Gall-Ghàidheil: Los vikingos de Gran Bretaña

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.8/5 (4 votes cast)

Por: Bárbara Tinuviel

En primer lugar, quizá el término Gall-Ghaideal os resulte algo desconocido, principalmente porque es un vocablo empleado en la Edad Media. En las lenguas de los lugares en los que estos personajes se asentaron se les conoce como Gall-Ghaeil y Gall-Ghàidheil. ¿Os suena? ¿Lo habías escuchado alguna vez? ¿Reconocéis la lengua? Efectivamente, el primero es gaélico irlandés y el segundo escocés. Los Gall-Ghaideal son aquellos conocidos como hiberno-nórdicos: los vikingos que se asentaron en las Islas del norte, las actuales Irlanda y Gran Bretaña.

Es mundialmente conocido que los vikingos comenzaron sus incursiones en las islas desde época muy temprana. La razón de estos viajes ha sido muy debatida por los historiadores y por aquellos que no lo son, con teorías desde que era por motivos religiosos hasta las más aceptadas que era por la búsqueda de medios por los que sobrevivir en tiempos de escasez. Lo que está claro es que estos viajes se convirtieron en habituales, y según se fue incrementando la tecnología naval, pudieron irse alejando cada vez más de la costa escandinava, hasta que llegaron a tierras actualmente británicas. Es un hecho muy curioso, porque Noruega no está muy lejos de las Islas Shetland. Es más, en alguna ocasión algún pescador escocés se ha perdido en una tormenta y las propias corrientes marítimas le han llevado a costas noruegas. Pero se sabe, o por lo menos hasta ahora, que nunca había habido contacto entre los dos territorios a ambos lados del mar.  Los primeros ataques datan de 793 a Lindisfarne, y al año siguiente se atacó el monasterio de Iona, que además fue objetivo de incursiones en numerables ocasiones. En un primer momento los ataques solían basarse meramente en recaudaciones puntuales de botín, pero paulatinamente estos se convirtieron en acontecimientos más habituales. El incremento de estos ataques se unió con la idea de asentarse en este territorio, ya que al contrario de lo que mucha gente piensa, los vikingos no siempre saqueaban y se marchaban; muchas veces también buscaban un lugar donde asentarse para formar nuevas comunidades.

Lógicamente, los nuevos asentamientos vikingos en las islas no fueron los primeros ni estuvieron completamente aislados. En un primer momento se constituyeron como pequeñas comunidades con muy pocos habitantes, pero poco a poco fueron entablando relaciones culturales y comerciales con los nativos de las islas: los scots y los gaélicos, y se fue formando una comunidad con características muy especiales. En lo básico, siguieron las pautas que seguían los nativos de allí. Hay que tener en cuenta que por  mucho que ellos intentaran aportar cosas nuevas, que tampoco lo intentaban especialmente, los terrenos y las condiciones varían de un país a otro. Se dedicaron a la agricultura, la ganadería, la pesca cuando era posible… Utilizaban el bosque como complemento alimentario y realizaban incursiones si era posible. La guerra era también una parte importante en sus vidas, y siguieron manteniendo sus ritos. La religión y la lengua es lo que hizo que fueran comunidades tan especiales. Estas tierras ya habían sido cristianizadas, así que el paganismo lo veían como algo no tan natural. Las conversiones no es algo que haya sido especialmente estudiado y no se pueden tratar con ligereza. En cambio, la lengua es algo que se puede ver incluso hoy en día. El noruego antiguo dejó en el territorio un rastro importante, que se refleja especialmente en la topografía. Actualmente, para conocer dónde estuvieron asentados estos gall-ghaideal, se estudia el nombre que se la daba o se le solía dar a un pueblo o una montaña. Si el nombre es noruego antiguo, o mezcla de gaélico con éste, ya se sabe. Como detalle, la palabra kilt, que designa a esa famosa falda escocesa, viene del Old Norse.

Lindisfarne en la actualidad

En cuanto a los Gall-Gháidheil, se tiene constancia de ellos por primera vez en la crónica de Ulster en una entrada del año 856 en relación con una incursión. Su origen ha sido  muy discutido y todavía es un tema que genera cierto debate, principalmente porque en las fuentes contemporáneas no lo especificaban. Puesto que en ellas no se hablaba en ningún momento de una procedencia cercana al lugar al que estaban atacando, se cree que no pertenecían a ninguna tribu irlandesa. Una vez descartada esta opción, ahora quedan dos posibles. La primera es Dál Riata, sobre la cual se hablará en un futuro artículo pero para ir abriendo boca se encontraba en Escocia, y la segunda es Sogn, en Noruega. Cuando estos guerreros llegaron a tierras irlandesas, pese a que eran vikingos, no se aliaron con los que ya estaban en estas tierras, si no que fueron en contra de los habitantes de Dublín.

