El reino que se deshace, Vercingétorix.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Pero todos somos galos, y somos libres por ahora…

Hoy voy a comentar la historia de un pequeño gran personaje, ¿su nombre? Vercingétorix. Las fuentes históricas que documentan su vida son escasas y, muchas de ellas tampoco hay que tomarlas muy en serio ya que fueron escritas por los romanos, sus grandes adversarios. No obstante, gracias a la Arqueología hemos podido averiguar información mucho más fiable acerca del primer líder de Francia.

Dicen que nació en Gergovia, en la región de Auvernia, Francia; pero en vez de daros el coñazo, voy a intentar que dejéis volar vuestra imaginación y veáis con claridad, como si ocurrieran el en salón de tu casa, los acontecimientos que acaecieron en esa época. A si que olvidémonos de Francia y Auvernia. Vercingétorix nace entonces en uno de los pueblos de Averno que vivían en las montañas de la Galia central. Estos pueblos, que eran de los más poderosos de todos, eran llamados arvernos, o si eras romano, los hubieras llamado arverni. Se desconoce su fecha exacta de nacimiento aunque Julio César en uno de sus trabajos lo describe como un adulescens, por lo tanto tendría menos de treinta años y habría nacido sobre el 80 a.C. En esa época, en la que la gran potencia era Roma, que se extendía cada vez más y más, Quinto Sertorio vuelve a entrar en la Península Ibérica con un pequeño ejército de 2.600 hombres y abre una exitosa campaña contra las fuerzas silanas, además, Alejandría (Egipto) pasa a jurisdicción romana y Meleagro publica su Guirnalda, la antología más antigua conocida de poesía griega. El padre de Vercingétorix era Celtilo, un noble galo y uno de los principales líderes arvernos que moriría asesinado por querer restaurar la realeza arverna (recuerdo que en el año 122 a.C los romanos derrotan a los arvernos asumiendo así el control de gran parte de sus territorios).

Entonces, recapitulemos: ¿Qué es lo que está pasando en la Galia? ¿En qué ambiente crece este gran galo? Pues Vercingétorix vive como su pueblo es derrotado por los romanos con la ayuda de los eduos, otras tribus de la Galia. Julio César lidera esta campaña ya que es nombrado gobernador de toda la zona. En 58 a.C los helvecios (si, Eluveite, si), forzados por la creciente presión ejercida por los germanos, iniciaron una masiva migración hacia Saintonage, la Francia actual. Es entonces cuando Julio César utiliza esto como pretexto para invadir ese mismo año la Galia a la cabeza de sus legiones y de sus aliados, los ya mencionados eduos. Al inicio de la invasión romana, Vercingétorix era un joven de veinte años perteneciente a la aristocracia arverna en edad de combatir. Éste se tuvo que integrar en el ejército de César, donde se convirtió en uno de sus contubernalis (compañeros de tienda de campaña). A cambio de estos privilegios militares los galos brindaban a los romanos su cooperación y su conocimiento de la geografía y la cultura de la zona.

Moneda de la época romana con la cara del general Vercingétorix.

Moneda de la época romana con la cara del general Vercingétorix.

La guerra de las Galias se extendió durante más de cinco años y se dividió en numerosas campañas cada una con el objetivo de someter a las tribus rebeldes. Con las rebeliones de los bretones y los eburones, Julio César se desplaza hacia el norte de Italia con sus tropas y es sólo entonces cuando Vercingétorix aprovecha la ausencia de su enemigo para asestar el golpe. El general trató de aprovecharse de la difícil situación que experimentaba la República Romana  tras la derrota de Craso y la aniquilación de sus legiones por los partos en la Batalla de Carras, así como del descontento experimentado por una Galia cansada de esta larga guerra. Traicionó el tratado con los romanos al reivindicar sus derechos dinásticos. En el invierno de 53/52 a.C, los comerciantes romanos de Orleans fueron masacrados por los carnutes, otro pueblo galo (y sí, Carnutian Forest, Eluveitie otra vez).  Informado de esta noticia, Vercingétorix toma el liderazgo de los arvernos y se pone a la cabeza del «partido antirromano». Sus apasionados discursos movilizaron contra los romanos a una Galia que les odiaba. A finales de 53 a. C. o principios de 52 a. C., los rebeldes lograron el apoyo de los aliados de los romanos.

