Guy Fawkes y la Conspiración de la Pólvora (2)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Ya ha llegado la segunda y última parte de éste tema. En la primera parte, se explicó un poco la vida de Guy Fawkes, el principal protagonista de toda esta trama, pero ahora me voy a centrar justamente en lo que ocurrió.

Recordamos un poco el contexto: estamos a finales del siglo XVI y a principios del XVII, en Inglaterra. Ya desde el reinado de Enrique VIII (de la familia Tudor), el cual arrebató el control de Roma sobre la Iglesia Inglesa, existieron constantes tensiones religiosas. Los católicos se vieron muy presionaron por un creciente protestantismo. Así, la Reina Isabel, la hija del anterior, obligó a toda la población aceptar a la corona como órgano político de control tanto de la iglesia como el estado, instaurando duros castigos a aquellos que se negaran. Cuando la salud de la misma empezaba a mostrar que le quedaban pocos años de vida, surgieron bastantes candidatos, de los cuales ascendería al trono Jacobo VI de Escocia (y/o I de Inglaterra), el cual recibió el apoyo de bastantes sectores de la población. Su actitud frente a los católicos fue bastante mas moderada, incluso podríamos decir tolerante (declaró que prefería que los católicos recurrieran al exilio a castigarles por sus creencias, y que no juzgaría a nadie con creencias ajenas a la Iglesia Inglesa mientras que no «hiciera ruido»). Dicho comportamiento se vio reflejado en la creciente esperanza de los católicos ingleses y de los países europeos de dicha creencias de cambiar de una vez la Iglesia Inglesa según sus intereses, mientras que la fallida guerra de la Armada Invencible en su intento de conquista a Inglaterra hizo que el papado viera mas difícil el control religioso de las islas.

Y bien, nos centramos en la conspiración. ¿Qué es lo que se pretendía? La primera hipótesis es obvia, instaurar el catolicismo. Otra hipótesis es la de echar a los jesuitas, y reforzar la presencia del protestantismo. Fueran los que fueran los propósitos, ambos pasaban por el mismo punto, asesinar al rey Jacobo, a parte de otras personas cercanas a el y miembros del Consejo Privado. Igualmente, estaba planeado el secuestro de la hija del rey, Isabel, para posteriormente nombrarla heredera.

Catesby, después de haber participado en otras conspiraciones y en la rebelión del Conde de Essex, en el cual fue herido, capturado y puesto en libertad por una enorme suma de dinero, quiso ayudar al reino español a invadir Inglaterra, asegurando un masivo apoyo por parte de los católicos británicos, usando a Thomas Wintour como emisario. Aún así, las intenciones del rey Felipe III era firmar la paz. Ambos se reunieron para planificar una enorme explosión en la Cámara de los Lores, justo el día de la ceremonia de apertura del parlamento. También estuvo presente John Wright, un devoto católico que aseguraba ser uno de los mejores espadachines de aquella época (participó igualmente en la rebelión del Conde de Essex). El hermano de John, Christopher, intentó buscar ayuda española para sus propósitos, conociendo a Fawkes (cuya historia ya la conocéis), y tras la negativa de los españoles, volvieron a Inglaterra para dar la noticia a sus compañeros. Semanas después se unió Thomas Percy, el hermanastro de Catesby.

La primera reunión importante se ejerció un 20 de Mayo de 1604 en la habitual residencia de Thomas Wintour, acompañado de John Wright, Guy Fawkes, Catesby y Thomas Percy. Tras la reunión volvieron a sus casas, pensando que tenían hasta el mes de Febrero del 1605 debido a los horarios establecidos del Parlamento (o eso creían). Percy se alistó a la guardia real, teniendo la posibilidad de instaurar una base cercana a Londres, una casa de la que Fawkes, haciéndose pasar por un sirviente de nombre «John Johnson», se hizo cargo. Posteriormente, el edificio fue ocupado por comisarios escoceses, escogidos por el rey para considerar la unificación de Inglaterra y Escocia. Así, los conspiradores se refugiaron en otro alojamiento, donde guardaban la pólvora y otro material que necesitaban. Robert Keyers también fue admitido en el grupo, el cual se encargó del alojamiento/almacén.

