La esvástica en la Antigüedad.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.8/5 (5 votes cast)

Fylfot, gammadion, tetraskelion, croce uncinata, suastíka, won, manji… estos son algunos ejemplos de los distintos nombres que podemos encontrar para definir uno de los símbolos más controvertidos de la actualidad: la esvástica. Y es que pensar en ella sin relacionarla con el nazismo es difícil, sin embargo, lejos de ser un invento nazi, la esvástica tiene historia, mucha historia.

Este verano de camino a Metaldays hicimos una parada en Liubliana, allí, frente al río Lfubljanica, me encontré con un grupo de personas que hablaban de algo que no era nuevo para mí: la protección de la esvástica como símbolo tradicional. Pasaron los meses y me sorprendió la cantidad creciente de grupos que tenían esa misma intención. Mi forma de “tantear el terreno” y aportar, a la vez, un granito de arena a la causa consistió en cambiar mi foto de perfil en facebook y poner la de un niño hindú con una esvástica pintada en la cabeza practicando una ceremonia llamada “upanaiana”. Las reacciones no se hicieron esperar, tampoco es que me sorprendiera: me borraron la foto, me bloquearon el facebook y mucha gente me eliminó de su lista de amigos. Los prejuicios, la incultura y la falta de sentido común es lo que provocaron todo esto y como ya sostuve aquí en una  ocasión: cumplo una obligación personal cuestionando todo lo susceptible a ser cuestionado, sin ningún tipo de censura y siendo fiel a los principios de honestidad y objetividad. Espero que os guste el artículo.

Esvástica como símbolo cosmopolita.

    Esvástica en una campana budista en Japón.

Esvástica en una campana budista en Japón.

El nacimiento de la esvástica se ha considerado a menudo relacionado con el de otros símbolos con forma de cruz, así como con la «cruz solar» de las religiones primitivas de la Edad de Bronce.

Su uso está ampliamente extendido en la India y Nepal, ya que este símbolo se tiene por un ‘connotativo’ de significado sagrado y de buen auspicio entre los hindúes. También puede encontrarse en las notas que acompañan los regalos personales y en el encabezado de las cartas.

Si viajamos hasta Oriente, es frecuente encontrar esta marca bien reconocida sobre el pecho de algunas estatuas de Buda, pues este símbolo es utilizado en el  budismo como decoración, amuleto y talismán, con la función de repeler los malos espíritus y atraer la buena suerte. Por su parte, en  Japón, es un antiguo símbolo religioso que indica la localización de un templo budista en  los mapas callejeros de las ciudades japonesas.

Fue utilizada como elemento decorativo, en las monedas primitivas de Mesopotamia.  Por otra parte, es un motivo bastante común en todo el Mediterráneo, formando parte de la cultura y arquitectura romana, representada sobre mosaicos, frisos y otras obras tanto del  mundo antiguo como de nuestros días.

También está presente en diferentes civilizaciones de América.

Teorías sobre su expansión.

Cometa modelo de Sagan.

Cometa modelo de Sagan.

Carl Sagan intenta explicar la universalidad y ubicuidad de la esvástica desde una perspectiva materialista basada en un fenómeno cometario con forma de Esvástica acontecido hace miles de años y que habría sido grabado por los hombres de distintas culturas y latitudes. Sagan opinaba que el origen probable de la esvástica era el acercamiento de un cometa con movimiento de rotación de tal manera que su eje quedara orientado hacia el observador terrestre. Varios científicos han señalado al cometa Encke como el más probable candidato para ello.

Sin embargo, esa teoría no resulta satisfactoria y la frecuencia con que es usada la esvástica alrededor del orbe puede explicarse mejor por el hecho de que es un símbolo sencillo y atractivo que puede aparecer sin dificultad en cualquier civilización que haya desarrollado la cestería, y de ahí expandirse y transmitirse con facilidad debido a los contactos entre unos pueblos y otros. La esvástica sería un diseño geométrico muy repetido, creado por los bordes de las cañas o juncos usados para fabricar una cesta de base cuadrangular.

También es posible explicar su origen basado en los estudios de Carl Jung, la esvástica como un arquetipo del inconsciente colectivo, para explicar su presencia en lugares tan distantes en el tiempo y el espacio.

Mientras que la existencia de la esvástica en América puede ser explicada por la teoría de la cestería, este hecho debilita enormemente a la teoría de la difusión cultural. Aunque ha habido quien ha tratado de explicar esto mediante la suposición de que fue transmitida por alguna temprana civilización marina de Eurasia.