Lejos de convertir esto en un documental cutre del Discovery Channel, no voy a explicar en detalle todas y cada una de las batallas que Vercingétorix lideró, pero si que puedo contaros que el general galo consiguió mantener a raya a los romanos, haciéndoles retroceder y masacrándoles en una y otra batalla. Tras la victoria en Gergovia, su ciudad natal, se impone finalmente como líder de los galos sublevados. La mayor parte de las tribus galas se unen por primera vez en su historia para derrotar a un enemigo común, César. Pero su suerte se acaba en la batalla de Alesia. Seguramente los pueblos galos creyeron en su victoria por su superioridad numérica, pero lo que no se esperaban es que muchas de las tropas convocadas no aparecerían durante la batalla. César centró su atención en recuperar los territorios que le habían arrebatado los rebeldes; negándose a ceder posiciones y Vercingétorix envió a su caballería a combatir al general romano, al que se enfrentó a pocos kilómetros de Alesia. Los combates concluyeron con una victoria romana. Vercingétorix decidió reunir las fuerzas de que disponía y se cursaron peticiones de ayuda a todos los aliados; con sus hombres, las tribus indígenas formaran el «ejército de socorro», formado por cerca de 250.000 jinetes e infantes.

Mientras tanto, César desplegó a sus legiones en campamentos ubicados en torno a la fortaleza, y, a fin de poder sitiar el oppidum, ordenó la construcción de una enorme muralla doble que circunvalaba Alesia. La enorme estructura, que seguía el modelo que había empleado Escipión en Numancia, suponía el bloqueo total de los sitiados; estos no podían salir en busca de alimentos, ni recibir el apoyo del ejército de socorro. Vercingétorix perdió la batalla tras cuarenta días de implacable asedio; sus tropas se estaban muriendo de hambre. Los refuerzos llegaron finalmente, y lanzaron una serie de ataques sobre las sólidas defensas romanas. Aunque la situación de los romanos era desesperada no rompieron el sitio en ningún momento. El líder galo aceptó su derrota y solicitó parlamentar con César, al que ofreció su vida a cambio de los 53.000 supervivientes de Alesia. Desarmados, los sitiados salieron de la ciudad y fueron capturados por las legiones.

Finalmente, el general galo muere estrangulado en su celda en agosto de 46 a.C. En ese momento, Julio César celebra su triunfo sobre la Galia.

Vercingétorix arroja sus armas a los pies de Julio César por Lionel-Noël Royer, 1899.

Vercingétorix arroja sus armas a los pies de Julio César por Lionel-Noël Royer, 1899.

También me gustaría mencionar un par de asuntillos que quizá a algunos os llamen la atención. Lo primero de todo es nombrar la canción «Carnutian Forest» de Eluveitie. Esta canción instrumental dice mucho sólo con el título ya que la masacre de los comerciantes romanos en Orleans se llevó a cabo por los carnutes, un pueblo galo. Se dice que Vercingétorix, los carnutes y todos los que participaron en esta masacre se reunieron varias noches en un bosque conocido como «el bosque de los carnutes», en inglés, «Carnutian Forest». La mayoría de las canciones de Eluveitie hablan de la lucha entre galos y romanos pero también me gustaría destacar la canción «Kingdom Come Undone» en la que se nombra a Vercingétorix en uno de sus estribillos. A mí personalmente esta canción me pone los pelos de punta, me parece que es absolutamente perfecta y que transmite todo lo que sintieron los galos en, por ejemplo, el momento de la batalla de Alesia. A si que voy a dejar que escuchéis estas dos canciones y que leáis la letra (traducida por mí) de la última para que todo esto que acabo de explicar se os haga más real y sintáis la furia gala en vuestras venas (como diría Chrigel).

