Juego de la Pelota (Mesoamérica)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Juego de la Pelota

El Juego de la Pelota es un deporte de tipo ritual que se daba en la zona de Mesoamérica antes de la llegada de los españoles. También es conocido como tlatchtli, palaba en náhuatl. Actualmente se sigue practicando y se conoce como ulama, así que todo lo que se supone de esta práctica está basado en este juego actual.

El principal problema con el que nos encontramos es que no hay casi ningún dato sobre las reglas de este deporte, cómo era, cómo se practicaba… Lo único claro es que consistía en meter la pelota dentro de un aro que se colocaba en altura. Si la pelota se encestaba, se ganaba el juego, y si la pelota tocaba el aro se conseguían puntos. Se cree que el balón no se botaba ni se pasaba, si no que tenía que pasarse mediante un golpe con la cadera. La pelota estaba hecha de goma y pesaba cuatro kg. Otra versión era que simplemente se la pasaban.

Aunque pueda parecer un juego, en realidad era un ritual muy especial para ellos. Se cree que aquellos que ganaban el juego eran sacrificados, en vez de los que perdían.

Los primeros vestigios que tenemos de esta práctica datan del 1400 a.C. en la zona de Mesoamérica, cerca de la costa del Pacífico. Pero también se han encontrado yacimientos en la zona del Golfo de México, que da al océano Atlántico. Así que eso tampoco está demasiado claro. Lo que sí que parece claro es que en el Preclásico mesoamericano, coincidente con la cultura olmeca que se desarrolló hasta aproximadamente el 400 a.C. Se ha encontrado una pelota junto a otros objetos rituales y ofrendas, así que ya desde un comienzo este juego tenía una connotación ritual.

Aunque en un primer momento se utilizaba solamente la cadera para pasar la pelota de un lado a otro, se cree que se utilizaban también palos, raquetas, otra parte del cuerpo humano… En un primer momento el juego consistiría en pasar la pelota al otro equipo, que estaban formados por cuatro personas como mucho. Al parecer fueron los mayas los que introdujeron el aro para introducir la pelota, que lo heredaron los toltecas (Epiclásico) y los aztecas. Se piensa que el sacrificio no siempre se realizaba, el juego podía tener malas consecuencias. Ha que tener en cuenta que la pelota pesaba 4 kg., así que cualquier golpe podía romperte alguna parte del cuerpo, tener contusiones o incluso podías perder la vida.

En relación a la vestimenta, en un primer momento y a lo largo de toda la historia de este juego, llevaban un taparrabos y casi nada más. Ya más adelante empezaron a utilizar otras prendas para protegerse, pero todas ellas hechas de materiales perecederos como mimbre y otras plantas. Es más, en la actualidad siguen utilizando los taparrabos. Lo que conocemos de la ropa lo sabemos por las pinturas, y parece ser que a veces llevaban algunos tocados que simbolizarían algún dios.

Se jugaba en campos que estaban hechos de mampostería y decorados con yesería además de estar policromados. Eran espacios de forma rectangular, mucho más largos que anchos, que tenían dos paredes en los lados más largos y en algunas ocasiones estaban cerrados por los otros dos que faltan. Los tamaños varían, al igual que el número de campos que hemos encontrado en Mesoamérica e incluso parte de Norteamérica. El más grande hasta ahora conocido es el de Chichen Itzá, perteneciente a la cultura maya.

Campo para el juego

Los sacrificios humanos están relacionados con las últimas culturas o incluso las más importantes, la maya y la azteca. Hay pinturas mayas en las que se representa este juego acompañado de personas decapitadas, y en una ocasión parece ser que al que le han cortado la cabeza es el capitán del equipo. También hay pinturas aztecas que muestran este dibujo, en el que se coloca la sangre de los perdedores junto con sus cráneos a modo de ofrenda, e incluso se cree que puede que se jugara con los cráneos de los sacrificados.

Autor/Editor/Redactor: Barbara_Tinuviel

Escribe una critica