Gengis Kan, el terror mongol.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (2 votes cast)

Gengis, o Genghis Kan nació en el valle de Dulun-Boldaq, probablemente en 1162; ni los mongoles ni los rusos se ponen de acuerdo. Unos dicen que nació en Mongolia, en un lugar muy cercano a la frontera rusa, mientras que otros afirman que su alumbramiento tuvo lugar en la Rusia asiática, concretamente en Chitá. Sea como fuere, Gengis Kan construyó uno de los mayores imperios que el planeta ha conocido: El Imperio Mongol.

Sin duda alguna, Gengis Kan vino al mundo en una de las regiones más frías de Asia. Pertenecía a una pequeña tribu mongola, el clan Borjigin, nómada, que vagaba por las estepas del desierto del Gobi.   Eran kiutes, grupo del suroeste del lago Baikal. Gengis Kan era hijo del jefe Yesugei. La mujer de este, Oelon-Eke, había llamado al hijo de ambos Temujin (“el mejor acero”).

 Sin embargo, la posición y la familia de Temujin se vieron truncadas debido a la muerte de Yesugei, asesinado por los tártaros. El muchacho era demasiado joven para asumir el control de clan, y pronto los aliados de Yesugei desertaron, pues no serían gobernados por un niño y su madre. Desde entonces, la familia de Gengis Kan se vio obligada a deambular, alimentándose de su escaso rebaño y de pescado. Además, sufrieron la persecución de los clanes rivales, como los taieschutos. El joven Temujin fue apresado y amordazado con un yugo para ser vendido como esclavo; afortunadamente, el chico fue capaz de liberarse. Mató al guardia con el yugo y se escondió entre los matorrales, donde convenció a un cazador para que le cortase las ataduras. Así pudo volver a su antiguo campamento, donde poco a poco llegaron otros jóvenes para unírsele.

Gengis Kan encontró refugio en Ulan Bator, entre los kerait, tribu liderada por Toghril Beg. Gracias a su ayuda, derrotó a los merkit, y a los tártaros, vengando así la muerte de su padre.  Lentamente, Temujin, a través de pequeñas incursiones, fue adquiriendo fama. Numerosos nobles mongoles se convirtieron en sus aliados, hecho que despertó la rivalidad de Toghril, a quien asesinó.

Los planes de Gengis Kan incluían, entre otros, la guerra contra Tartugai, militarmente mucho más poderoso que su ejército. Sin embargo, el joven logró vencerlos. Gracias a innumerables victorias, las tribus que le habían abandonado a su suerte tras la muerte de su padre volvieron con él y le proclamaron jefe.

De esta manera, el pequeño e “indefenso” Temujin fue elegido rey de los mongoles en el año 1206. Nadie se opuso a su nombramiento, el cual se celebró con gran alegría. Le dieron el nombre de Gengis Kan, cuyo significado viene a ser “Príncipe Universal”. Uno de los objetivos primordiales de Gengis Kan fue, la de fortalecer y enriquecer su propia tribu, así como llevar a cabo la conquista del mundo. Sin embargo, no contaba con un ejército muy numeroso, y basó su estrategia militar en el empleo de la caballería ligera.

Gengis Kan, al parecer, no era un gobernante benévolo, sino que más bien encarnaba la figura de un soberano cruel y sanguinario. No se conformaban con someter a los pueblos conquistados y vencidos, sino que disfrutaba con la destrucción del territorio y las ejecuciones masivas. Tanto fue así, que acabó asesinando a su mejor amigo de la infancia, con quien había crecido y compartido el pan: Yamuga. Éste, harto de ser un segundón, le exigió más poder. Yamuga murió estrangulado sin que Temujin se despeinara.

Lo primero que hizo Gengis Kan fue unir y someter las distintas tribus que poblaban las estepas mongolas. Les inculcó en sus súbditos la idea de nación, y les obligó a trabajar en la producción de alimentos y armas. Además, también reclutó pequeñas poblaciones turcas. En el 1211 de nuestra era, tras reunir a tantos guerreros como le fue posible, invadió el norte de china, y dominó al imperio Qin. No le costó demasiado, pues éste se hallaba sumergido en diversas guerras civiles En su avance llegó a cruzar la Gran Muralla ayudado por los jitán. En 1215, la actual ciudad de Pekín, entonces conocida Cambaluc, cayó en sus manos. Al frente de esta zona, nombró al general Muqali.

