El extraño legado de Harald Bluetooth

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Artículo realizado por: Paul Andrews

Rebuscando en la infinita lista de artículos de este blog, no fui capaz de encontrar nada más que una pequeña mención del “otro” Harald famoso: ¡Diente Azul! Personaje clave en la historia del norte, gran rey y unificador, cuyo trabajo cambió radicalmente la vida de daneses y  noruegos y que persiste hoy en día de una forma cuanto menos curiosa.

Bautismo de Harald Bluetooth

Bautismo de Harald Bluetooth

Harald Gromsson (su verdadero nombre) nació alrededor del 935 d.C.; hijo del Rey de Dinamarca Grom El Viejo y de su mujer Thyra Dannebod. En su periodo de formación recibió dos enfoques aparentemente opuestos pero que se revelarán fundamentales para el éxito de su reinado: la dura disciplina militar y política de su padre y una tranquila educación filo-cristiana por parte de su madre. Cuando sucedió al trono en 958 d.C, el reino de Dinamarca solo comprendía la península de Jutlandia y mantenía frías relaciones con los reinos colindantes con los que se peleaba por el control de las rutas comerciales más rentables. Gracias a su poderoso ejército conquistó todo el territorio del actual estado europeo y con sus habilidades políticas consiguió el mando directo de las regiones de la Pomerania, Escania, Normandía y Vik.

Sin embargo, dos éxitos destacan de entre el resto y marcan como ningún otro su fama. En 970 se alió con el conde noruego de Lade, Haakon Sigurdsson, y junto a él planificó una siniestra conjura: invitaron a Dinamarca, con la excusa de un tratado comercial, al Rey de Noruega Harald Mantel Gris, estipularon un falso contrato y a continuación lo asesinaron junto a sus descendientes. Pactado entre los dos conspiradores, Sigurdsson se quedó como jefe activo y Harald fue nombrado Rey de Noruega. Su segunda gran obra política fue la conversión de Dinamarca al cristianismo. Como bien habéis leído esto fue una conversión totalmente política, no hija de extrañas visiones nocturnas, revelaciones en batalla o salvaciones milagrosas. El Rey entendió el poder de esta “nueva” religión, el aura de sacralidad y misterio que hubiera creado en torno a su persona y la facilidad de control político que brindaba. Numerosas son las versiones sobre el proceso de conversión y se duda también de su éxito inicial, sin embargo a partir de su reinado los dioses vikingos y los rituales ancestrales empezaron paulatinamente a desaparecer hasta que finalmente el cristianismo los suplantó definitivamente (basta con decir que el actual himno real de Dinamarca se titula «El Rey Cristiano»). Su gran reinado acabó alrededor del 987, se dice por mano de su propio hijo Sweyn Barba Ahorquillada que, ansioso por subir al trono no dudó en usar una de las técnicas típicas de su padre: el regicidio.

Grabado en runas del rey Harald

Grabado en runas del rey Harald

Como habéis podido notar los reyes nórdicos daban a sus apodos casi más importancia que a sus títulos reales; ¿pero de donde viene Diente Azul? Al intentar averiguarlo me he topado con toda clase de explicaciones científicas, absurdas, plausibles y algunas absolutamente poco creíbles. A continuación os pondré algunas y dejaré a cada uno de vosotros la elección según el gusto personal: Hay quien dice que padeció eritroblastosis fetal, quien lo atribuye al hecho de que fuese de pelo moreno y ojos castaños en un mar de rubios con ojos azules. También se ha pensado que mordió la lanza de un enemigo en batalla y el barniz azul le manchó los dientes, otros creen que le gustaban mucho los arándanos, otros que suponen que obligaba a sus guerreros a pintarse los dientes de azul en batalla, etc, etc, etc.

No obstante, sus hazañas legendarias no han sido las culpables de brindarle tanta fama. Hoy en día cada uno de nosotros tiene un pequeño rey vikingo en su bolsillo, si se me permite la expresión o, cuanto menos, sus iniciales. Cuando en el año 2000 todas las mayores compañías tecnológicas mundiales tuvieron que decidir el nombre del dispositivo que permitía el intercambio de datos entre instrumentos de diferentes marcas, y por tanto UNIFICAR la red, optaron por poner las iniciales rúnicas de ese gran rey que unió Dinamarca y Noruega. ¡Había nacido El Bluetooth! Los fans de George R. R. Martin además estarán familiarizados con el termino «El Rey en el Norte», que es como los daneses solían llamar a su Rey Harald “Bluetooth” Gromsson.

La unión de estas dos runas, las iniciales del rey, dan lugar al conocido logo.

La unión de estas dos runas, las iniciales del rey, dan lugar al conocido logo.

 

 

Una critica en “El extraño legado de Harald Bluetooth”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Interesantísimo artículo, me ha gustado mucho 🙂

Escribe una critica