El desarrollo separado pero paralelo del símbolo es la explicación más aceptada por los antropólogos.

Blasón de Leonard Chamberlayne.

Blasón de Leonard Chamberlayne.

¿Dextrógira o Levógira?

La esvástica puede aparecer de dos maneras: en sentido dextrógiro cuando gira a la derecha (o sea,cuyo brazo superior apunta hacia la derecha): y en sentido levógiro cuando gira a la izquierda (o sea, cuyo brazo superior apunta hacia la izquierda): .La diferencia entre ambas varía mucho de una cultura a otra. Por ejemplo, mientras que en el Budismo tradicional los dos símbolos se han usado indistintamente, en el Hinduismo adquieren significados enfrentados.

Nomenclatura más común.

Para explicar un poco de su historia, deberíamos saber, en primer lugar, que el significado etimológico de la palabra “esvástica” deriva del idioma Sánscrito, suástika (स्वस्तिक), un monograma generado por la conjunción de las letras su: “muy” y asti: “auspicioso”, una bendición que se usaba para desear felicidad o fortuna.

Diferentes tipos de esvásticas.

Diferentes tipos de esvásticas.

Otras formas por las que era conocido el símbolo son:

Cruz gamada (en heráldica), ya que cada brazo se asemeja a una letra griega gamma mayúscula (Γ). Asimismo tenemos que en francés es croix gammée, en inglés fylfot, en alemán Winkelmaßkreuz, en holandés hakenkruis y en italiano croce uncinata. Asimismo se usa el término gammadion (de gamma, tercera letra del alfabeto griego).

Cruz cramponada (en heráldica), ya que cada brazo se asemeja a una de las púas de un crampón (en francés: croix cramponnée, en inglés: cramponned cross, en alemán: Hakenkreuz, en italiano: croce uncinata, en holandés: weerhakenkruis, en húngaro: horogkereszt).

Tetraskel se relaciona con el nombre griego tetraskelion (lit. «cuatro piernas»). Se han encontrado tetraskeles prerromanos (tétrascelas dextrógiros y levógiros) en Vizcaya, en las estelas encontradas en Arrieta, Fórua y Busturia.4 En Busturia también se ha encontrado una esvástica levógira.

Wan, en chino, se le relaciona con el número 10.000 por analogía léxica. La esvástica es utilizada como un carácter chino más de las respectivas adaptaciones de wanzi (卍字). De Wan con el sufijo zi (que significa ‘grafía’) se deriva manji () en japonés y manja (만자) en coreano.

Sauvástica curvilínea en una pila bautismal cristiana en Alemania.

Sauvástica curvilínea en una pila bautismal cristiana en Alemania.

Diferentes culturas han modificado la esvástica y la han adaptado. En España, el lábaro es la representación más conocida de la esvástica. El lábaro cántabro procede de las estelas cántabras, discos de piedra monolíticos tallados en los siglos previos a la llegada de los romanos a Cantabria. Según algunos expertos, el nombre de lábaro es una adaptación de la palabra vasca “lauburu”, que significa cuatro cabezas. También han sido utilizadas esvásticas curvílineas de cuatro o más brazos en Aragón, donde se conocen como cuatrefuellas o «religadas». Y se pueden ver  nuevamente estos símbolos en representaciones artísticas celtas, germanas y visigóticas.

Además hay otros símbolos que tienen cierto parecido con la esvástica, como el triskel o trinacria (del griego triskelion) usado como emblema de la isla de Man o de Sicilia y recurrente motivo celta.

Significado religioso.

    Ceremonia del Upanayana.

Ceremonia del Upanayana.