Otro de los aspectos también muy discutido sobre ellos además de su origen es quién les gobernaba, o más bien quién les dirigía. Las fuentes aluden a un tal Caittil Find, que numerosos historiadores han identificado con el legendario Kettil Flatnefr. Muchas de las leyendas sobre guerreros vikingos en realidad tienen una base histórica, únicamente fueron alteradas a posterioridad con detalles que hacen que no se pueda conocer cuál fue la verdadera historia. La vida de Kettil fue narrada por Ari þorgilsson, un descendiente de Flatnefr y su esposa Auđr, en el libro Landnámabók. La historia de Kettil es algo enrevesada, se supone que fue un guerrero que estuvo por tierras escocesas e irlandesas y que luego casó a su hija con alguien con nombre cristiano. A lo largo dela narración los nombres gaélicos y cristianos son continuos, lo que podría corroborar que fuera él. Aún así, hay historiadores que no están de acuerdo con la teoría. Volviendo a lo poco que se sabe sobre Caittil, se cree que a mediados del IX se asentó en el oeste de Escocia y desde allí procedió a la conquista de las Islas Hébridas. El problema es que las fechas coinciden con las del Annal de Ulster y los ataques, 856, así que podría existir también la posibilidad de que en realidad Caittil llegara una o dos décadas antes a Escocia. Las últimas noticias que se tiene de Find es que murió en batalla en 857, que por cierto también es de forma parecida a Kettil.

«Cogadh mor eter gennti ocus Mael Sechlainn co nGall-ghoidhelaib leis»

Gran Guerra entre los paganos y Mael Sechnaill, apoyados por los Gall-Ghàidheila 

«Roiniudh mor re nAedh m. Neill for Gallgaeidhelu i nGlinn Foichle co raladleis ar dimhor diib.»

Aed hijo de Niall causó una gran derrota a los Gall-Ghàidheil en Gleen Foichle y un gran número de ellos fueron asesinados por él

«Roiniudh re nImar ocus re nAmlaiph for Caittil Find cona Gallgaedhelaibhhi tiribh Muman»

Ímar y Amlaib causaron una derrota a Kettil el Justo y sus Gall-Ghàidheil en las tierras de Munster.

Los vikingos en Irlanda

En Irlanda la cosa es mucho más compleja, ya  que los asentamientos fueron más pequeños y estaban situados en las ciudades más importantes de todo el país. El que más relevancia tomó fue Dublín, donde se formó un reino que va a manejar la política de todo el territorio durante siglos. El reino de Dublín empezó a formarse en el año 841, y en el año 988 fue conquistado por los irlandeses.

280px-Dublin900.svg

Reino de Dublín

El reino de Galloway

Localizado en la costa suroeste de Escocia y noroeste de Inglaterra,  se tiene constancia de él alrededor del año 1034. La misma palabra Galloway se parece a Gall-Ghaideal, ¿verdad? El primer rey fue Suibnemac Cináeda, y su dinastía perduró aproximadamente durante dos siglos. Fueron una sucesión de señores y señoras que estuvieron gobernando en Escocia durante estos años, pero se cree que no pertenecían a lo que se conocía como el reino de Strathclyde.

Reino de Galloway

La Isla de Man y el “Reino de las Islas”

Comprendía la Isla de Man, las Hébridas y las Islas del “Firth of the Clyde”. En un primer momento estuvieron bajo dominio del Reino de Dublín y más adelante del de las Islas Orcadas, y no será hasta el siglo XII cuando consigan su independencia. Godred Crovaan es su figura principal; familiar del rey de Dublín, sobrevivió a la Batalla de Stamford Bridge (1066) y tomó la isla en 1079.

Reino de Las Islas

York

Aunque es difícil saber y discernir cuáles, alguno de los reyes de York tienen origen Gall-Ghaidhèil.

Aunque con la conquista normanda se suele dar por terminado el período vikingo en estas tierras, la realidad es bien distinta. La influencia vikinga es muy perceptible, muchos de los señores seguían ahí vigentes, por no decir que los normandos tardaron en llegar desde el año 1066. Además, los normandos tenían ascendencia vikinga y se sintieron reflejados en comportamientos que tenían los señores, y viceversa. Esto no quiere decir que los señores que mandaban tuvieran los mismos comportamiento que habían tenido sus antecesores, si no que las familias aristocráticas y que posteriormente se convertirán en nobiliarias y los grupos de poder que se habían establecido se mantendrán durante prácticamente todo el período normando.

Gall-Ghàidheil: Los vikingos de Gran Bretaña, 4.8 out of 5 based on 4 ratings

Escribe una critica