Influencias externas en el Cristianismo: Egipto y Mesopotamia

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.3/5 (8 votes cast)

Lo prometido es deuda y aquí estoy hablando de las similitudes entre la tradicion, ritos  y simbología judeocristiana y la del resto de culturas de la humanidad. Lo que comentaré hoy no es más que la punta del iceberg ya que hay demasiada información para concretarla en un artículo. Antes de empezar quiero dejar clara una cosa, esto en ningún momento es un ataque gratuito al cristianismo, todas las religiones ‘maman’ en mayor o menor medida de otras, pero actualmente sólo unas pocas mantienen el estatus de intocables.

La influencia que Egipto ejerció sobre el resto de culturas es indiscutible, aunque los occidentales tendamos a pensar que todo fue creado por griegos y romanos.

Si alguna vez os habéis cruzado con un ferviente cristiano o judío, seguramente levantará la cabeza orgulloso diciendo que el judaísmo fue la primera religión monoteísta de la historia. ERROR. Muchos años antes de que Abraham siquiera pensara que existe un tal Yahvé, un faraón adelantado a su época creó el atonismo, el culto al dios único: el disco solar. Este monarca es el hereje Akenatón, que intentó propagar un mensaje de paz por todo su vasto territorio, sin embargo, su innovadora religión acabaría por perderse tras su muerte. Para leer más acerca de su historia podéis pulsar aquí. Ya no es sólo el hecho de que Akenatón fuera el primer monoteísta de la historia, y no Abraham como todos creen, sino que numerosos textos cristianos están basados en obras escritas por el faraón, otros incluso, copiados de manera casi idéntica. Por poner sólo un ejemplo, el curioso puede leer el Himno a Atón y compararlo con el salmo 104, a ver si encuentra alguna diferencia notable. Amor, Verdad, Justicia y Fraternidad, eso mismo representaba el culto al disco solar.

Todo aquel que se haya interesado un mínimo por esta cultura habrá oído hablar del Libro de los Muertos, texto funerario con instrucciones para llegar correctamente a la otra vida. Muchos años antes de haberse escrito la Biblia, en estos papiros se hayan casi idénticos los diez mandamientos que Moisés enseña a sus seguidores, palabra por palabra del Deuteronomio. Destaco alguna cita concreta, como la siguiente: “Dios sondea a los corazones y los riñones”. Frase que contiene el capítulo 125 del Libro de los Muertos, y, que se halla, a su vez, en el Apocalipsis cristiano. Pues es cierto que la religión egipcia allanó el camino al cristianismo.

En todos los lugares donde penetró este último, el culto de Osiris y luego de Isis lo habían precedido siglos atrás, preparando a los pueblos para acoger las enseñanzas, tremendamente parecidas, de Cristo. La triada Osiriaca: Osiris, Isis y Horus, se corresponde con Dios (Padre), la Virgen y Jesús niño. Para leer los orígenes de su historia pulsad aquí. Pues esta viene a ser ciertamente parecida: Osiris resucita, como Jesús, para salvar el mundo de los pecados. Isis y la Virgen María, madres y a la vez esposas que simbolizan la fertilidad y el amor. Osiris fue traicionado por su hermano Set, Jesús por uno de sus discípulos, ¿Acaso no eran estos también sus hermanos? De la misma manera, el dios momiforme nacía el primer día del año del calendario egipcio y, por esas fechas, los egipcios solían hacerse regalos… eso me recuerda a algunas conocidas fechas actuales. Ya solamente la iconografía es comparable, la posición de Isis y Horus con la de la Virgen y Jesús en frescos, tablas y estatuas. Incluso en la fachada de Abu Simbel podemos observar unos jeroglíficos que hablan de unos tales “Reyes Magos”..

Además Osiris, dios de la resurrección y la agricultura, al morir cada año permitía a los egipcios alimentarse con su cuerpo (el pan).  Además Osiris da a beber su sangre en una copa a Isis, para que ella le recuerde tras su muerte. Y en los «Textos de las pirámides» se le llama también «Señor del vino». El viajero griego Diodoro Sículo relata: «Osiris enseñó a la humanidad el cultivo de la vid, así como a vendimiar la uva y cómo guardar el vino». Este título fué atribuido posteriormente a Baco-Dionisos y, a través de este, llegó a la figura cristiana de Jesús.

«Los egipcios fueron los primeros en afirmar (la doctrina) que el alma del ser humano es inmortal». [Herodoto 485 – 425 a.C.]. El juicio de Osiris es el acontecimiento más importante y trascendental para el difunto, dentro del conjunto de creencias de la mitología egipcia. En la Duat, el espíritu del fallecido era guiado por el dios Anubis ante el tribunal de Osiris. ¿Os suena de algo?

La teogamia (matrimonio divino) viene también de Egipto: dios engendra en una reina al nuevo faraón. Y hay un texto egipcio (en demótico) del año 550 a.C., «El cuento de Satmi», que relata esto: «La sombra de dios se apareció a Mahitusket y le anunció: Tendrás un hijo y se llamará Si-Osiris», donde Mahitusket quiere decir «llena de gracia», y Si-Osiris significa «hijo de Osiris». Satmi es el equivalente a José y su nombre quiere decir «aquel que acata». En el cuento de Satmi, Si-Osiris, a los 12 años, discute con los sabios del templo. Además en los relieves se señala la historia de su bautismo en el Nilo.

