El Ciclo de Terramar

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

«Le es difícil a un dragón hablar claro. No tienen mentes claras. Y aun cuando uno de ellos quiera decirle la verdad a un hombre, cosa nada frecuente, ignora qué aspecto tiene la verdad para un hombre.»

La costa más lejana (1974). Ursula K. Le Guin.

Hoy vengo a hablar sobre una de las sagas más conmovedoras de la literatura fantástica: «El Ciclo de Terramar», que nos trae una trama cuyo recurso principal se aleja de la tradicional historia épica, para mostrarnos algo con un aire mucho más humano e íntimo, en el que la riqueza de los personajes, y sus relaciones, constituyen el eje central de la obra. Y es, precisamente, esto último, junto con la ruptura del, también típico, antagonista malvado lo que hace que se encuentren entre mis libros favoritos.

Portada de «Un mago de Terramar».

Terramar nació de la mano de Le Guin en 1964, con el cuento «El poder de los nombres». En Terramar, la magía, el poder de las cosas, está ligada a  una palabra concreta en la lengua verdadera, la lengua natural de los dragones. También fue natural para los humanos quienes la acabaron olvidando. Así que son aquellos que todavía conservan la capacidad para hablarla, los brujos y magos. A «El poder de los nombres» le siguen: «Un mago de Terramar» (1968), «Las tumbas de Atuan» (1972), «La costa más lejana» (1974), «Tehanu» (1990) y «En el otro viento» (2001). Por último, aparece  de manera independiente a la saga una compilación de relatos cortos llamada «Cuentos de Terramar». 

Las historias recorren varios protagonistas, aunque el más importante y el único que está más o menos presente en todas las novelas es Gavilán, en la lengua verdadera Ged. La trama se desarrolla en el el mundo ficticio «Terramar», un archipiélago formado por muchas islas de pequeño tamaño, siendo las principales: Gont, patria de Ged, Havnor, lo más parecido a la capital de un gobierno del archipiélago, Atuan y Roke, donde existe una academia de instrucción para magos (¿os suena de algo?).

Siempre consideré las comparaciones entre artistas de muy mal gusto, sobretodo si tienen como intención el agrandar a uno en detrimento de otro. Así lo he podido comprobar en foros y webs, sobretodo aludiendo a la obra de Tolkien, otro escritor a quien aprecio mucho. Son, simplemente diferentes, quien lea cualquiera de los libros de Terramar esperando encontrar algo parecido a «El Señor de los Anillos» se llevará una decepción. Le Guin es taoísta, y mantiene su congruencia sobre las reglas del mundo, el equilibrio y el principio de que toda acción trae una reacción correspondiente.  Las historias de Terramar, y en general todas las novelas de Le Guin, tienen algo en común: hablan de las debilidades de las personas, y de la maduración que implica el superarlas. Además  la escritora es una amante de la sociología y la psicología, todo esto la hace especialista en poblar a sus mundos de personajes profundamente humanos. 

Se han hecho algunas películas referentes a la saga (a cada cual peor que la anterior). Siendo, quizás, la de Goro Miyazaki una de las más conocidas.  Le Guin decepcionada con la película declaró lo siguiente: «No es mi libro. Es tu película. Es una buena película». A pesar de no estar de acuerdo con el profundo cambio de guión, elogió su aspecto gráfico (Studio Ghibli se curra mucho esas cosillas). Son muchos los artistas que se inspiran en Terramar y abundantes las referencias de dicha obra en la cultura popular. Son varias las bandas que tienen canciones dedicadas a la saga, o que incluso le deben el nombre. Termino con una de ellas:

 Escritor/Editor/Redactor: Kyrios Bromios

3 criticas en “El Ciclo de Terramar”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    «¡Los dragones! Los dragones son avariciosos, insaciables, traicioneros; criaturas sin piedad, sin remordimientos. Pero ¿son malvados? ¿Quién soy yo para juzgar los actos de los dragones?… Ellos son más sabios que los hombres. Pasa con ellos como con los sueños, Arren. Nosotros, los hombres, soñamos sueños, hacemos magia, obramos bien, obramos mal. Los dragones no sueñan. Son sueños. Ellos no hacen magia: la magia es la sustancia, el ser de los dragones. Ellos no actúan: son.»

  2. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Gracias por la crítica, tengo este libro en mi lista de «pendientes por leer»

  3. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    La verdad es que me han entrado unas ganas locas de leer alguna cosilla de esta mujer xD A ver si saco tiempo y me compro algún libro!

Escribe una critica