El arpa de Ur, la música entre los ríos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Por: Marta Sacri (2011)

Ubicada entre dos de los ríos más importantes de Oriente Medio, el Tigris y el Eúfrates, Mesopotamia fue la cuna de la civilización. En este territorio se establecieron a lo largo de la historia, sobretodo en Edad Antigua, numerosos pueblos que dejaron una huella importante: sumerios, acadios, asirios, babilonios y persas entre otros. Pero viajemos ahora un poco en el tiempo. Estamos en el 2.400 a.C, lo que significa que nos encontramos en el Período Dinástico Arcaico, en época sumeria. Surge el sumerio, primer sistema fonético de escritura, y a éste debemos agradecerle que ahora tengamos información acerca de la música de aquella época. Tampoco podríamos decir que es mucha, ni que sea cien por cien verídica, pero al menos disponemos de alguna base en la que apoyarnos y no como en la música egipcia, de la que sólo se pueden sacar hipótesis.

Leonard Woolley sujeta el Arpa del toro, poco después del momento de su hallazgo.

Leonard Woolley sujeta el Arpa del toro, poco después del momento de su hallazgo.

El hallazgo más importante relacionado con la música mesopotámica tuvo lugar en 1929. El arqueólogo británico Leonard Woolley, considerado primer arqueólogo moderno, se encontraba excavando desde hacía varios años en la antigua ciudad sumeria de Ur. Allí se encontró con el que sería uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo XX: Las tumbas reales de Ur (2700 a. C). La minuciosidad con la que se llevó a cabo la excavación permitió a los historiadores reconstruir la sociedad cortesana sumeria de principio a fin. Allí se encontró un ajuar funerario ríquísimo, con piezas hoy en día famosísimas, como puede ser el Estandarte de Ur. También se hallaron cuatro arpas que constituyen los instrumentos de cuerda pulsada más antiguos de la historia. El arpa dorada o del toro, de una elegancia y belleza extrema, fue conservada en el Museo Nacional de Irak hasta el año 2003 ya que todo fue prácticamente destruido durante la guerra (¡maravilloso, así se protege el patrimonio cultural!). Gracias a diversas entidades y universidades, una réplica fue construida. Además se pudo recuperar la cabeza original del toro. El arpa de la reina Pu-abi se encuentra en el Museo Británico. El arpa en forma de barco y otra con una cabeza de toro de oro (similar a la de la reina) se guardan en Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsilvania.

Como bien he mencionado antes, gracias a este tipo de hallazgos podemos tener una ligera de idea de cómo era la música en Mesopotamia.  Ésta desempeñaba un papel importante en la cultura sumeria. Los músicos aprendían a tocar en una escuela y formaban parte de la clase alta de la jerarquizada sociedad. La música y el baile estaban muy presentes en los rituales religiosos, sobretodo en los de la diosa Inanna, en las celebraciones de nacimiento y matrimonio y en los recitales de poesía. Antes de tocar cualquier instrumento de cuerda, los intérpretes se lavaban las manos para purificarse. Entre los instrumentos de cuerda típicos sumerios destacan las liras y las arpas, de numerosas cuerdas y construídas en madera con incrustaciones de cristales y lapislázuli y el pantur (laúd), que más tarde se pasaría a llamar pantura por los griegos. Tenía un mástil extremadamente largo y se componía de dos o tres cuerdas. Cabe destacar que normalmente solían tocarlo sólo mujeres. En cuanto a instrumentos de viento se podría destacar el uso de las flautas, que están presentes desde tiempos inmemoriables en todas las civilizaciones. Estas flautas serían versiones primitivas de los neys actuales, aunque dudo que existan muchas diferencias entre ambas. No disponían de embocadura y se tocaban en vertical. Las trompetas, que surgieron en el periodo asirio y las chirimías dobles. En la percusión: sistros, pequeños tambores, crótalos y los grandes timbales de metal.

Las fuentes cuneiformes explican el uso de las escalas pentatónicas y heptatónicas, además del sistema monódico, aunque sería muy probable que conocieran la polifonía. Las liras y las arpas se punteaban con ambas manos y la chirimía, aparte de hacer sonar la melodía, emitía la nota del bordón. Era importante el uso de las quintas y las cuartas en los instrumentos de cuerda y la percusión venía a menudo de manos de las propias bailarinas. Existía ya por aquel entonces el concepto de orquesta, aunque quizá no del mismo modo que la comprendemos hoy.

Por último me queda mencionar el descubrimiento de las tablas hurritas, una colección de canciones escritas en cuneiforme, que datan del 1.400 a.C y fueron descubiertas en la ciudad de Ugarit. Que no os engañen diciendo que la partitura más antigua que se conserva es griega. En una de estas tablas se encuentra el himno hurrita a Nikkal (h.6), el más famoso de todos, y que podéis escuchar en el video que os dejo a continuación:

3 criticas en “El arpa de Ur, la música entre los ríos.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    para el que no haya leido «hombres vivos y ciudades muertas» lo recomiendo encarecidamente!

  2. […] de uno de los primeros instrumentos documentados; ya los asiros y los sumerios lo tocaban (véase Arpas de Ur), sin embargo, fueron los egipcios los que le dieron fama. El arpa evolucionó a orillas del Nilo, […]

  3. […] primerísima de todas, esa la encontramos en el Oriente Medio, para más información pinchad aquí). Influenciados por la música egipcia y semita, los griegos establecieron las bases de lo que […]

Escribe una critica