Instrumentos folklóricos de viento en la música sudamericana

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Por: Marta Sacri (2011)

La semana pasada estuve en una exposición que hay en Madrid llamada «Tehotihuacán. Ciudad de los dioses» donde pude contemplar más de cuatrocientas piezas pertenecientes a los museos más importantes de Mesoamérica. Varias de esas piezas, que tendrían miles de años de antigüedad, eran flautas y tambores, y pensé: ¿Por qué no acercar la música folklórica sudamericana a la gente del blog? No todo son rancheritas y frijoles (que bien ricos que están oigan), a si que esto es lo que me dispongo a hacer ahora. No soy una gran experta pero conozco varios instrumentos y música para daros unos conceptos generales. En este apartado sólo me dedicaré a los de viento.

Quizá uno de los instrumentos más importantes y conocidos de la música folklórica latinoamericana sea la flauta de pan. Cuando digo flauta de pan me refiero a todas. A TODAS: zampoña, siringa, nai, toyos, antaras, chulis y todos los millones de nombres que pueda tener. ¿Cuál es la diferencia entre todas ellas? En realidad poca cosa. Todas comparten la característica de ser instrumentos de viento compuestos por una hilera de tubos huecos tapados por un extremo. Algunas son un poquitín más arcaicas como la antara, que proviene de Perú, y otras tienen dos filas de tubos como la zampoña (que no zanfoña). Quizá tocar cualquier chorradita en un instrumento como este no es muy difícil pero llegar a dominarlo si que puede llegar a serlo, aunque al menos, nos queda el consuelo de que no es un instrumento muy caro. Aún así, ¡piénsatelo bien si te lo vas a comprar! Es complicado hablar del origen de estos instrumentos ya que son muchos (casi todos con las mismas características, sólo diferentes nombres), pero puedo deciros que en la época de los teotihuacanes, que son anteriores a los mayas, ya existían. A si que como véis, estas graciosas hileras de tubos acompañan al hombre latinoamericano desde hace miles de años.

Continuemos pues. También existe la quena, otro instrumento de viento, pero este es de bisel. Es muy popular en la música de los Andes y es fabricado con caña o madera. Tiene siete agujeros, uno de ellos atrás para el pulgar. Alguno de vosotros ya se habrá aventurado a buscar su nombre en Google imágenes y habrá pensado: ¿Cómo puñetas puedo tocar eso? Pues bien, nunca he tocado ninguna quena (TODAVÍA) pero puedo deciros que los instrumentos de bisel se tocan de manera muy similar a una flauta travesera o una de pan a si que no parece muy difícil…quién sabe. Esta pequeña flauta es de origen preincaniano, es decir, surgió antes que la civilización inca; por lo tanto, es otro instrumento que acompaña al hombre latinoamericano desde hace mucho tiempo aunque es menos popular que la flauta de pan y mucho menos utilizada en general.

Quena

Otra flautilla bastante curiosa es el moceño. Es un instrumento que me aventuraría a decir que ninguno de vosotros ha escuchado nunca. Es completamente comprensible, nadie está tan jodidamente de la olla como yo y se dedica a buscar cosas de estas. Es sólo característico de Bolivia, y ni siquiera de Bolivia entera, sólo de una pequeña región llamada Inquisivi (ni idea ¿verdad? Pues yo ando igual). Tiene un tamaño descomunal y debido a ésto, se sopla a través de una caña adosada en paralelo que hace que el aire llegue hasta la boquilla. Posee cinco orificios en su cara anterior que emiten sonidos graves y dulces a la vez. Lo más curioso es que sólo se construye con madera de un determinado tipo de árbol llamado «tuquru», característico de la zona. ¡Ah! y casi se me olvida, es mejor que no se confunda con el mohoseño, una danza tradicional boliviana.

El pututu, es el equivalente latino al cuerno nórdico. Originariamente se fabricaba con una caracola marina de un tamaño bastante importante. El pututu era utilizado por lo pueblos de habla quechua en tiempos prehispánicos, sobre todo en la etapa inca, para llamar a reuniones o dar avisos de algo. Es utilizado como instrumento ritual en la cultura atacameña, y está presente en los grandes rituales de los ritos del agua y en las fiestas de los Santos Patronos.

Por último, para que veáis que no soy mala y os enrollo con instrumentos preciosos que todos queremos poseer pero no tenemos suficiente poder adquisitivo, voy a hablar de la conocidísima ocarina. Este instrumentillo es también bastante arcaico, ya los quechuas ya lo utilizaban para hacer su música; pero en realidad, se hizo famoso en 1998 debido al videojuego «The Legend of Zelda: Ocarina of Time» (para mí sin duda el mejor videojuego de la historia) y en sus secuelas. También lo hemos visto en algunos episodios de Dragon Ball y en Pokemon, ¿y por qué? Porque a raíz de esto se hizo famoso en todo el mundo, sobretodo en Japón, a si que es muy común encontrarte ocarinas (de plástico u_u) fabricadas allí. Aunque son características de la música latinoamericana también la podemos encontrar en la música gallega. Hay infinitas clases de ocarinas, fabricadas de diferentes materiales (de hecho, hay un hombre que se dedica a fabricar ocarinas con hortalizas y sube sus videos a youtube, cachondísimo), diferentes formas, tamaños…a si que como comprenderéis, no puedo enseñárloslas todas. Las dos ocarinas principales son la de cuatro agujeros y la de diez. La de cuatro agujeros es chiquitina y redonda y tiene un sonido muy agudo y, la de diez, es la que todos conocemos, la de Zelda, que tiene una forma un tanto extraña. Dependiendo de la ocarina, podrás tocar en distintas octavas, pero en general es un instrumento que alcanza bastantes notas.

Ocarina

Mi consejo: Si se os fue la pinza tanto como a mí y decidís compraros una, no os aconsejo para nada que sea de plástico porque entonces sonará como una cornetilla chunga, y no queremos sonido de cornetilla chunga, queremos sonido de ocarina. Una de barro es la mejor opción y en cuanto a diseño, eso lo elige cada uno. No es un instrumento muy difícil de manejar pero hay que aprenderse todas las combinaciones de notas y, tapar muy bien los agujeros, que eso condiciona muchísimo el sonido. Y sí, hay tutoriales en Youtube para tocar las canciones de Zelda ¿acaso hay algo mejor que sentirse Link?

 Espero que os hayan gustado estos maravillosos sonidos latinos 😉

6 criticas en “Instrumentos folklóricos de viento en la música sudamericana”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

    yo te saludo diosa de lso instrumentos folklóricos ! flipante!

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

    Genial, como siempre. Tus posts al menos les interesan a todos, que el mio de mitologia no lo ha leido todavia nadie :'(

  3. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 1 vote)

    ¡¡Eso es mentira!! ¡¡Yo me lo he leído!! que no haya comentarios no significa que no se lo haya leído nadie…xD

  4. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

    Pero esa es la sensacion >.<

  5. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 2 votes)

    gracias me sirvio demasiado para realizar mis tareas

  6. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    O Museu de Olaria sempre em gdrnae!Deve ter sido muito divertido para os alunos…Eu recordei esses instrumentos que se vendem em Barcelos. c9 bom recordar a infe2ncia e os seus sons… obrigada pela partilha.Parabe9ns aos professores pela valorizae7e3o destas atividades.

Escribe una critica