El didgeridoo, instrumento ancestral para los aborígenes.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)

Por: Marta Sacri (2011)

Algunos os habréis quedado acojonados con el nombre. Sí, lo sé, soy rara; pero más extraño es este instrumento que os voy a explicar, el didgeridoo. Es uno de los grandes dentro de la familia de viento y parece bastante sencillo de tocar ya que básicamente es un tubo de madera que suena cuando se hacen vibrar los labios en su interior. Pero este tubo esconde algunos secretillos.

No se puede establecer una fecha exacta de su «nacimiento» pero le hemos podido ver en algunas pinturas rupestres de más de 40.000 años de antigüedad en Australia. El didgeridoo está estrechamente ligado a la existencia espiritual de los aborígenes y su principal función es la de acompañar un baile y a un cantante, sirviendo como instrumento de acompañamiento, así como marcando el tiempo para el ritmo de las canciones. Su nombre no es el original; de hecho, «didgeridoo» fue el nombre que recibió después de la llegada de los europeos a la isla, a si que según la tribu, este instrumento tendrá diferentes nombres. El más conocido es el «yidaki» porque recibe el nombre del mismo material con el que es construido, de madera de «yidaki», un árbol australiano que suele ser agujereado por las termitas, que son tan majas que dejan vacía la parte interior del tronco. Al limpiar el tronco (no me seáis guarrillos y no lo dejéis lleno de baba termitera?) se obtiene un tubo largo que se hace sonar haciendo vibrar los labios en uno de sus extremos como bien he mencionado antes. Esta vibración, al ser amplificada por las paredes del tubo, genera su peculiar sonido. Es posible modular la vibración obtenida, moviendo los labios y la lengua, o sumando a la vibración sonidos surgidos de la garganta. Es muy importante saber que este instrumento sólo se puede tocar si uno maneja la respiración circular que ya mencioné en mi post sobre el zournas, a si que ya podéis poneros a practicar.

No hace falta que mencione que cuanto más largo sea el tubo, más grave sonará (eso pasa con casi todos los instrumentos de viento), aunque el tamaño medio suele estar entre los séis y los doce centímetros de diámetro. También hay que tener en cuenta que depende de la tribu, el tamaño será uno u otro, al igual que los adornos, que no siempre son los mismos. El precio (al menos aquí en Madrid) suele oscilar entre los 100 y los 300 euros, depende del material, el tamaño y los adornos.

Aborigen tocando (o al menos intentándolo) un didgeridoo.

Aborigen tocando (o al menos intentándolo) un didgeridoo.

En la actualidad el didgeridoo es un instrumento medianamente conocido por sus efectos curativos sobre las personas. Sí, habéis oído bien. En 2005 el British Medical Journal publicó un estudio en el se demostraba que tocar el didgeridoo reducía considerablemente el síndrome de apnea-hipopnea durante el sueño así como los ronquidos. Todo será debido a la respiración circular, digo yo. Por ello y por su característico y mágico sonido, es muy utilizado en la musicoterapia.

La famosa banda de funk Jamiroquai, Incubus y Tracy Chapman entre otros, se atrevieron a añadir un didgeridoo en alguna de sus composiciones. Dentro del metal, el grupo de progresivo Ayreon lo utiliza en la introducción de su canción Day Sixteen: Loser en el álbum «The Human Equation»; la banda húngara de thrash metal Ektomorf incluye en su canción «Outcast» al comienzo una introducción con este instrumento; La banda de progresive/power metal brasileña Angra lo usa al final de su canción «Shaman» y, mis favoritos, los Diablo Swing Orchestra lo usan en su canción «Gunpowder Chant» del álbum «The Butcher’s Ballroom».

El didgeridoo, instrumento ancestral para los aborígenes., 3.0 out of 5 based on 1 rating

Escribe una critica