El busto de Nefertiti, el culmen del arte egipcio.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

En el Museo Nuevo de Berlín, rodeada de guardias de seguridad, se encuentra, probablemente, la mayor obra del arte egipcio. Es el único lugar del museo donde no puedes echar fotos, pero aún así dudo que  una cámara pudiese captar su belleza; hablo del busto de Nefertiti. Sin embargo, antes de empezar a hablar sobre la pieza en sí, quisiera explicar un poco quién era Nefertiti.

Nefertiti fue esposa del faraón Akenatón en la dinastía XVIII. Al parecer, era tan hermosa que incluso su nombre lo reconocía: “La bella ha llegado”, así llamaron a la reina. Supuestamente nació en el año 1370 a.C., y falleció en el 1330, hija de Ay, (quien sucedió a Tutankamón). Su boda con Amenofis IV tuvo que producirse cuando éste era corregente de su padre, Amenofis III.

Algunos egiptólogos piensan que fue la causante de la rebelión religiosa, otros que fue obligada a complacer los deseos de su esposo. En cualquier caso, Akenatón elevó su condición a la de reina – faraón. Sin embargo, en el año 1336 desaparece por completo del panorama; desaparecen sus representaciones, y los papiros y grabados que la mencionan. A día de hoy, su destino, así como su momia, se hallan en paradero desconocido.  Para más información sobre la rebelión de Akenatón, aquí.

El busto fue encontrado en Tell El-Amarna por el profesor Borchardt.  Uno de sus excavadores, Mohammed Ahmes Es-Senussi, halló la escultura – creación del escultor real Tutmose – entre los escombros, conservada casi al 100%; carecía de pupila izquierda, que nunca llegó a ser insertada, y le faltaban algunos fragmentos de los lóbulos.

Akenatón y Nefertiti con sus hijas.

La obra fue prácticamente robada por los alemanes, y poco después fue adquirida por el coleccionista James Simon, quien la donó al Museo Nuevo de Berlín. Durante la Segunda Guerra Mundial, el busto tuvo que ser trasladado a diversos museos, ya que el Neues Museum fue totalmente destruido.

Nefertiti está esculpida en caliza y yeso policromadas, pesa alrededor de 20 kg, y mide poco menos de medio metro. Al pertenecer a la época del Imperio Nuevo presenta el realismo gestual típico de este periodo, así como la solemnidad y la rigidez propia de la escultura egipcia.

Escultura de Nefertiti envejecida.

Los ojos, almendrados, están pintados con kohl negro, característico de los egipcios. Los labios carnosos, y al igual que los ojos, están pintados según el estilo de Tell El-Amarna. Sus cejas son simétricas, finas, perfectamente trazadas. El cuello de Nefertiti es largo, nada grueso, muy estilizado; adornado con un collar rojo con incrustaciones azules, rojas y verdes, al igual que la corona.

Las proporciones son perfectas, pues divide en tres partes simétricas la corona, la cara, y el pectoral.

La obra es, sin duda, una maravilla de aquella época poblada de faraones, arena y pirámides.

Editor/Escritor/Redactor: Kerstin Stanne. 

3 criticas en “El busto de Nefertiti, el culmen del arte egipcio.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Genial :3 Podría explicar aquí cien mil cosas, pero sólo añadiré dos cosillas:
    – Nefertiti era una princesa hitita,pueblo enemigo de Egipto por excelencia.
    – Se dice que Nefertiti podría ser el famoso Smenkhkare, faraón que sucedió a Akenatón en sus funciones; aunque…es un misterio e_e

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Interesante, aunque si era igual que la escultura, muy guapa no era, o al menos para mi jajajaja

  3. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    Mik -1000000000000000000000000000000000000000 puntos.

Escribe una critica