Eŭropo verda (III): Lagos de Plitvice

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Bienvenidos a la tercera edición de «Eŭropo verda», una colección de artículos en los que os hablo sobre lugares naturalmente (y nunca mejor dicho) asombrosos, a los que podéis acudir de forma puntual o deliberada y disfrutar de una forma «no materialista» de lo que nos ofrece la vida. Hoy, os hablaré nuevamente de un parque natural, ésta vez del Parque Nacional de los Lagos Plitvice.

El Parque Nacional de los Lagos Plitvice es uno de los mas antiguos parques nacionales del sudeste europeo y el mas grande en Croatia, habiendo entrado en 1979 en el registro del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Fue fundado en 1949 y se sitúa en una área montañosa con relieve kárstico en el centro de Croatia, concretamente en la frontera con Bosnia y Herzegovina. Se les conoce por cómo los lagos se interconectan entre si mediante cascadas, así como por los distinctivos colores que adquieren. Son producto de la confluencia de muchos pequeños ríos y se encuentran separados entre unos y otros mediante presas naturales de travertino, una roca sedimentaria que fue depositada durante años mediante la acción biológica de bacterias, algas y musgo. El origen del nombre de «Plitvice» es discutido, ya que puede venir de las pequeñas cuencas que se pueden ver en la zona de los lagos (en croata,»plitko» significa poco profundo), o del nombre del río Plitvica, que recorre los lagos en la parte inferior de los lagos.

plitvice-lakes-in-croatia-artur-bogacki

Y bien, ¿que hay de su historia? Durante el mandato de Julio César, la región fue incorporada al Imperio Romano como la provincia Ilírico, que pasó a manos de los ostrogodos tras la batalla de Nedao en el año 454. Seguidamente, llegaron los ávaros y los croatas, alrededor del siglo sexto. Ya en el medievo, el áuge del imperio mongol llegó a éstas tierras. En el año 1102, formaron parte de la unión de Croacia y Hungría. Luego llegó el turno del imperio otomano, que en 1493 mató a la mayoría de la nobleza croata, y a pesar del intento de revertir la situación con el nombramiento del rey Fernando I, archiduque de Austria, en 1528 todo el área calló en manos de los otomanos, que sería reconquistado por el imperio de Habsburgo 150 años después. La represión y la guerra con los turcos obligó a muchos croatas y a otros pueblos europeos a emigrar en busca de refugio. Dado que, en 1538, el rey Fernando creó la Fronteria Militar Croata entre la Austria de Habsburgo y el Imperio Otomano, éste era uno de los destinos. El completo control se obtuvo en 1788. Napoleón Bonaparte también dejó su huella, llegando a los territorios croatas en 1805 y fundando las provincias ilirias. Posteriormente, el territorio formó parte, primero, del Reino de Yugoslavia, segundo, de la República Socialista de Croacia y, finalmente, de la República de Croacia actual.

La concepción de los lagos Plitvice como una atracción turística empezó «formalmente» en 1861, cuando el primer alojamiento para viajeros fue construido en «Velika Poljana». Se le llamó la «casa del emperador», dado que fue usado por oficiales imperiales. Así mismo, el territorio se organizó para propósitos turísticos cuando, en 1888, Estefanía de Bélgica tenía planeada una visita. De hecho, a día de hoy siguen presentes los nombres de las hijas del emperador Francisco José I de Austria en dos caminos locales, el «camino de Estefanía» y el «camino de Dorotea». En 1890 se construyó el primer hotel con restaurante en Prošćansko jezero.

Por otro lado, la influencia del ser humano y su presencia en el ecosistema de los lagos se vio afectado por no existir ninguna regulación y/ control al respecto. Por ello, fueron varias las leyes que se crearon a fin de solucionar éste problema. Es interesante destacar que fueron eventos políticos en los años de la Segunda Guerra Mundial los que activaron definitivamente la preocupación sobre éste aspecto. En 1949 se declaró a los Lagos Plitvice como un parque nacional y entraron en vigor medidas de protección rigurosas. Posteriormente, en el año 1979, quedó registrado como Patrimonio de la Humanidad en el registro de la UNESCO.

Con ésto, deberíais tener una ligera idea de éste posible destino. No he entrado en los aspectos culturales porque no quiero extenderme mucho en el artículo, y por otro lado, creo que es mas interesante verlo en persona que leerlo. Así que, sin mas dilación, ¡pasamos a las actividades sugeridas!

  • Rutas: se pueden hacer rutas de montañismo y/o senderismo de diferente tipo, dificultad y duración. Se sugieren rutas de hora y media hasta dos horas y media, con caminos ya prediseñados y localizados. Así mismo, disponéis de diferentes picos montañosos perfectamente accesibles, de unos 900 metros de altura. Además, como no, existe la posibilidad de hacer rutas en bicicleta. Toda ésta información la podéis encontrar en la página oficial del parque.
  • Visitas recomendadas: bueno, digo yo que los lagos habrá que verlos, ya que estamos, ¿no? Hay doce lagos superiores (Prošćansko, Ciginovac, Okrugljak, Batinovac, Veliko, Malo, Vir, Galovac, Milino, Gradinsko, Veliki Burget y Kozjak), separados por travertinos, y cuatro lagos inferiores, situados a lo largo de un gran cañón. Por otro lado, tenéis el arroyo Plitvica, que pasa por el pueblo con el mismo nombre y desemboca en los lagos inferiores, formando la mayor cascada en Croacia. Por otro lado, tenéis el río Korana, la cueva Šupljara…
  • Visitas programadas: tienen duraciones de entre 2 hasta 8 horas, todas con diferentes rutas y peculiaridades. Mejor que le echéis un ojo vosotros mismos en ésta página.
  • Hay un tren panorámico y botes eléctricos para uso turístico que pasan cada hora. Hasta podéis organizar una boda ahí.

Otra información:

  • Cómo llegar: el transporte mas directo es el autobús; el tren no pasa directamente por el Parque Nacional pero pasa cerca, concretamente por Rudopolje.
  • Precios: el precio para entrar al parque rondan entre un máximo de 20 y 40 euros en plena temporada alta, dependiendo de si el bono es para uno o dos días de visita.
  • Alojamiento: podréis encontrar diferentes hoteles, casas rurales, etc. por la zona con precios que rondan los 60€ para habitaciones dobles (a fecha de hoy, 08/11/2015). Igualmente, tenéis zona de camping con electricidad, zona de restauración, baños, etc. He de decir que, habiéndole echado un ojo, tiene buena pinta.
  • Zona de restauración y cafeterías: tenéis varias opciones y fáciles de encontrar. Aquí tenéis los que sugiere la página oficial del parque.

Espero que os haya entusiasmado haber sabido de la existencia de éste lugar tanto como a mí. Sin duda, lo visitaré en un futuro. Os dejo con unas cuantas imágenes de los lagos. Si tenéis sugerencias, recomendaciones, opiniones, los espero en los comentarios 🙂 ¡Saludos!

Crédito a «http://www.np-plitvicka-jezera.hr»

Escribe una critica