Grandes mujeres de la historia (IV): La célebre duquesa de Alba.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

XIII Duquesa de Alba

María del Pilar Teresa Cayetana de Silva Álvarez de Toledo y Silva-Bazán, aunque para muchos simplemente, Teresa, es el nombre de la decimotercera duquesa de Alba, una de las mujeres más importantes de la España del siglo XVIII.

Desgraciadamente, no tuvo una infancia feliz, debido al desapego de sus padres y a su matrimonio con su primo, José Álvarez de Toledo y Gonzaga, decimoquinto duque de Medina Sidonia. Su gusto por lo castizo, por las corridas de toros, las majas, los paseos por Lavapiés y los fandangos hicieron que, en cierto modo, algunos nobles, incluido su propio marido, no la miraran con buenos ojos. Su carácter liberal acrecentó los rumores de sus escapadas durante la noche vestida de maja, para disfrutar de los placeres de la vida. Por otro lado, era una de las mujeres más poderosas de España, y, a la vez, mujer enigmática, sensual y original; hecho que aumentaba la envidia de las mujeres y el deseo en los hombres.XIII Duquesa de Alba

Mantuvo una fuerte rivalidad con la duquesa de Osuna, María Josefa Pimentel, previa enemiga de su madre, de la que decía que no tenía ni un ápice de personalidad, pues seguía la moda parisina. Sin embargo, su mayor contrincante siempre fue María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV y reina de España. Si bien es cierto que existe mucho adorno y mentira en su biografía, no podemos negar que la Duquesa fue un personaje controvertido. Se cuenta que, en una ocasión, Godoy regaló a la reina consorte un fabuloso vestido traído de París, y esta se lo enseñó a las grandes duquesas para alardear sobre él. El vestido sería estrenado durante la próxima fiesta en el Prado. No obstante, la sorpresa de la reina fue mucho mayor cuando, durante la dichosa fiesta, vio aparecer a las criadas de la Duquesa de Alba vestidas con su mismo atuendo y, a ella, radiante. Por supuesto, la reina fue el hazmerreír. La aristócrata española protagoniza varias historias como esta, que nos dejan entrever su peculiar carácter.

Fue la musa del pintor Francisco de Goya, quien la retrató en numerosas ocasiones. Incluso se dice que mantuvieron un romance. Algunos dicen que este último detalle es imposible, debido a la posición social de cada uno; sin embargo, las malas lenguas siempre afirmaron que a la Duquesa le gustaba codearse con toreros y gente de clases inferiores. Otros, sostienen que la mujer que aparece en el célebre cuadro del pintor, La Maja desnuda, es la propia aristócrata, si bien la modelo se parece más a la amante de Godoy, Pepita Tudó.

Teresa murió con sólo cuarenta años, presuntamente envenenada por Godoy bajo las órdenes de la reina. Y, para rematar la faena, confiscó propiedades, bienes y otros objetos de la Duquesa, inclusive, varios de los cuadros más famosos de su colección: La venus del Espejo, de Velázquez, y La educación de Cupido, de Correggio. No obstante, la teoría del envenenamiento fue desmentida al exhumar el cadáver en 1945, llegando a la conclusión de que la aristócrata murió por unas fiebres tuberculosas. Sus bienes libres fueron heredados por su hermanastro Carlos Pignatelli, su hija de color adoptada María de la Luz, y por el hijo de Goya. Los bienes y títulos de la Casa de Alba fueron a parar a las manos de un pariente lejano, Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Silva, tatarabuelo de la actual duquesa de Alba.

Otras grandes mujeres de la historia:
Escritor/Editor/Redactor: Marta Sacri

Una critica en “Grandes mujeres de la historia (IV): La célebre duquesa de Alba.”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

    ¡Marta no defrauda! Increíble post, como siempre :).

Escribe una critica