Carnutian Forest –  Eluveitie

Kingdom Come Undone – Eluveitie

El reino que se deshace

Mientras que el nudo aprieta
Vosotros todavía seguís sentados en vuestros efímeros tronos,
Tan ocupados con vuestras pequeñas reyertas
y vuestras intermitentes coronas.

Pero todos nosotros somos galos
y somos libres al menos por ahora
A si que arriesguémonos
¡Levantémonos y unámonos!

¡Levantémonos!
¡Unidos estaremos!

Esta es la v de venganza,
Esta es la v de vehemencia,
Esta es la v de victoria,
Esta es la v de Vercingétorix.

Dejad que sientan la violencia gala,
el impetuoso furor,
la mordedura de nuestras espadas.
Dejad que vean nuestra bandera de libertad,
levantémos nuestros puños con orgullo.

¿Qué beneficio os dará
salvar vuestras coronas pero perder vuestro derecho a la libertad al final?
Somos un pueblo y podemos defendernos
A si que dejad a un lado vuestras coronas ahora
¡Levantémonos y unámonos!

¡Movámonos!
¡Despertad!
¡Como uno sólo prevaleceremos!

Esta es la v de veredicto,
Esta es la v de valentía,
Esta es la v de aventura,
Esta es la v de victoria,
Esta es la v de revuelta,
Esto es el reino que se deshace.

Escritor/Editor/Redactor: Marta Sacri

El reino que se deshace, Vercingétorix., 5.0 out of 5 based on 1 rating

6 criticas en “El reino que se deshace, Vercingétorix.”

  1. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Sabes lo que voy a decir, maldita xD

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    A mi parecer, Vercingétorix es uno de los personajes galos más significativos.

  3. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    pedazo entrada cojones! a este paso vas a ser la empleada del año jajaja

  4. […] Tras una pequeña introducción, vamos con la teoría. La Guerra de las Galias fue larga y costosa para Roma. César, encargado de conducir  las tropas a la victoria, consiguió derrotar a pequeñas tribus como los helvecios o los nervios, y a crear pactos de alianza con otras como los remos o los lingones. A parte de estas tribus, existían otras, como los avernos o los carnutes, que no dejaban de poner trabas a los planes del general. A pesar de todas estas dificultades, el triunviro romano no cesó en su empeño de conquistar el basto territorio, ya que la conquista de la Galia proporcionaba a Roma numerosas riquezas y esclavos. Cuando pensaba que el triunfo estaba próximo, la tribu de los eburones, dirigidos por Ambiórix en la famosa batalla de Aduatuca (54 a.C), masacraron a una tercera parte de las legiones romanas. Este acontecimiento despertó los sentimientos “nacionales” de gran parte de las tribus de la zona, que, más tarde, se unirían todos bajo el mando de Vercingétorix para acabar finalmente con los romanos. Para leer más sobre Vercingétorix pulsa aquí. […]

  5. […] Siguiendo el estilo de Kingdom come Undone, Helvetios, la canción que da nombre al álbum, es un canto de guerra y libertad. Papeles […]

  6. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    He leido que Vercingétorix expulso a ancianos, mujeres y niños no combatientes a morir de hambre entre las murallas de asedio y defensa. La moral de sus propios guerreros no puede haber sido muy alta tras tal determinación. Valencia y Granada asediadas jamas llegaron a una determinación tal. Valiente seguramente era, pero honorable no me parece un adjetivo adecuado. Ver morir de hambre a la gente que supuestamente defendía no tiene perdón ni aún ubicándonos en tiempo, lugar y circunstancias, donde la vida valía menos

Escribe una critica