El origen del juego de la oca.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Por: Marta Sacri (2012)

La poca información que uno encuentra en internet acerca de este tipo de ocio en época antigua me obliga a escribir un post sobre ello. Todos hemos jugado a la oca alguna vez. Se compone de un tablero en forma de espiral, que contiene numerosas casillas con dibujos. Para avanzar o retroceder, ya que hay que llegar al centro del tablero, se tiran unos dados, que están condicionados por la casilla en la que se caiga. La mayoría de los juegos poseen casillas como: la oca, el pozo, el puente, la posada, el laberinto etc, y cada una de estas tiene características diferentes.

Remontémonos entonces al origen de este juego. Desde los primeros períodos históricos de Egipto se observan, en las capillas funerarias, escenas que representan a una o varias personas jugando a un juego de mesa, conocido como Mehen. Este nombre lo toma de la serpiente mitológica, que, al contrario que su enemiga  Apofis, protege a la barca solar contra las fuerzas del mal en su viaje por la Duat, el Inframundo egipcio. En los museos de Louvre y Leiden, se encuentran dos tableros de este arcaico juego. Su tablero consiste en una serpiente enroscada, que se corresponde con la ya mencionada Mehen, y esta mira a los jugadores mientras saca la lengua, gesto que tenía cierta simbología mágica en el Antiguo Egipto. En un lateral, escondida, encontramos una oca, la de Amón, que liberaba al sol de las tinieblas. Una vez traspasados todos los obstáculos de su viaje al más allá, la oca solar podría dar a luz a su polluelo, el astro rejuvenecido. La oca en el Antiguo Egipto incubaba el huevo de la Creación, por tanto, simbolizaba, en cierto modo, el renacimiento del espíritu. El objetivo del juego era esquivar todas las trampas que esperaban al jugador en la Duat…quiero decir, tablero, en su viaje para la reencarnación.

Tablero de Mehen.

Tablero de Mehen. La oca se encuentra en el extremo derecho.

Quizá el considerable tamaño del tablero hiciera que a partir del Imperio Nuevo nos encontremos con variantes y simplificaciones  tales como el conocidísimo Senet. La mesilla de juego se hace mucho más pequeña, reduciéndose a una caja rectangular con treinta casillas. Varias de estas contienen el símbolo del agua, que evoca al pozo de nuestros días. Su nombre, en castellano, significaría «pasaje», y, los textos que aluden a él muestran su vinculación con el mundo de los muertos.

Senet de Tutankamón

Senet perteneciente al ajuar funerario del faraón Tutankamón.

Esta simplificada variante se puede admirar, por ejemplo, en el ajuar funerario del faraón Tutankamón, pero, sobretodo, en los bellísimos frescos de la tumba de la Esposa Real favorita de Ramsés II, la gran Nefertari. En una de las paredes de su morada eterna la reina está sentada bajo una especie de cenador de  tallos de papiro mientras juega al Senet. En un principio parece que juega contra los adversarios invisibles, los muertos, para progresar en su viaje hacia el más allá, si gana, el objetivo principal en la vida de un egipcio se habrá cumplido.

En cuanto a las fichas con las que se jugaba, se han encontrado peones en forma de casa, y leones y guepardos en posición de esfinge. Para los más ricos, los peones podían adaptar forma circular o de polea donde se inscribían los nombres de los propietarios. Para avanzar o retroceder, ya que los dados no existían, se lanzaban tabas o varillas bifaces.

Tumba de Nefertari

Representación de la Esposa Real de Ramsés II, Nefertari, jugando al Senet durante su viaje al más allá.

A lo largo de los años, este juego ha sufrido innumerables cambios, ya que cada pueblo o civilización lo ha adaptado según sus gustos o hábitos. Los templarios lo adaptaron inspirándose en el camino de Santiago, y, los Médici le regalaron a Felipe II de España un tablero del juego, aunque no fue hasta bien entrado el siglo XVIII que este famoso pasatiempo se empezó a comercializar.

Bibliografía:
-Desroches Noblecourt, C. (2006): La herencia del Antiguo Egipto. Editorial Edhasa: Barcelona.

2 criticas en “El origen del juego de la oca.”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Me ha encantado *__*

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Yo juego online a este juego !! *.* pero siempre me gana el ordenador… no se como lo hace.
    En cual quier caso, mis felicitaciones a la escritora del artículo. Me ha gustado encontrar uno referente al juego de la Oca en e Antiguo Egipto y éste es claro, conciso y está muy bien redactado.

Escribe una critica