Tras unos meses, el Parlamento anunció el retraso de su apertura hasta Octubre de 1605, mientras que los protagonistas ya estaban cavando un túnel para colocar la pólvora (el cual nunca se llegó a descubrir; además, es una teoría que no tiene demasiado sentido, ya que ninguno de los miembros de la conspiración jamás practicaron la minería, lo cual haría extremadamente difícil de llevar a cabo, y de hecho, ninguno de ellos reconoció la existencia del mismo). En el caso de que fuera cierto, el 6 de Diciembre, cuando ya habían acabado las negociaciones de los comisarios escoceses y los conspiradores estaban cavando su túnel, hasta que escucharon un ruido desde arriba, provocado por la aquel entonces viuda del teniente, que estaba limpiando el cuarto subterraneo que se situaba justo debajo de la Camara de los Lores, donde dejaron temporalmente escondidos los explosivos. El 25 de Marzo de 1605 consiguieron el arrendamiento de dicho cuarto. El 20 de Julio ya disponían de 36 barriles de explosivo. A finales de Agosto, Fawkes y Wintour descubrieron que éstos estaban deteriorados, por lo que tuvieron que adquirir mas suministros.

El plan final se determino ya en Octubre entre taberna y taberna, quedaría de la siguiente forma: Fawkes sería el encargado de encender la mecha y huir por el Támesis, mientras que una revuelta en Midlands aseguraría el secuestro de la princesa. Posteriormente, Fawkes debería de salir hacia el continente europeo para correr la voz de lo sucedido entre los grandes núcleos del catolicismo. Diez días antes del acto de inauguración, un noble católico, William Parker, barón de Monteagle y cuñado de Tresham, uno de los miembros de la conspiración, recibió una carta anónima en la que se le advertía del peligro que corría al asistir a la ceremonia del rey. Los posibles autores de la carta pudieron ser varios. Tras ser la carta entregada al rey, surgió una búsqueda dirigida por Thomas Howard, para registrar los alrededores.

Encontraron un pila de leña debajo de la Cámara y a Fawkes, que se encubría con otro nombre y que declaró que la madera pertenecía a su maestro, Thomas Percy. Mientras que se fueron a informar sobre sus hallazgos, Fawkes salió del edificio. El hecho de haber nombrado a Percy hizo al rey sospechar, y ordenó que se volviera a registrar el cuarto subterráneo. Por la noche, volvieron a aquel lugar, y volvieron a encontrar a Fawkes, que tenía consigo yesca. Tras levantar los montones de madera, descubrieron los barriles. «John Johnson» fue arrestado y llevado ante el rey el día 5 de Noviembre. Ese mismo día fue ejecutado, junto con los miembros que fueron capturados, «en el mismo lugar que habían planeado demoler», frente a Westminster, siguiendo la costumbre con los traidores: «Colgándoles del cuello sin dejarles morir, seccionándoles los genitales, echándolos al fuego ante sus propios ojos y, hallándose aún vivos, destripándoles y arrancándoles el corazón antes de decapitarles y despedazarles. Luego se expondrían ante el público las cabezas clavadas en picas y serían arrojados los restantes trozos a los pájaros para su alimento». Todos los miembros al final acabaron capturados por la guardia inglesa.

Las consecuencias de dicho intento de atentado son obvias: represión y duras condiciones para los católicos, que se mantuvieron hasta el siglo XIX. Otra consecuencia es la festividad popular que derivó de todo ésto, la cual se le da el nombre de «Guy Fawkes Night» o «Bonfire Night», y que hoy en día sigue celebrándose.

Ésto es todo amigos. Un hecho histórico muy interesante que nos vuelve a dejar con la intriga de lo que hubiera podido pasar si el plan se llegara a efectuar. Espero que os haya gustado el material tanto como a mi. ¡Nos vemos en el siguiente post!

Escritor/Editor/Redactor: hookwallet

Escribe una critica