Giuseppe Arcimboldo: ¿Locura o genialidad?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Arcimboldo - El Bibliotecario

Seguramente un cuadro de estas características no llamaría mucho la atención estos días, debido a la inmensa cantidad de obras innovadoras que trajeron consigo los pintores vanguardistas de principios del siglo XX. Pero los cuadros de este pintor italiano llamado Giuseppe Arcimboldo destacan, principalmente, por la época en la que fueron pintados.

Su fecha de nacimiento es 1527, lo que le sitúa en el Manierismo, aquel movimiento tanto artístico como intelectual que conjugaba elementos del Renacimiento y del Barroco. Sin embargo, su colocación en una corriente pictórica en particular ha sido difícil, sus fechas y su concepción de unión entre el ser humano y la naturaleza fueron determinantes a la hora de inscribirle en el Manierismo, sobretodo porque sus pinturas chocan con las de otros pintores del movimiento como El Greco o Vasari. Uno se sorprende al ver sus retratos y la fecha en la que fueron pintados, ya que algo así no se había hecho nunca. Entonces, ¿era Arcimboldo un genio o un loco? Seguramente un poco de ambas, como otros muchos artistas a lo largo de la historia. Durante toda su vida, el pintor italiano se dedicó principalmente a los retratos, pero estas figuras retratadas estaban hechas de objetos, frutas o flores, aunque a pesar de este detalle, prácticamente se puede reconocer a la persona retratada.

Arcimboldo, que provenía de una familia de pintores, empezó trabajando como diseñador de vidrieras y frescos de catedrales locales cuando tenía apenas veinte años. En 1562 se convierte en el retratista de corte de Fernando I de Habsburgo, rey de Hungría y hermano de Carlos I de España. Más tarde se hace también decorador  y diseñador de vestuario en la corte de Maximiliano II y Rodolfo II, hijo y nieto respectivamente del monarca de Hungría. Sus pinturas religiosas tradicionales han caído al olvido, si bien se le recuerda por sus fantásticos retratos descritos anteriormente. Cada objeto utilizado por Arcimboldo se unía al retratado como si fuera una parte más de su anatomía, y estos objetos no eran escogidos al azar, sino que estaban relacionados con el sujeto en cuestión. Por ejemplo, en el cuadro que se observa en la parte superior del artículo, El bibliotecario (1566),   es retratado un hombre dedicado a esta profesión, y está compuesto principalmente por libros. Fue un cuadro que recibió numerosas críticas negativas, ya que el pintor italiano criticaba la hipocresía e ignorancia de la gente adinerada que sólo compraba libros para lucirlos en sus estanterías.

Muere en Milán en 1593. Un siglo más tarde, durante la invasión de Praga por el ejército sueco en la Guerra de los treinta años, se saquearon muchas de sus pinturas. En el siglo XX, Salvador Dalí revivió las extrañas obras de este pintor italiano que, sin duda, rompió sin miedo con todos los canones artísticos de la Historia del Arte.

Escritor/Editor/Redactor: Marta Sacri

Escribe una critica