La esvástica se encuentra por todas partes en los templos de la religión hindú, así como en símbolos, altares, escenas e iconografía en India y Nepal, tanto en el pasado como en nuestros días. En el hinduismo, los dos símbolos representan las dos formas del Brahman (el concepto impersonal de Dios). En sentido de las agujas del reloj representa la evolución del universo (pravritti), representada por el dios creador Brahmá,[cita requerida] mientras que en sentido antihorario representa la involución del universo (nivritti), representada por el dios destructor Shivá. También se puede ver de qué manera apunta hacia los cuatro puntos cardinales, simbolizando así estabilidad. Su empleo como símbolo solar puede verse en la representación de Suria, dios del Sol para los hindúes. Viene usándose como señal de buena suerte. También se concibe como un símbolo de poder y son populares las versiones que asemejan la esvástica a la figura de un hombre. Hasta hoy se utiliza en los iantras y en motivos religiosos hindúes. Puede apreciarse en los muros de los templos por todo el subcontinente indio. También puede encontrarse en las notas que acompañan los regalos personales y en el encabezado de las cartas. La esvástica se tiene por un símbolo sagrado y de buen auspicio entre los hindúes. Se usa normalmente en la decoración de todo tipo de elementos relacionados con la cultura hindú. El dios Ganesha está asociado con el símbolo de la esvástica. Su uso está ampliamente extendido en la India y Nepal. A veces suele presentarse indiferentemente dextrógira o levógira, sin que los ocultistas vean en ello un símbolo «negro» o «blanco». Lo que puede hacerse observar es que la esvástica dextrógira simboliza la «marcha del tiempo». Quien invierte el signo pretende pues «parar el tiempo». Lo que se corresponde perfectamente con la ética y el pensamiento místico de aquellos que intentan trabar el Kali-Iugá.

Templo budista.

En el budismo la esvástica se usa en posición horizontal (a diferencia de la esvástica nazi, que aparece rotada 45 grados en la bandera del Reich). Al menos desde la Dinastía Liao forma parte de la escritura china (en pinyin: wan4), simbolizando el carácter (wan4) quiere decir ‘todo’, y ‘eternidad’. Las esvásticas (girando a derecha o a izquierda) aparecen sobre el pecho de algunas estatuas de Buda. Debido a la asociación de la esvástica dextrógira con el nazismo, las esvásticas budistas son casi todas levógiras desde mediados del siglo XX. Este tipo de esvástica puede hallarse a menudo en los envases o envoltorios de comida china para indicar que tales productos son vegetarianos y pueden ser consumidos por budistas estrictos. Esta misma marca se encuentra en los cuellos de ropa usada por niños chinos para protegerlos de malos espíritus. La esvástica también simboliza los 4 elementos: fuego, agua, madera y tierra.

Esvástica en cerámica celtibérica procedente de Numancia

Esvástica en cerámica celtibérica procedente de Numancia

En las tradiciones protoindoeuropeas, la esvástica o rueda solar a menudo representaba al sol y su poder. Se ha relacionado con la cruz solar (un símbolo parecido a la cruz celta pero con los brazos de igual longitud) y asimismo existieron combinaciones de ambos. En la Hispania prerromana aparece entre los arévacos. En la mitología germánica, la esvástica también representa poder e iluminación, de ahí que se asociase a los dioses del trueno como Thor (la esvástica era el símbolo de Mjolnir, el martillo de Thor), en la mitología nórdica, y Taranis, en la mitología celta. En Irlanda, una rueda solar semejante se conoce como cruz de Brigit y se usa para alejar el mal.

En el cristianismo. Multitud de iglesias cristianas románicas y góticas contienen cierta decoración de esvásticas, reminiscencias de motivos romanos anteriores, ya que los cristianos la usaban para disimular una cruz y así evitar la persecución.

Según investigadores, como John Cooper, señalan que en tiempos medievales se podía encontrar en diversos templos en Europa, la figura de gammadión, una cruz formada por cuatro letras gamma (Γ) imitando la forma de la esvástica, representando a los cuatro redactores de los evangelios canónicos, libros principales del cristianismo, siendo el centro, el símbolo de Jesús de Nazaret.

Otros autores, como Guillermo Alfredo Terrera, señalan que hay evidencias de que ciertos grupos cristianos utilizaron esvásticas dextrógiras, que colocaron en sus tumbas y monumentos, al menos durante los primeros siglos de expansión cristiana en el continente europeo, pudiendo encontrarse en lugares tan diversos como la Basílica de Santa Eulalia (Mérida) o la catedral de Notre Dame (de París).

En ciertas tradiciones paganas europeas, la esvástica, en sus dos modalidades, dextrógira y levógira, es el símbolo que se utiliza para representar, respectivamente, las puertas del nacimiento y de la muerte.

En estas tradiciones, la esvástica también está ubicada en la rueda zodiacal, en los signos de Piscis y de Virgo, representando el primero la puerta del nacimiento y el segundo la puerta de la muerte. El eje que trazan ambos signos divide la rueda zodiacal en dos semicírculos. El semicírculo que va desde Piscis hasta Virgo (siguiendo el orden de los signos) representa una vida o encarnación, y el que transcurre desde Virgo hasta Piscis representa el tránsito o tiempo entre dos vidas. La rueda zodiacal entera representa el eterno transitar de una encarnación a la siguiente o metempsicosis. De ahí que en ese transitar cíclico existan dos puertas para pasar de un estado a otro; la puerta del nacimiento y la puerta de la muerte, representadas por la esvástica dextrógira y levógira respectivamente. Son puertas giratorias y el sentido de giro es vital porque determina si se dará paso a una vida o al tránsito.

