La gran victoria de Aníbal: la batalla de Cannas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Probablemente, sea esta y no otra, a pesar de que no fuera la derrota más espectacular, la que mas dolió al pueblo romano, ya que los enemigos que la infringieron no fueron otros que Aníbal y Cartago, hombre y reino que más disputaron al senado romano y su República la hegemonía del Mediterráneo en la Edad Antigua, y que solo la familia de los Escipiones consiguió derrotar y cambiar el curso de la historia, pero eso es otra historia diferente de la que tratamos hoy.

Aníbal acababa de cruzar victorioso los Alpes y había infringido varias derrotas a Roma en las batallas de Trebia y del Lago Trasimeno. Esto no solo provocó que el senado destituyera al dictador Quinto Fabio Máximo, conocido por liderar una guerra de tierra quemada y corte de líneas de suministros contra Cartago, y la devolución de los poderes a los cónsules Varrón y Paulo, sino que también empujó a Aníbal directamente a tomar una de las plazas más importantes para la ciudad eterna, la ciudad de Cannas, el granero de la República Romana. Los cónsules, guiados claramente por sentimientos como el miedo, el orgullo y el patriotismo en vez que por el sentido común, reunieron un contingente jamás visto en aquellos tiempos: 8 legiones mas aliados itálicos, lo que llegan a ser 90000 hombres desplegados en aquella operación.

Estatua de Aníbal, líder cartaginés en la II Guerra Púnica.

Aníbal, conocedor de esto, arengó a sus hombres recordándoles que son guerreros veteranos que han luchado con él en muchas batallas y guió su ejército conjunto de libios, númidas, cartagineses, hispanos y galos hacia el emplazamiento de la batalla, acampando en un linde del rio Aufidus (hoy en día Ofanto), enfrente de los campamentos romanos. Conocedor de que Varrón era un hombre descuidado e impulsivo, todo lo contrario al cauto Paulo, y que ambos hombres tenían que dirigir al ejercito un día uno al siguiente el otro, aprovechaba los días que Varrón dirigía para hacer escaramuzas en las que era derrotado y aumentar la confianza romana. Finalmente, el 2 de Agosto de 216 a.C, Aníbal planto sus tropas en posiciones de batalla, un muro de infantería compuesto esencialmente por 40000 númidas, iberos y galos.

Varrón y Paulo, ante la evidente superioridad numérica, decidieron encarar todas las legiones contra la formación confederada de Cartago, que poco a poco expandía su línea para cubrir el abisal ataque romano. Tan ciegos estaban Varrón y Paulo ante su segura victoria, que no se percataron de que los flancos de caballería romana ya no acompañaban la formación. Aníbal no era un líder estúpido ni impulsivo, era un maestro de la estrategia que solo Escipión el Africano, la mente militar más grande de la Edad Antigua junto a Sun Tzu en China, consiguió superar. Este había mandado a sus ingentes tropas de caballería pesada hispana y caballería ligera númida y gala a barrer de caballería romana el perímetro y a asegurarse de que cuando las tropas chocasen, ellos cargarían por todos flancos contra el ejército romano.

Grabado renacentista representando la Batalla de Cannas hecho por el holandés Cornelis Cort.

La batalla fue un desastre para Roma. Los cronistas dicen que hubo un momento en el que los romanos se dejaron matar porque veían que la derrota era segura debido a que fueron rodeados de forma brutal y Cartago quería a Roma sin ninguno romano dentro. Los dos cónsules murieron y se estima que aparte de los 5000 prisioneros, hubo cerca de 70000 bajas entre los romanos, mientras que Cartago solo tuvo que lidiar con 6000 muertos de 50000 tropas contando caballería e infantería de forma conjunta. El número de bajas romanas solo es superable por el de la derrota de Teutoburgo en el siglo I d.C. La derrota no solo causó la definitiva perdida de Cannas en la II Guerra Púnica hasta la caída de Cartago, sino que plantó a todo el ejército de Aníbal a las puertas de Roma sin oposición alguna y, si no llega a ser por la intervención de Escipión el Africano en el norte africano, probablemente esta ciudad habría caído de forma segura.

Escritor/Editor/Redactor: Zierzo

Una critica en “La gran victoria de Aníbal: la batalla de Cannas.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Como me gusta que habléis de estas cosicas… e.e

Escribe una critica