Sobk, como cuentan los «Textos de las pirámides» del año 3.000 a.C, es el dios-cocodrilo que pasea sobre las agua, y que da pescado y pan blanco a la gente de la orilla del lago Al Faiyûm en las mañanas de pesca infructuosa. El oro, el incienso y la mirra son emanaciones del dios Ra: el oro era su carne; el incienso, su perfume; la mirra, su germinación.

Son innumerables las similitudes, por lo que me sería imposible reunirlas todas y escribir algo ameno. Por último, me gustaría comentar una leyenda cristiana, que, sin duda, tienen sus inicios en época de los faraones. San Jorge, montado en su caballo y atravesando con su lanza al dragón, es Horus, que atraviesa con su largo arpón al hipopótamo, lo encadena al fondo de las aguas y vence al animal maléfico. Horus, el protector por excelencia, el destructor de lo perjudicial. De hecho, la típica imagen de San Jorge no difiere mucho de una particular y famosa estatuilla del ajuar funerario de Tutankamón (para leer sobre este faraón, pulsad aquí). Son más los parecidos que las diferencias que encontramos entre Anubis y San Cristóbal, y relatos bíblicos del Génesis, como José y la seductora, que son también idénticos al “Cuento de los dos Hermanos”, explicado en el papiro de Orbey.

Otro de los grandes imperios de la antiguedad. Cuando hablo de Mesopotamia hago referencia a la cultura sumerio-acadio-babilónica.

La creación del hombre, decían los mesopotámicos, es un misterio (algo imposible de comprender) donde interviene Ea/Enki, dios creador de la humanidad, con la intención de que los hombres fueran siervos de los dioses trabajando la tierra. Para ello Ea utilizó una masa compuesta por barro mezclado con una parte de él, garantizando que el hombre contara con una parte divina dentro de si mismo. No debemos tener mucha imaginación para poder ver las similitudes con el mito de la creación de Adán, donde Yavhé utiliza polvo para hacer al hombre a su imagen y semejanza, otorgándole una parte divina que los diferenciara del resto de las criaturas que había creado. Además Yavhé coloca al hombre en el huerto del Edén para «trabajar la tierra» (לְשָרֵת), que en hebreo antiguo también significa «servir a dios».

En la Epopeya de Gilgamesh también encontramos curiosos paralelismos. El más importante es indudablemente el mito del diluvio universal o mito de Utnapishtim (en Babilonia, y también conocido como Ziusudra por sumerios y Atrahasis por acadios). La leyenda sumeria cuenta que Enlil, hastiado del ruido que provocaban los habitantes de la tierra, decide eliminar a la especie humana a través de un diluvio. Enki, se apiada de los humanos y advierte a Ziusudra, rey de Shuruppak, del desastre que se avecina. Le aconseja que fabrique un barco y guarde en él una pareja de cada especie animal de la tierra. Ziusudra sigue su consejo y salva así a la humanidad. Creo que no hace falta explicar las semejanzas entre Ziusudra y Noé.

En el Poema se habla sobre como Gilgamesh gobernaba con sabiduría y de como en su ciudad existía un templo sagrado dedicado a la diosa Eanna. Esto nos recuerda la historia de Salomón y del templo de Jerusalén.

    En el relato se también se explica con detalle la manera en la que Enkidu, compañero de viajes de Gilgamesh, bebe vino y con ello se purifica, sintiéndose como un dios en su interior. Podemos establecer una analogía con el rito de la Eucaristía en el cristianismo. Y al igual que Cristo cayó tres veces, Enkidu y Gilgamesh fueron atacados el mismo número de veces por el Toro Celeste envíado por la diosa Ishtar como castigo por haberla rechazado. También podemos especular una latente relación de amor entre Enkidu y Gilgamesh, del mismo modo en que en la cultura griega se enseñaba el sentimiento del amor como una disciplina más, independientemente del sexo. Recordemos que Platón se centró también en este tema, y la influencia de éste en la religión cristiana fue esencial, si bien en la Biblia no se especifica con certeza nada al respecto.

La presencia de la serpiente maligna que le roba a Gilgamesh la planta rejuvenecedora podemos relacionarlo con el Mal encarnado en la serpiente y los árboles del paraiso en la religión cristiana, el Árbol de la Vida y el Árbol de la Ciencia. Especialmente hemos de referirnos al primero, puesto que según algunos Santos, daba la inmortalidad, objetivo que buscaba Gilgamesh.

Las referencias a estas y otras culturas son demasiado grandes y podríamos extendernos por horas, así que pongo un punto y aparte a este artículo con la promesa de continuarlo en un futuro próximo. Para ver la siguiente parte pulsar aquí.

Escritor/Editor/Redactor: Kyrios Bromios, Marta Sacri.

Influencias externas en el Cristianismo: Egipto y Mesopotamia, 3.3 out of 5 based on 8 ratings

4 criticas en “Influencias externas en el Cristianismo: Egipto y Mesopotamia”

  1. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: -1 (from 1 vote)

    Tremenda entrada señores !!!!

  2. VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

    Gracias Inu 😉
    La verdad es que es…larga xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

  3. VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

    Vale que sea larga,pero es muy interesante la verdad,muchas de estas cosas las desconocía. No se me ha hecho para nada pesada!

  4. […] de años hasta llegar a lo que hoy conocemos. Quien se perdió la primera parte puede encontrarla aquí. Ya que cualquiera con un poco de interés puede encontrar mucha información al respecto, […]

Escribe una critica