La caída de Pompeya

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)

Mapa del territorio afectado por el volcán.

El tema del que voy a tratar es el de la ciudad de Pompeya, esa ciudad mundialmente conocida por quedar destruida por el volcán Vesubio. Antes de todo, aclarar que Pompeya no fue la única ciudad devastada por el volcán, puesto que Herculano y Stabias también quedaron sepultadas. Pero Pompeya es la más conocida debido a su gran tamaño.

Pompeya está situada al sur del volcán y se encuentra cerca de la actual ciudad de Nápoles. Tenía un tamaño de unas setenta hectáreas. En el año 80 a.C. fue convertida en colonia romana y desde ese momento la gente más rica de todo la urbs decidió hacerla su lugar de recreo. Se calcula que vivirían en la ciudad unas veinte mil personas, aproximadamente. Debido a que mucha gente que vivía allí tenía un gran nivel económico, había un alto porcentaje de esclavos, llegando a alcanzar casi el 40% de la población.  La ciudad tenía las características típicas de cualquier ciudad romana: sus tabernae, sus termas, sus lupanares, su circo…

Pero toda esta felicidad terminó en el siglo I d.C. Antes de la erupción volcánica, Pompeya sufrió un terremoto en el año 63 d.C. que dejó a la cuidad semiderruida, pero su final vendrá el día 24 de agosto del 79 d.C. con la erupción del volcán.

-La erupción volcánica

Al principio solo caerían rocas de pequeño tamaño que ni siquiera llegarían a la ciudad. Pero lo que sí llego fue una nube de cenizas ardientes que cubrieron toda la ciudad. En dos días la ciudad quedó totalmente sepultada bajo esta capaza de cenizas, que llegaría a alcanzar de media unos 5-6 metros. Esta capa se endureció rápidamente, lo que favoreció el que los cuerpos y las estructuras arquitectónicas se mantuviesen casi intactas. Se cree que la gente murió por una ola instantánea de calor y polvo, en vez de la teoría más antigua que afirmaba que murieron por asfixia. Otra teoría difundida es que el volcán expulsó una gran nube de gases tóxicos y se envenenó toda la población.

Las primeras imágenes que siempre se nos vienen a la mente sobre esta catástrofe es la de los cuerpos de la gente sepultados bajo las cenizas. Pues aunque se han conservado un gran número de cuerpos, se sabe que la mayoría de la población consiguió huir de la ciudad. Muchos de los habitantes que fallecieron se encontraban guardando sus pertenencias con la intención de volver a buscarlas, guardias, gente que murió abrazada… Incluso hay alfareros que estaban trabajando. Entre todos los que consiguieron salvarse, destaca la figura de Plinio el Joven (62-113), que narró la catástrofe:

“Los edificios a nuestro alrededor se sacudían y aunque estábamos en un lugar abierto, pero angosto, el temor de un derrumbamiento era grande e inminente. Sólo entonces nos decidimos a salir de la población; nos siguió una multitud aterrada. […] Nos acabábamos de sentar cuando se hizo de noche, no como cuando hay luna o el cielo está nublado, sino como cuando nos encontramos en un local cerrado con las luces apagadas. […] Había quién por temor de la muerte invocaba a la muerte; muchos alzaban los  brazos hacia los dioses, otros muchos decían que no había dioses y que aquélla era la última hora de mundo.”

-La erupción en la literatura y cine.

El libro más conocido sobre esta erupción, además de la narración de Plinio el Joven, es el de Los últimos días de Pompeya. En este libro se narra de forma ficticia la situación de unos nobles enamorados en los últimos días de Pompeya y en el final de esta ciudad. Este libro nos ayuda a hacernos una idea de cómo era  la sociedad, introduciendo a esclavos, patricios e incluso a un sacerdote de la diosa Isis (el culto a esta diosa egipcia estaba muy extendido por todo el Imperio). Este libro ha servido como base para muchas de las películas que se han hecho sobre este tema, como pueden ser las diferentes versiones que se han hecho de Los Últimos días de Pompeya.

Yo solo puedo hablar de la primera versión, que es del año 1913 y por tanto está en blanco y negro y es muda. La verdad es que recomiendo ver alguna de las posteriores, ya que los medios de esta película fueron bastante bajos y hay un gran número de errores históricos en los decorados. En cuanto al libro, lo recomiendo totalmente, puesto que es una novela entretenida y que se hace muy amena.

Los restos humanos en Pompeya.

Escritor/Editor/Redactor: Barbara_Tinuviel

La caída de Pompeya, 4.0 out of 5 based on 1 rating

4 criticas en “La caída de Pompeya”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Sin duda, la erupción volcánica más famosa es la del Vesubio. Aunque no he podido visitar Pompeya personalmente, me han contado que las autoridades italianas han gestionado muy bien estas ciudades y lo tienen todo muy cuidado. Es una pena que no se conozcan los restos arqueológicos de Santorini, donde el volcán Tera eliminó a la civilización minoica. Es más, estos yacimientos están cerrados 🙁

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Ahí tengo que decirte que los restos si están conocidos.Lo sé porque los he estudiado jaja. Lo malo es que la calidad de los materiales no era tan buena y no se han conservado casi nada, pero gracias a esos restos se conoce cómo eran los pueblos minoicos, no únicamente los castillos.
    Como detalle curioso, en Tera no murió nadie pues todos huyeron a tiempo. La única persona que ha muerto en Tera fue el propio arqueólogo pues se le cayó una pared encima o algo así.
    Lo de si están o no cerrados no lo sé >.<

  3. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Claro que se han estudiado, si no no conoceríamos las civilizaciones micénica y minoica, pero me refería a que no son tan conocidas. El año pasado estuve en Santorini y en el museo arqueológico nos contaron que los yacimientos estaban cerrados porque el típico turista estúpido de turno le dio por meterse en una zona un tanto peligrosa, que se encontraba vallada, y murió. Estos turistas…xD

  4. […] o al menos en Madrid, actualmente hay una exposición en el Centro del Canal de Isabel II sobre Pompeya. En esta exposición se recoge una pequeña muestra de lo hallado en la excavación de esta antigua […]

Escribe una critica