Bécquer, transmisor del folclore español

VN:R_U [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Para leer la primera parte pulse aquí.

Probablemente, al pensar en relatistas románticos el segundo o, incluso, el primer nombre que citaríamos junto al de Edgar Allan Poe sería el del sevillano Gustavo Adolfo Bécquer. Este escritor hispalense nacido en 1836, destacó en la poesía y en la prosa por sus obras de “Rimas y Leyendas”, la cual, como su nombre indica, se subdivide en dos apartados los cuales están dedicados respectivamente a los citados estilos literarios. A pesar de que para muchos la importancia de dicha obra radica en la belleza y grandeza de sus rimas, centradas en la creación poética, el amor y la muerte, en las siguientes líneas vamos a centrarnos en las Leyendas, indagando su origen en el folclore español o, lo que es apenas perceptible, en el folclore europeo antiguo.

Bécquer, a la hora de escribir sus Leyendas, fue influenciado por la ya casi extinta generación romántica europea, que en aquel momento era eclipsada por una ola de autores que abogaban por el realismo (generalmente, España sufría un desfase temporal frente a Europa en el auge y caída de las modas literarias, ya que fue bastante habitual que cuando en Europa un estilo caía este se ponía de moda en España). Influenciado por autores como Poe o Goethe, el cual cita en numerosas ocasiones a “Los Trabajos de Ossian”.

Gustavo Adolfo BécquerSus leyendas tienen en su mayor parte una serie de características comunes. El protagonista tiende a ser un personaje inspirado en el mismo autor, siendo este un joven romántico que busca un amor ideal e imposible (tema recurrente en su poesía) y que tiende a aislarse en parajes naturales rehuyendo a sus semejantes, o se trata de sí mismo en sus numerosos viajes a través de la Península Ibérica, comenzando a narrar la leyenda en cuestión como si alguien originario de la zona en cuestión a la que se le atribuye (suele ser su guía y anfitrión, aunque en numerosas ocasiones es un anciano) se la narrase a el mismo. La otra gran característica es la aparición de la magia y la brujería, tanto maligna como benigna, que acosa a su protagonista atormentándole o evitándole un mal mayor.

La superstición en toda la Edad Media y Edad Moderna es una característica que describe perfectamente a la sociedad española de dichas épocas, aunque en la era de Bécquer, tan cercana a la Ilustración y a la Revolución Francesa, esta se vio mitigada por las corrientes intelectualistas y realistas de la época. Aun tras esa disminución, la sociedad española seguía destacando frente al resto de Europa como una sociedad católica (rozando en ocasiones el fanatismo) y por un medio rural muy supersticioso. Es en este medio rural donde Bécquer comenzó a redactar sus leyendas, ya que dedicó gran parte de su vida a viajar a lo largo del país para descansar largas temporadas en distintos lugares con el fin de luchar contra su tuberculosis, la cual le llevaría a la tumba en 1870.

Es en estos viajes donde conoció distintas leyendas locales originarias de lugares tan dispares como Toledo, el Moncayo o Navarra. Bécquer sentía un gran interés sobre la mitología, ya que, como podemos observar en su obra, estudio con gran entusiasmo la extraña mitología hindú, la cual incluyo en su obra con poemas como “La Creación” y “El Caudillo de las Manos Rojas”. Las distintas leyendas de la geografía ibérica eran la inspiración necesaria para escribir relatos breves, que como era costumbre en el Romanticismo, fusionasen el terror y la magia y tuvieran como protagonista a un alter ego, el cual sufría algún horrible destino.

Entrando en materia, vamos a analizar dichas leyendas buscando no solo la leyenda original que inspiro al hispalense a escribirla en forma de relato, sino a buscar sus orígenes en lo que hemos señalado como la Europa precristiana y la mitología pagana del viejo continente. Con ello, podremos observar como esa influencia de las mitologías celta y nórdica en el romanticismo europeo no se mantiene únicamente en obras como “Los Trabajos de Ossian”, “El Vampiro” y “El Cuervo”, sino que en nuestra península encontramos a un exponente original y cuya obra en prosa es un continuo relato y renacimiento de dichos mitos, que habitan desde hace siglos en la Península Ibérica, teniendo origen en los distintos pueblos que la han habitado.

Para leer la primera parte pulse aquí.

Escritor/Editor/Redactor: Zierzo

Bibliografía:

– De Arbois de Jubainville, H. El Ciclo Mitológico Irlandés y la Mitología Celtica. Barcelona: Ediciones Brontes, 2008.

– Domínguez Lasierra, Juan. Aragón Legendario I y II. Zaragoza: Librería General, 1984.

-Percivaldi, Elena. Los Celtas. Una Civilización Europea. Madrid: Susaeta, 2004.

– Sopeña Genzor, Gabriel. “Ética y Ritual. Aproximación al Estudio de la Religiosidad de los Pueblos Celtibéricos”. Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1995.

– Sturluson, Snorri. Textos Mitológicos de las Edda (Menor y Mayor). 1220. Madrid: Alianza Editorial, 2004.

– Velasco, Manuel. Breve Historia de los Celtas. Juan Antonio Cebrián. Madrid: Nowtilus, 2009.

– Velasco, Manuel. Breve Historia de los Vikingos. Juan Antonio Cebrián. Madrid: Nowtilus, 2008.

Escribe una critica