Historia y cultura china (II). El Imperio Qin.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Durante los Reinos Combatientes, periodo de anarquía política, siete rivales compitieron por el poder. En un principio, se enfrentaron Chi, Chu, Han y Wei. Sin embargo, en el siglo III a.C., los Qin, considerados los menos chinos por su condición de Estado fronterizo, sometieron el noroeste y el oeste gracias a su avanzado desarrollo militar.

En esta época se dieron grandes transformaciones económicas y sociales, entre ellas el uso del hierro. La población aumentó, y la industria y el comercio germinaron. Pronto surgieron nuevas escuelas filosóficas; confucianismo, taoísmo y legalismo. Además, se desarrolló la tecnología y la ciencia.

El primer emperador de China fue Yingzheng, que tomó el sobrenombre de Qinshi Huangdi, coronado en el 221 a.C. . La dinastía Qin unificó China debido al sistema legalista basado en un código nacional de castigos y recompensas para conseguir la obediencia del pueblo y la disciplina del ejército. El emperador trasladó la capital  a Xianyang.

El emperador Huangdi.

El territorio fue dividido en 36 distritos, controlados por tres autoridades: un gobernador civil, un gobernador militar y un inspector imperial. Las provincias se subdividieron en condados gobernados por magistrados, un cargo no heredable y dependiente del gobernador del distrito. Además, se abrogó el feudalismo y la servidumbre.

Además, con este emperador se construyó la Gran Muralla China para proteger el territorio de los ataques bárbaros, y  alrededor de 7000 guerreros de terracota. Huangdei, legalista, quemó numerosos escritos de Confucio, además enterró vivos a más de 400 eruditos practicantes del confucianismo.

En cuanto a la política exterior, los ejércitos partieron hacia el sur para conquistar el delta del Río Rojo (Vietnam), y ampliaron las fronteras hacia el suroeste. El ejército usaba mayormente la caballería

El emperador Huangdi fue un hombre obsesionado con la inmortalidad,  un soberano cruel y tirano. Dicen de él que tomaba mercurio para alargar su vida, lo cual le llevó a la locura y probablemente aceleró su muerte. Fue enterrado junto con los guerreros de terracota que mandó tallar, y que supuestamente le servirían en el más allá.

Qinshi Huangdi murió en el 210 a.C., y su dinastía no duró mucho más. Cuatro años después, y debido a los cambios que promulgó, su dinastía desapareció. En su lugar, el poder fue ocupado por Liu Pang, un antiguo funcionario Qin, fundó la dinastía Han, que copió muchas líneas generales de su predecesora, pero algo más suavizada. Además restauró los principios feudales abolidos por Huangdi, e impuso un gobierno centrar y administración local eficaces. El legalismo fue abandonado, y para horror del recuerdo de Huangdi, sustituido por el confucianismo.

Escritor/Editor/Redactor: Kerstin Stanne. 

Escribe una critica