Obsérvese que la esvástica dextrógira se convierte en levógira si se mira desde atrás. Lo que viene a significar que tanto el nacimiento como la muerte son relativos y dependen de la perspectiva desde la que se mira. Un nacimiento en la vida es una muerte en el tránsito, y una muerte en la vida es un nacimiento en el tránsito. Cuando un ser muere en la vida, nace en el más allá, y viceversa. Y el símbolo de la esvástica es sencillamente perfecto para representar esta idea de relatividad entre la vida y la muerte.

Pintura amerindia.

Para muchas de las tribus nativas norteamericanas, especialmente para los hopi de Arizona, la esvática simboliza la migración, realizada en oportuinidad de la llegada de los hombres al cuarto mundo a través del sipapu o la ‘vagina de la tierra’. El dios Massaw (el creador) indicó a los recién llegados a migrar en las cuatro direcciones o rincones de la tierra para aprender de la vida. Se dice también que fueron las cuatro razas quienes migraron: los blancos al norte, custodios de fuego; los rojos al este, custodios de la tierra; los negros al oeste, custodios del agua y los amarillos al sur, custodios del aire. La migración o diáspora es simbolizada por la esvástica dextrógira (gira en el sentido de las agujas del reloj). Por el contrario, la reunificación de las razas es simbolizada por la rotación levógira (en contra). Poco después de estallar la Segunda Guerra Mundial, varias naciones indígenas norteamericanas como los navajos, apaches, tohono o’odham y hopi difundieron un decreto proclamando que no volverían a usar la esvástica en su artesanía. Esto se debió a que el uso de la esvástica había llegado a tener un significado maligno. El decreto lo firmaron representantes de estas tribus. He aquí el texto del decreto:

Ya que el mencionado ornamento, que ha sido durante siglos símbolo de amistad entre nuestros antecesores, ha sido profanado recientemente por otra nación.

Por tanto establecemos que de aquí en adelante y para siempre nuestras tribus renuncian al uso del emblema conocido comúnmente como esvástica o fylfot en nuestras mantas, canastas, objetos de arte, vestido y pinturas de arena.

En la cultura andina, por ejemplo entre las sociedades moches (siglos II a. C. y VII d. C.), que se desarrolló en gran parte del norte de Perú, es conocida como “vencedor del desierto”. Estos antiguos peruanos fueron hábiles constructores de pirámides y conductos hidráulicos, además de conocedores de la metalurgia y grandes ceramistas. En el museo de sitio Huaca Rajada de Sipán, ubicado en el distrito de Zaña, en el departamento costero de Lambayeque, 900 kilómetros al norte de Lima, se exhiben una serie de cerámicas, entre los que destaca una vasija con la figura de una esvástica o cruz gamada (una cruz con los brazos doblados).

Fue encontrada por los arqueólogos cerca de la base de la pirámide mayor. La esvástica está dibujada con pintura de carbón en la cerámica. Para la cultura andina representó un “elemento geométrico del movimiento permanente de los ciclos de la vida”, según Walter Alva, descubridor del Señor de Sipán (un antiguo monarca peruano): “La esvástica que identificó al nazismo de Adolf Hitler en Alemania fue mal usada en Europa, pero para la cultura andina es un símbolo del dios del viento y el agua. No tiene ninguna connotación política”.

Escritor/Editor/Redactor: Kyrios Bromios

La esvástica en la Antigüedad., 4.8 out of 5 based on 5 ratings

2 criticas en “La esvástica en la Antigüedad.”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    An inlinlegett answer – no BS – which makes a pleasant change

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Hola,he cambiado el APN tal y como indicaba MM en sus instrucciones (poniendo int. socialmas), y como al resto de vosotros, internet no em funciona.He leido los comentarios y veo que “juanra” da otra opción de APN, pero mi BB ya no me deja meter una nueva APN (es como si me hubiera quedado bloqueado al meter ya un primer APN y no me deja meter uno nuevo)¿sabe alguien cómo podría hacer para introducir el nuevo?

Escribe una critica