varias cuerdas de cuero que llevaban bolitas de hierro o trocitos de huesos. Al azotar, le produjeron varios hematomas y contusiones, además de desgarros en la piel y en el tejido celular subcutáneo. Estos azotes también debieron causarle laceraciones y roturas musculares. En consecuencia, Jesús fue perdiendo progresivamente líquido, provocándole una hipovolemia. Como sabemos, también le colocaron una corona de espinas en la cabeza que le producirían cortes de diversa índole.

Posteriormente pasamos a la crucifixión. Según la Biblia, Jesús cargó con la cruz hasta el monte Gólgota (Calvario). Sin embargo, y a diferencia de lo que nos muestra la iconografía religiosa, Jesús no llevó la cruz completa, que serían unos 100 kg, sino que en realidad, los reos romanos cargaban con el patíbulo (lo que sería el travesaño), que pesaría entre 34 y 54 kg. El patíbulo se colocaba sobre la nuca y los hombros, obligando al condenado a caminar encorvado. Jesús recorrió de esta manera unos 600 metros, extremadamente debilitado y dolorido. Antes de crucificarle, le ofrecieron una bebida narcótica, vino con mirra e incienso, para aliviar el dolor, pero la Biblia dice que Jesús la rechazó.

El suplicio de la cruz ha pasado por varios cambios a lo largo de la historia. Yo me centraré en la cruz que emplearon para Jesús. Existen varias teorías respecto a la forma que esta pudo tener (pinchad en los nombres de las cruces para ver las imágenes).

  • Cruz de San Antonio o Commissa: Es la que tiene forma de T, ajustándose el cuerpo a la forma de esta. Esta era la forma más común de crucifixión en el Imperio Romano.
  • Cruz Eclesiástica o Immissa: Es la típica de la tradición cristiana, en la que los brazos no están rectos, sino “colgando” desde el travesaño.
  • Cruz Simplex: Este tipo de cruz carece de travesaño, estando formada por un único poste, con los brazos clavados y juntos por encima de la cabeza.
  • Lignum Infelix: Parecida a la Eclesiástica, pero en un árbol.

En cuanto a la disposición de los clavos, estos fueron clavados en las muñecas, entre el radio y los metacarpianos, o entre los huesos del carpo. Esto causaba un rápido desgarramiento, además de la rotura de ramas de las arterias radial o cubital. También tuvo que comprometer a las ramas del nervio mediano, cubital o radial, lo cual le produciría descargas dolorosas continuas. No se sabe muy bien si utilizaron uno o dos clavos para los pies, aunque parece que clavaron uno en cada pie, en el espacio intermetatarsiano, en el estípite de la cruz.

muñecas crucifixión 1

pies crucifixión 2

Yendo ya al meollo del asunto, ¿qué causó la muerte de Jesucristo? Nos encontramos ante una persona con numerosos traumatismos y que tendría que haber perdido una gran cantidad de líquido, sobre todo mucha sangre. A eso tenemos que añadirle que sufrió una crucifixión: ¿qué es lo que ocurre en el cuerpo de una persona que está siendo crucificada?asfixia crucifixión 3

Existe una teoría, que hoy parece algo descartada, cuando una persona se halla en esta postura, suspendido de los brazos, tiene grandes dificultades respiratorias. En principio no hay mucho problema para inspirar, pues los músculos intercostales se encuentran en estado de inhalación, pero a consecuencia de esto le costaría muchísimo espirar. Así, sufriría una hipercapnia (exceso de dióxido de carbono), debido a que no podría eliminar este gas adecuadamente. Para poder espirar “más o menos” bien hay que apoyar los pies y flexionar los brazos, con lo que os podéis imaginar el terrible dolor (calambres musculares) que esto debe producir, sumándole la tortura anterior. Finalmente, esta situación provocaría su muerte por asfixia. Sin embargo, un estudio refutó esta teoría, pues al parecer, aunque se tienen grandes dificultades, la respiración no está del todo impedida. Hay mucha controversia y sigue sin estar claro el tema de muerte por asfixia en una crucifixión. Para rematar a los condenados y acelerar su muerte, los romanos solían romperles las piernas, pero parece ser que a Jesucristo lo atravesaron con una lanza, provocándole una herida de la que salió sangre y agua debido a la rotura del saco pericárdico (una especie de «bolsa» que envuelve y protege el corazón). Por todo ello, es más probable que Jesús muriera como culmen a todo lo que padeció; sin duda su respiración sería muy difícil, además de que sufriría un shock hipovolémico y una sepsis que pudieron producirle un paro cardíaco, y por ende, su muerte.

___________________________

Bibliografía:

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000167.htm

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/bruises.html

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sepsis.html

http://www.fluvium.org/textos/lectura/lectura407.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Crucifixi%C3%B3n

https://es.wikipedia.org/wiki/Crucifixi%C3%B3n_de_Jes%C3%BAs

http://www.frugalsites.net/jesus/crucifixion.htm (de donde he sacado la mayoría de las imágenes).

La muerte de Jesucristo desde el punto de vista médico, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Escribe una critica