La leyenda de Annigan y Malina

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Por: Marta Sacri (2013)

La mitología inuit, procedente de los pueblos esquimales, cuenta con numerosas e increíbles leyendas sobre la creación de la Tierra y todo lo que la rodea. No obstante, el escaso estudio de estas regiones hace que todas sus historias sean desconocidas para nosotros. Comencé estos artículos sobre la cultura inuit con la leyenda de una de sus deidades principales, Sedna, la diosa del mar y, esta vez, los protagonistas de la historia serán dos personajes muy diferentes: ellos son Annigan y Malina.

Dicen que en un lejano pueblo vivían dos jóvenes en el mismo hogar: Malina, conocida por su belleza y valientía, y Annigan, su hermano. Con el tiempo, Annigan empezó a obsesionarse con su propia hermana, y se enamoró perdidamente de ella. Consciente del posible rechazo, el joven se coló una noche en la habitación de la muchacha, donde la violó. Al no haber ningún tipo de luz en el cuarto, Malina no pudo ver el rostro de su atacante; sin embargo, decidió que si durante la próxima noche el violador volvía, ella estaría preparada. Y no se equivocaba, pues la noche siguiente Annigan apareció en su habitación para forzarla. Ágilmente ella le iluminó el rostro con una antorcha y se horrorizó al ver que aquel hombre que le había violado era su propio hermano.

Con una hábil maniobra escapó de los brazos de su atacante y salió corriendo. El joven, furioso, comenzó a perseguirla. Tan rápido corrían los dos, uno ardiente de deseo y otro deseoso de escapar que se transformaron de manera asombrosa, Malina en el sol y Annigan en la luna. Esta persecución es eterna, pues él nunca dejará de amarla y ella nunca se dejará atrapar por él. El amor por su hermana es tal, que a veces incluso se olvida de comer, esa es la razón por la cual la luna mengua en ocasiones. Otras veces, él desaparece para alimentarse y continuar la persecución y, en los días de eclipse, la luna consigue atrapar al sol por unos mágicos instantes.

Retrato inuit por Eva Widermann.

Retrato inuit por Eva Widermann.

Con esta leyenda los inuit explican el movimiento del sol y la luna por el cielo. Para ellos, Annigan tiene también relación con la menstruación femenina, así como con el Más Allá y el movimiento de las mareas. No obstante, me gustaría recalcar que existen varias versiones de esta misma historia, y he recogido aquella que más se repetía en los libros; preciosa, ¿no es así?

Escribe una critica