La Guerra de las Dos Rosas (I)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

La Rosa Blanca de York y la Rosa Roja de Lancaster

La Guerra de las Dos Rosas es un conflicto armado que se produjo en Inglaterra a lo largo de prácticamente todo el siglo XV, puesto que las hostilidades comenzaban una y otra vez, ya  fueran en mayor o menor medida. Finalmente terminaron con el comienzo del reinado de Enrique VII en 1485, aunque ese fin tampoco es unánime para todos los historiadores.

Los dos bandos en esta guerra eran la casa Lancaster y la casa de York.  Ambas familias tenían derecho al trono, pero por lazos familiares diferentes. El primero de la casa Lancaster fue el conocido Juan de Gante, y el rey en el momento de la Guerra, Enrique VI, descendía de él. Mientras, el primero de los York fue Edmundo de Lagley, el hermano inmediatamente más pequeño de Juan de Gante. En el momento del comienzo de la guerra, el representante de la familia York era Ricardo Plantagenet.

 Los primeros ataques como tal comenzaron el 22 de mayo de 1455, cuando Ricardo Plantagenet dirigió un pequeño ejército hacia Londres. El cabeza de familia era Ricardo, que estaba casado con Cecilia Neville. Ambos tuvieron varios hijos, todos ellos importantes en esta guerra: Eduardo, Edmundo, Jorge y Ricardo; y de chicas: Ana, Isabel y Margarita. Además, Ricardo contaba con el hermano de Cecilia, conocido como Salisbury y con los hijos de este último, el conde de Warwick y Juan Neville.

Enrique VI

En el bando contrario, estaba el rey Enrique VI. Pero en realidad, era el que menos cortaba en este asunto, puesto que aunque era el rey se creía que no estaba en unas condiciones mentales correctas para poder llevar un reinado, así que se le utilizó como un pelele o se mantuvo alejado de la cuestión. El personaje que llevaba los hilos era Margarita de Anjou, su mujer y madre de su único hijo (aunque la paternidad todavía se pone en duda) llamado Edouard. Contaban con el apoyo del duque de Somerset, título que fue variando de persona según las muertes, y toda la familia Beaufort con varios títulos además de los condes de Northumberland

En 1450, el rey Enrique VI tuvo un brote de “locura” y Ricardo Plantagenet estuvo luchando para poder alejarle del trono e incapacitarlo como rey. Pero su mujer, Margarita de Anjou consiguió echarle del consejo en 1455 y parecía que toda posibilidad de acceso al trono por parte de la familia York se había desvanecido. Es ahí cuando Ricardo toma un pequeño ejército con el que venció a los Lancaster y mató al duque de Somerset. Consiguió que fuera designado Lord Protector y la reina quedó relegada a un segundo plano.  Cuatro años después, el ejército de los Lancaster se recuperó y atacó al de la familia York en Ludlow, donde fueron vencidos y el primogénito de Ricardo, Eduardo, tuvo que huir acompañado de Salisbury y su hijo el conde de Warwick.

Pero justo al año siguiente, la familia York consiguió capturar el rey y volvió a vencer al ejército real. Parecía que York tenía la primacía en casi toda Inglaterra con su imparable ejército. A continuación decidieron conquistar la parte sur de la isla y llegaron al Parlamento, en Londres, donde Ricardo anunció su intención de ser coronado rey de Inglaterra. El Parlamento y sus amigos no lo apoyaron en un primer momento, hasta que les demostró su capacidad para ser rey debido a lazos genealógicos y se aceptó que fuese rey tras la muerte de Enrique VI, así que Edouard fue apartado de la línea sucesoria. A este acuerdo se le conoce como el Acta de Acuerdo.

Ricardo de York decidió que debería contar con ela poyo de toda la isla para que le aceptaran como futuro rey. No tenía ningún problema en la capital donde era muy querido, pero sí en la zona del norte. Decidió ir con un nuevo ejército a un lugar cercano a la ciudad de York, donde se encontraba la reina Margarita de Anjou, que quiso plantar cara a York. El 30 de diciembre de 1460 comenzó la batalla entre ambos bandos en Wakefield, y la batalla se conoció con el nombre del lugar. Pese a que York había vencido en casi todas las ocasiones, en esta ocasión Lancaster ganó la batalla y se cree que gracias a una estrategia de Margarita de Anjou. La Batalla de Wakefield se saldó con la muerte de Ricardo Plantagenet y Salisbury y Edmundo Plantagenet, hijo de Ricardo, fueron hechos prisioneros. Pero además de ser hechos prisioneros, fueron decapitados bajo orden de Somerset. Las cabezas de los tres fueron colocadas en picas en la torre de la puerta de York, un acto considerado muy ofensivo al ser cabezas de gente noble.

Ahora, Eduardo de York, primogénito de Ricardo Plantagenet, era el nuevo duque de York y además el heredero al trono de Inglaterra con sólo dieciocho años. Y ahora, Warwick era el jefe de la casa Neville. Ambos primos se hicieron íntimos.

Pero todavía queda mucho por contar…

Una critica en “La Guerra de las Dos Rosas (I)”

  1. […] trono, mientraa que Warwick era el jefe de la casa Neville. Para recordar lo que ya vimos pulsad aquí. […]

Escribe una critica