El Gran Kan volvió a Mongolia, donde un puñado de tribus, entre ellas algunas turcas, se había rebelado. Poco a poco se adentró en las zonas de Asia occidental, conquista Kazajstán a su paso, y se enfrentó a los Corasmia.  Gengis Kan, sin embargo, se dio cuenta de que sus dominios formaban parten de la ruta de la seda, y así, con el comercio podría ayudar a su gente. Envió una caravana de 1500 cabellos a un Estado vecino musulmán, Kahezm. El gobernador creyó que eran espías, y tras consultar con el sultán, masacró a los embajadores. Un segundo emisario enviado por Temujin fui humillado públicamente. A partir de entonces, el Gran Kan, furioso, dirigió su ofensiva hacia el imperio musulmán de Karhezm. El sultán, Mohamed, murió en el 1220, hecho que propició la marcha de los mongoles hacia el sur de Rusa, atravesando el río Dniéper. De esta manera, Temujin llegó hasta Bulgaria. Toda Europa tembló al paso de Gengis Kan; su presencia fue devastadora, y conmocionó  al mundo.

Yurta, tienda típica de las tribus nómadas mongolas.

Después de asolar Europa, regresó a Mongolia, decidido a derrotar a los altaneros chinos. A los pies de Temujin se arrodillaron Corea y las zonas de Merv, Gazni y Harat de Afganistán. Su imperio abarcaba desde las costas coreanas hasta el Cáucaso y el sur de Rusia. Karakoum se convirtió en la capital de la potencia mongola. Nunca contó con demasiados hombres, pero sin embargo, fue capaz de vencer ejércitos verdaderamente numerosos. Tanto es así que nunca perdió una batalla.

Como ya he dicho antes, la estrategia militar de los mongoles se basaba en una caballería resistente, potente, rápida y ágil. Atacaban al enemigo en reducidos grupos, de manera que los ofensores pensaran que era toda la fuerza de la que disponían. Éstos se replegaban, y el contrario creía que se retiraban. Cuán equivocados estaban. El verdadero grueso del ejército mongol no tardaba demasiado en aparecer. Todo eso mientras los arqueros disparaban flechas con puntas de acero.

El mastín tibetano era alimentado a base de carne humana, y solía ser un perro muy fiero. Gengis Kan criaba esta raza para infundir terror en sus enemigos.

Además, Gengis Kan, antes de invadir un territorio, enviaba mercaderes a estos, para saber cuál era la situación política, los puntos débiles de los soberanos y provocaba diversas luchas internas. También se valió del terror y del miedo; un arma muy eficaz. Recordaba a sus adversarios la crueldad que desataba sobre quienes se le oponían. Las ciudades que presentaban resistencia eran arrasadas hasta los cimientos. Sin embargo, Gengis Kan no dejaba supervivientes. Sus hombres obligaban a los rehenes a gritar que el enemigo se había marchado, y así los pocos que habían salvado la vida salían de su escondrijo. No duraban mucho más, y para asegurarse de que estaban muertos, todos eran decapitados.

Cuando preparaba su ofensiva definitiva contra china, la muerte le sorprendió. El Gran Kan falleció debido a las heridas mortales que le produjo una caída a caballo. Corría el año 1227. Su tumba, a día de hoy, sigue en paradero desconocido; los mongoles procuraban esconder muy bien los sepulcros de sus jefes.

A su muerte, el imperio mongol se repartió entre sus cuatro hijos, pero su sucesor fue Ogodei, elegido gran kan, quien completó la conquista del norte de China, y llegó hasta las llanuras del Danubio.

No cabe duda de que Gengis Kan fue un hombre cruel, despiadado y carente de piedad; pero estuvo por delante de su época, y se ganó el apoyo de miles de personas. Inteligente, calculador, carismático y brutal, que consiguió unir a las independientes tribus de Mongolia, establecer relaciones comerciales y, sobre todo, logró someter a quienes le desafiaban.

Escritor/Editor/Redactor: Kerstin Stanne. 

Gengis Kan, el terror mongol., 3.0 out of 5 based on 2 ratings

4 criticas en “Gengis Kan, el terror mongol.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

    Y pensar que por mis venas corre sangre mongola…
    Genial el artículo Cristina, te daba 10 estrellitas, pero solo hay 5 🙂

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 1 vote)

    Mik es un chinito con mala leche e_e

  3. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 1 vote)

    Muchas gracias a los dos ^^. La cantidad de información que hay sobre este hombre es increíble, uff…

  4. […] estuvieron muy relacionados con el Imperio Mongol y, con su líder, Gengis Kan (más información aquí), alrededor del siglo XIII. Por aquel entonces los tártaros estaban repartidos en numerosas tribus […]

Escribe una critica